Recauchutado genital: ácido hialurónico para el punto G, la última frontera
  1. Estilo
  2. Belleza

Recauchutado genital: ácido hialurónico para el punto G, la última frontera

El enigma del punto G continúa presente en un sinfín de alcobas: para poder estimularlo, primero hay que encontrarlo, y esto último es un desafío para muchos.

Foto: Recauchutado genital: ácido hialurónico para el punto G, la última frontera
Recauchutado genital: ácido hialurónico para el punto G, la última frontera

El enigma del punto G continúa presente en un sinfín de alcobas: para poder estimularlo, primero hay que encontrarlo, y esto último es un desafío que no muchos logran superar. Lo paradójico del asunto es quemientras unos amantes se afanan en su búsqueda y otros lo consideran leyenda, cada vez más centros de cirugía íntima femenina proponen una solución para agrandarlo y, en consecuencia, hacerlo más placentero.

El punto de partida de esta intervención es, necesariamente, estar convencidos de que el punto G existe. Situado en la pared anterior de la vagina, se trataría de una zona altamente erógena que aumenta de tamaño cuando se la estimula.Dado que esta ‘erección’ permitiría un mayor placer por contacto durante la penetración, la idea es lograr incrementar su superficie yasífacilitar el orgasmo vaginal. ¿Cómo hacerlo? La intervención es sencilla: se aplica anestesia local, se inyecta una pequeña cantidad de ácido hialurónico en la zona y poco más. Tan sólo hay un pequeño escollo: la paciente tiene que haber identificado previamente dónde está su punto G.

Esta pequeña operación está encaminada a aumentar el placer femenino durante el coito, pero la mayoría de las intervenciones de la cirugía íntima femenina no tienen su foco puesto en la satisfacción sexual. Inicialmente, señala el doctor Iván Mañero, creador de la primera unidad de esta especialidad, "las pacientes acudían en busca de una cirugía que restituyera su anatomía para darles más comodidad y funcionalidad". Se trataba de restablecer el equilibrio en una zona genital dañada tras embarazos, partos y episiotomías, o bien de dotar de simetría y equilibrio aquellas vulvas que, por su peculiar apariencia, acomplejaban a las mujeres.

Así pues, el diseño de intervenciones específicas para corregir estos problemas supuso una solución para quienes llevaban tiempo avergonzándose de sus genitales. Después, el boom de la depilación brasileña -gracias a la cual quedaron a la vista zonas que, hasta ese momento, habían permanecido ocultas bajo el vello púbico- propició que mujeres que jamás se habían preocupado por el aspecto de sus partes más íntimas descubrieran de pronto que no les gustaba su apariencia. Ytambién para ellasfueron surgiendo intervenciones en las que la estética tiene un papel preponderante. "El100% de las mujeres a las que opero vienen por una motivación estética -asegura el doctor Esteban Sarmentero-. Pero el 50 por 100 de ellas tiene, además, algún otro tipo de sintomatología: les molesta en sus relaciones sexuales, cuando llevan pantalones apretados… Por eso buscan no sólo la belleza, sino la comodidad".

LAS OPERACIONES MÁS DEMANDADAS

Labioplastia o ninfoplastia

Consiste en la reducción de los labios menores cuando éstos sobresalen fuera de los mayores. El objetivo es tanto funcional (que no molesten en las relaciones sexuales o en la vida cotidiana) como estético. Es la intervención que más solicitan las mujeres.

Reducción de la hipertrofia del clítoris

A menudo, la hipertrofia de los labios mayores se acompaña de una hipertrofia del capuchón del clítoris, que resulta tremendamente molesta para la mujer. En esos casos, es necesario hacer una cirugía complementaria para eliminar el tejido sobrante.

Vaginoplastia

Consiste en estrechar el diámetro interno y externo del canal vaginal, mejorándose el tono muscular de la zona. Se hace en vaginas que han quedado distendidas, habitualmente como consecuencia de los partos.

Lipofilling (aumento de volumen de los labios mayores)

El paso de los años provoca una disminución en el volumen de los labios mayores, pues se va atrofiando la grasa que los compone. Esta intervención consiste en extraer grasa obtenida de otra zona de la misma paciente, purificarla e inyectarla en la zona.

Decoloración

Para corregir la hiperpigmentación de la vulva y devolverle un tono más rosado, se utilizan cremas y productos químicos decolorantes similares a los que se emplean en dermatología para tratar otras partes del cuerpo

Sexo Orgasmo Cirugía estética Punto G
El redactor recomienda