Logo El Confidencial

¿Piel sensible? Te enseñamos todos los trucos cosméticos para cuidarla sin dramas

Las pieles sensibles o hiperreactivas piden socorro de forma constante. Cuidarlas de forma especial es básico para mantenerlas bonitas.

Foto: ¿Piel sensible? Te enseñamos todos los trucos cosméticos para cuidarla sin dramas

Irritación, rojeces, picazón, acaloramiento, hormigueo... ¿Tu piel reacciona de esta forma? Si es así y estás familiarizada con todos estos síntomas, lo más seguro es que tengas la piel sensible. Y no del tipo sensible 'lloro viendo Bambi', va más allá. Se denomina sensible porque es hiperreactiva, reaccionando ante cosas que normalmente no producen este tipo de respuestas.

Las causas por las que se manifiestan estos síntomas son muy variadas. Pueden ser de tipo físico como el sol, el frío, el calor o el viento; de tipo químico si se produce al aplicar cosméticos o jabones, o si reacciona frente a la contaminación. También puede aparecer asociada a estados psicológicos como el estrés y a cambios hormonales. Vamos, un caos. 

Y es normal, porque este tipo de pieles tienen un umbral de tolerancia muy bajo, causado normalmente por una alteración de la función de barrera que tiene nuestra piel. Los agentes irritantes penetran con mucha facilidad y el cuerpo (que para estas cosas es muy listo) se defiende enviando más sangre a la zona, cargada de oxígeno y glóbulos blancos, para minimizar el daño.

Pero entonces, ¿cómo se cuida una piel que reacciona mal ante casi todo? Pues en ese 'casi' está la solución. Una piel sensible también necesita limpieza e hidratación, y sobre todo tratamientos que ayuden a fortalecer la barrera cutánea de cara a las agresiones. Un consejo: cambia tu punto habitual de compra de cosméticos por tu farmacia y apuesta por marcas especializadas en el tratamiento de las pieles sensibles. Puede que sea menos glamuroso, pero lo agradecerás tanto que verás a tu farmacéutico con otros ojos.

PARA LIMPIAR Y TONIFICAR

Lo mejor es aparcar el agua y jabones normales y apostar por el agua micelar y los limpiadores específicos. En formato de leche o espuma, suelen estar elaborados con activos calmantes e hidratantes para reforzar la barrera de la piel. Por otro lado, el secreto del agua micelar reside en sus micelas, que atrapan la suciedad como un imán sin necesidad de arrastrar la suciedad, evitando la irritación por fricción. 

Como tónico, elige fórmulas con ingredientes calmantes como la caléndula o lavanda, y sobre todo evita los que tengan alcoholes y con efecto exfoliante.


Leche limpiadora suavizante, de Avène; agua micelar, de Bioderma; tónico de caléndula, de Kiehl's.

PARA HIDRATAR

La hidratación es básica en este tipo de pieles, ya que la pérdida de agua es inevitable en las pieles con una barrera cutánea débil. Además la sequedad sensibiliza más la piel y se entra en un círculo vicioso. Escoge las hidratantes especialmente indicadas para pieles sensibles que se formulan con hidratantes con propiedades calmantes como la manteca de karité, el aloe vera o la glicerina; las que llevan aguas mineralizadas, prebióticos que estimulan las defensas de la piel o activos reparadores como el aguacate o los omegas 3 y 6. 


Extreme crema antiedad, de Sensilis; Creme Confort, de Lierac; Crema PH5, de Eucerin.

PARA PROTEGERSE DEL SOL

Siempre, siempre, siempre hay que utilizar protector solar. En invierno, en verano, y si tu piel reacciona a todo lo que se le pone por delante, lo más seguro es que el sol sea uno de sus peores enemigos. Apuesta siempre por los protectores con filtros físicos que crean barrera en la superficie de la piel que impide la penetración de los UV, antes que por los químicos, cuya función es proteger la piel gracias a sus moléculas que absorben los rayos UV.


Anthelios XL, de La Roche Posay; Fotoprotector Extrem, de Isdin.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios