Logo El Confidencial

¿Son el vino y el tequila insospechados aliados para perder peso?

Si está usted a dieta, seguro que echa de menos las tapas, pero el alcohol posiblemente es uno de los elementos prohibidos que más añora. Quizás todo cambie pronto, o puede que estemos demasiado empeñados en creer que lo de que beber engorda es un mito.

Foto: ¿Son el vino y el tequila insospechados aliados para perder peso?

Tal vez haya apagado el ordenador tras leer el título de este artículo para abrir una botella de tequila. En un par de semanas, puede que vuelva a encenderlo para contarnos que no ha perdido peso pese a haber seguido nuestros consejos. Así que estimado lector: lea el texto completo antes de zambullirse en litros de alcohol. Y si ya está embriagado, al menos disfrute lo que queda de texto.

Una investigación de la Universidad de Alberta, Canadá, ha hallado que los beneficios que aporta el resveratrol, una fitoalexina presente en las uvas y por tanto en el vino tinto, son similares a los que aporta el deporte. De hecho, el resveratrol es, según Jason Dyck -encargado del estudio-, el mejor aliado para los enemigos del gimnasio, ya que mejora la actividad cardíaca, la fuerza muscular y la actividad física del mismo modo que una sesión de entrenamiento. “Creo que podría ayudar a los que quieren hacer ejercicio, pero son incapaces físicamente”, aclara mediante un claro eufemismo bajo el que se cobija la vagancia. “El resveratrol podría actuar como lo haría una sesión moderada de deporte y mejorar los resultados de una actividad física suave”. Pero tengamos en cuenta que esta fitoalexina también está presente en los arándanos, cacahuetes y en el chocolate negro, y no por ello darnos festines de estos deliciosos alimentos va a desembocar en una talla menos. Al fin y al cabo, lo que señala este estudio es que un vaso de vino puede hacer que quince minutos de ejercicio tengan mejores resultados de lo habitual. Y no olvidemos que ya existe la cerveza canadiense Lean Machine, que se comercializa como la mejor bebida post-workout. Con solo 77 calorías (y ojo, únicamente un 0,5% de alcohol), desde la marca afirman que es la opción ideal para sustituir al agua de coco.

Diversos estudios científicos afirman que el vino tinto quema grasa y puede ayudar a los desajustes metabólicos. Esta vez, el responsable de estos resultados es el ácido elágico, presente en las uvas rojas. Este ácido ralentiza el crecimiento de las células grasas y la formación de estas. Y si a estas alturas el vino no se ha coronado aún como la bebida preferida por los que están a dieta, atención. Desde la explotación vinícola Audacia, en el sur de África, llega el que se dice es el vino más sano del mundo, hecho con rooibos. Un estudio de Food Chemistry dictaminó que el rooibos no solo es rico en antioxidantes, sino que aumenta la capacidad de la sangre de absorber nutrientes. Por si fuera poco, aumenta las defensas naturales y es rico en antioxidantes. Y que conste que somos conscientes de que con tomar un té de rooibos podríamos disfrutar de las mismas propiedades, pero estimado lector: si ha llegado a este párrafo es porque está deseando encontrar razones que minen la culpa que va a sentir al disfrutar de una copa de vino esta noche.

Tomar un chupito de tequila no está bien visto en una comida familiar al uso, pero un estudio llevado a cabo en México señala que esta bebida puede ser una potente arma contra la obsesidad y un aliado perfecto para los que padecen diabetes tipo 2. La investigación se llevó a cabo entre siete grupos diferentes de ratones, a los que se sometió a diferentes dietas. Aquellos alimentados con agave, el azúcar presente en la tequila, comieron menos, perdieron peso y mantuvieron niveles de azúcar inferiores al resto. El agave produce hormonas que ordenan al cerebro dejar de comer. También hace que los alimentos estén más tiempo en el estómago.

Imagen: Wildfox
Imagen: Wildfox

El ansia por beber alcohol sin dañar la dieta es uno de los responsables de Palcohol, un alcohol en polvo que saldrá al mercado en verano. Estos polvos etílicos se mezclan con agua y devienen en una bebida alcohólica. Los sabores disponibles son vodka y ron, así como cosmopolitan y powderita (la versión de esta bebida del Margarita). Cada bolsita tiene únicamente 80 calorías y no tiene gluten. Este producto acaba de ser aprobado tras sufrir diversas críticas que ven en estos polvos un arma de doble filo. Tanto es así que en su web hay un tratado en el que se exponen las razones por las que estos polvos no deberían prohibirse. Si llegados a este punto todavía teme acercarse al bar tras semanas esclavizado por su ensalada, siempre puede tener como libro de cabecera The good news about booze, de Tony Edwards. En este polémico libro, su autor asegura que no hay evidencia científica que señale que el alcohol engorde y que, de hecho, solo lo hace si se combina con hidratos de carbono.

Muchos intentan señalar que el alcohol no es tan malo como lo pintan. The Luxury Spot no solo ensalza al whisky como la bebida alcohólica más sana del mercado, sino que señala que su bajo contenido en azúcares lo convierte en uno de los menos dañinos para la dieta. También afirma que reduce las posibilidades de sufrir coágulos sanguíneos, favorece la digestión e incluso reduce las posibilidades de padecer Alzheimer. Desafortunadamente, nuestra charla con diversos nutricionistas indicó que el alcohol boicotea nuestra dieta. “Si una persona que bebe habitualmente alcohol en las comidas y toma copas el fin de semana eliminara estas pautas de su dieta, podría duplicar sus resultados y reducir la celulitis a la mitad en poco tiempo", explica la doctora Carmen Martín, nutricionista de la Clínica Francesa Dray, a Vanitatis.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios