Logo El Confidencial

Yoga y Pilates colgada del techo: nuestra experiencia

La idea de trabajar 800 músculos motores a 20 centímetros del suelo me daba cierto pavor, pero superé la prueba. Así fue mi experiencia Aeroyoga.

Foto: Yoga y Pilates colgada del techo: nuestra experiencia
Autor
Tiempo de lectura4 min

La idea de trabajar 800 músculos motores a 20 centímetros del suelo me daba cierto pavor. Tras un año haciendo Pilates de máquina, soy consciente de que centrar toda la atención y esfuerzo en el core es esencial para ejecutar los ejercicios de forma correcta. Mientras abría la puerta del centro de Aeroyoga Binomio Ocio, me preguntaba si sería capaz de hacerlo en un columpio. De pequeña, consideraba a los columpios armas de destrucción masiva insertadas en el parque por algún ser demoníaco, por lo que tener que hacer ejercicio en clave trapecista sin perder la dignidad se me antojaba imposible. 

Al llegar, pregunté a las alumnas, no sin cierto hormigueo en el estómago, cómo fue su primera vez sobre el yoga swing. "La primera clase te da miedo, pero cuando te das cuenta de que no te vas a caer, es genial", me explican dos de las asistentes. 

Comenzamos la clase haciendo Aeropilates, una disciplina perfecta para tonificar el cuerpo y ganar fuerza, esa que será tu mejor aliada en la segunda parte de la clase. El columpio facilita la ejecución de cada postura y permite incrementar la fuerza del cuerpo. Me encantó la idea de que siempre haya una o varias regiones estabilizadas y otras en movimiento. Acostumbrada al Pilates tradicional, señalar que una de las diferencias esenciales radica en que con el Reformer no puedes colgarte boca abajo. Algo que creí que no podría hacer, hasta que me armé de valor y decidí que había llegado el momento de ver el mundo de una forma diferente: con la cabeza muy cerquita del suelo. Pero no adelantemos acontecimientos, porque esto ocurrió al final de la clase, mientras mis compañeras practicaban la postura de la Crisálida, envueltas en la tela en suspensión que permite el Yoga Nidra. 

La diferencia respecto al Aeroyoga es que los ejercios son aquí más dinámicos, con diversas repeticiones. Notas perfectamente cómo tus músculos están trabajando como si estuvieras en una TRX, pero al mismo tiempo eres consciente de que estás manteniendo una postura corporal perfecta. 

Imagen: Binomio Ocio
Imagen: Binomio Ocio
El Aeroyoga vino en la segunda parte de la clase. Esta disciplina combina el Natha Yoga con la vanguardia del trapecio que, cuando deja de atermorizarte, se convierte en un divertido compañero. El columpio favorece los estiramientos más profundos, y centrarse en la respiración y en la correción postural se convierten en factores esenciales. 

Los diez últimos minutos de la clase (que dura 45 minutos) se centran en la relajación final (Yoga Nidra). Olga, la profesora, quiso que experimentara la sensación de estar boca abajo en el columpio, por lo que hicimos el Murciélago o Salamba Sirsasana. Es impresionante cómo se recoloca la espalda en cuanto decides animarte a probar el mundo al revés. La gravedad cero alivia la presión en el cuello y la cabeza que sufrimos con los pies sobre el suelo. Cuando se fueron las alumnas, nos animamos a probar la Plancha o Chaturangasana, que habría sido incapaz de hacer sin su ayuda.

Marita Alonso hace El Murciélago y Chaturangasana
Marita Alonso hace El Murciélago y Chaturangasana
Ya por email, pregunto a Olga los beneficios de ambas disciplinas. ¿El resultado? Nada más y nada menos que 25.

1. Tonifica y redefine el cuerpo.
2. Potencia las capacidades mentales.
3. Elimina el dolor de espalda.
4. Nutre la piel.
5. Combate la celulitis.
6. Combate la flacidez.
7. Reactiva la circulación.
8. Reactiva el aparato respiratorio.
9. Refuerza y redefine la musculatura.
10. Regenera y fortalece las articulaciones.
11. Reactiva el aparato digestivo.
12. Drenaje linfático y circulatorio.
13. Crecimiento y estiramiento físico.
14. Combate la hipertensión.
15. Relaja la mente.
16. Tiene un poder antiaging.
17. Regenera la mente.
18. Reconstruye el sistema emocional.
19. Aumenta la creatividad.
20. Ayuda a combatir miedos y fobias.
21. Combate el estrés.
22. Es extremadamente útil en rehabilitación (fisioterapia antigravedad).
23. Fortalece las conexiones neuronales al fortalecer memoria e inteligencia.
24. Desarrolla las capacidades artísticas de la persona.
25. Aumenta la conciencia corporal.

Es conveniente combinar estas actividades con disciplinas cardiovasculares. Aunque sirven para perder peso, la tonificación es su beneficio más notable. Pregunto a Olga los extras que aportan con respecto al Pilates y al Yoga tradicional. "Básicamente, la diferencia reside en la utilización de la herramienta del columpio. Este permite realizar ejercicios y posturas que sin él resultarían complejas, por lo que se minimiza la dificultad. También permite incrementar los estiramientos y duplicar los resultados con menos esfuerzo". 

Belleza
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios