Logo El Confidencial

Desafío a la gravedad: así se usan los hilos tensores para elevar culo, pecho y brazos

Los hilos mágicos japoneses que tanto han dado que hablar en la cara, ahora tensan y elevan brazos, muslos y glúteos, y hasta aumentan una talla de pecho. Te contamos todo lo que necesitas saber sobre este procedimiento estético que no requiere quirófano

Foto: Desafío a la gravedad: así se usan los hilos tensores para elevar culo, pecho y brazos

Los hilos mágicos japoneses que tanto han dado que hablar en la cara, ahora tensan y elevan brazos, muslos y glúteos, y hasta aumentan una talla de pecho. Te contamos todo lo que necesitas saber sobre este procedimiento estético que no requiere quirófano.

¿Qué son?

Los hilos quirúrgicos de PDO –polidioxanona-, un material reabsorbible en cuestión de 6/9 meses, habitualmente se utilizan en cirugía cardíaca para coser. Primero dieron su salto a la cara, para esculpir el rostro y evitar o retrasar el lifting. Y ahora, se atreven con el cuerpo, donde otras técnicas no ofrecen grandes resultados. Su introducción en el tejido provoca un efecto biológico: la formación de colágeno I, colágeno II y elastina nuevos alrededor del hilo –las sustancias más importantes para mantener la juventud de la dermis-, lo que produce un efecto tensor al cabo de 3 ó 4 meses.  

¿Cómo se colocan?

Se introducen a nivel subcutáneo con una aguja-cánula muy fina, de manera que al retirarla el hilo queda tensado en el tejido sin necesidad de más anclajes. Es una técnica rápida, que no deja señales ni cicatrices, y no requiere anestesia, aunque sí es molesta y se recomienda aplicar una hora antes crema anestésica.  

¿Qué se puede conseguir con ellos?

MEJORAR LA CARA INTERNA DE MUSLOS Y BRAZOS

El problema: es una de las zonas del cuerpo con la piel más fina y con el paso del tiempo o los cambios bruscos de peso se 'descuelga' con facilidad. Además, las técnicas convencionales no terminan de ofrecer una buena solución. 

Cómo: los hilos japoneses PDO (polidioxanona) se introducen a nivel subcutáneo con una aguja-cánula muy fina, tejiendo una especie de malla. Al retirarla el hilo queda tensado sin necesidad de anclajes. Se pueden llegar a poner entre 100 y 120 hebras. Para obtener mejores resultados se recomienda completar el tratamiento con mesoterapia reafirmante, radiofrecuencia multipolar o infiltración de plasma rico en plaquetas. Y los días posteriores al tratamiento hay que evitar hacer esfuerzos o ejercicios que impliquen mover esta zona. 

Resultados: duran entre 12 y 18 meses. Además de estirar la piel por el efecto tensor provocan la formación de colágeno y elastina a largo plazo, mejorando el descolgamiento de la zona, la firmeza y el aspecto de la piel que parece rejuvenecida. 

Precio: desde 995 €/sesión. 

Dónde: Deam Clínica (Madrid, tel. 91 781 66 63). Clínica Armstrong (Madrid, tel. 91 535 87 90). 

ELEVAR EL PECHO

Cómo: se infiltran hilos reabsorbibles de PDO (polidioxanona) para realizar un mallado circular en el tejido celular subcutáneo, como si se tratara de un sujetador virtual, para lograr reposicionar la mama y, además, provocar la síntesis de colágeno y elastina nuevos –sustancias responsables de la turgencia y elasticidad cutáneas-. Es suficiente con una sola sesión. 

Resultados: se aprecian a partir de las 4/8 semanas y se mantienen entre 12 y 24 meses, dependiendo del caso. Puedes llegar a ganar hasta una talla más sin aumentar de volumen. El pecho se eleva y gana turgencia. 

Precio: 700 €. 

Dónde: Purina Espallargas (Madrid, Zaragoza y Teruel, tel. 646 34 17 59). IML (Madrid, tel. 91 702 46 27). 

SUBIR EL CULO

Cómo: consiste en la infiltración de tres tipos diferentes de hilos PDO: monofilamento, que son los más sencillos y su función principal es la de provocar nuevo colágeno y elastina en las nalgas; COG o espiculados, que tienen diminutas espículas a lo largo del hilo para ejercer un efecto mecánico de tracción, tensión y anclaje al tejido, y 'tornado', que tienen un hilo formando una espiral en torno al hilo central, y así provocan una mayor fibrosis y tensión en la zona. La combinación de los tres consigue elevar, tensar y crear nuevo colágeno y elastina. Además, el tratamiento se completa con la inyección de hidroxiapatita cálcica redensificadora de la dermis –un relleno reabsorbible similar el hueso humano-, que aumenta la firmeza de las nalgas y contribuye a crear más colágeno todavía. 

Resultados: da un aspecto más respingón a los glúteos delgados, con falta de proyección y problemas de flacidez. Aporta un aspecto más turgente a las nalgas. Los resultados duran aproximadamente un año. Y si se quieren prolongar o aumentar la proyección de los glúteos, se puede hacer otra sesión a los 4 o 5 meses. 

Precio: desde 1.100 €. 

Dónde: Royal Medical (Madrid, Santiago y Vigo, tel. 91 360 08 53).  

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios