¿Te vas de vacaciones? Estas son las situaciones más ridículas que puedes vivir en un avión
  1. Estilo
  2. Belleza

¿Te vas de vacaciones? Estas son las situaciones más ridículas que puedes vivir en un avión

Un vuelo largo habitualmente suele ser aburrido. Y hay veces en que algunos pasajeros hubieran deseado aburrirse un poco más que protagonizar alguna situación bochornosa

placeholder Foto:

Ha llegado el momento de huir de las ciudades hacia cualquier otro lugar lo suficientemente lejano de nuestra vida habitual para olvidarnos de que nuestra rutina existe. Y lo más seguro es que, si quieres llegar muy lejos, tengas que coger una avión para ir a tu destino. Así queen las próximas 48 horas te puedes ver sometido a alguna de la situaciones que te relatamos a continuación. Y es que, según una encuesta realizada por Jetcost.es, el 64% de los viajeros reconoce haber protagonizado un incidente embarazoso en un vuelo. ¿Y qué ocurre con los que presencian el espectáculo? El 21% buscó la mirada cómplice de otros pasajeros, mientras que el 18% miróhacia otro lado, como si no estuviera ocurriendo. Este es el ranking de situaciones que querríamos olvidar al bajar a tierra.

Dormirse en el hombrode un extraño

Lo mejor para que el trayecto pase rápido es echarse una cabezadita. Hasta ahí todo bien, el problema es cuando se hace encima de un extraño. Si uno sabe que tiene tendencia a meterse en estos berenjenales, lo mejor sería escoger ventanilla, para que el peso de la cabeza sea sostenido por el cristal o buscar una cómoda almohadilla. Si a uno le toca ser el 'cojín'de su vecino, nada mejor que aprovechar el ínterin para estirar las piernas e intentar que así se despierte.

Dejar caer un objeto del portaequipajes sobre el pasajero de debajo

El incidente no es muy grave, a no ser que lo que descienda sea una plancha o la Enciclopedia Británica. Lo mejor en estos casos, si hay peligro, es pedir al personal de vuelo que nos ayude a disponer los objetos. Y, bueno, si ocurre, disculparse educadamente.

Confundirse de asiento

Es peccata minuta, a no ser que uno no reconozca el error y se acabe con el rabo entre piernas. Lo mejor, fijarse bien o preguntar al personal dónde está el asiento en cuestión. Y no ponerse muy tozudo, por si las moscas.

Caerse encima de otro pasajero accidentalmente

Las turbulencias las carga el diablo. Y habitualmente, sobre el que hacemos un aterrizaje forzoso no suele ser George Clooney o Angelina Jolie. Una disculpa suele zanjar la situación. Y si es alguno de estos dos actores, bueno, uno puede acabar haciendo aún más el ridículo.

Funciones corporales

Con las ventosidades y eructos hemos topado. Lo peor, sin duda, es lo primero, por el olor que puede provocar. Poco se puede hacer, más que esperar no encontrarse a ningunode los compañeros de viaje en el lugar de destino.

Roncar mientras se duerme

Es bastante incómodo para el resto de la tripulación. Si se quiere evitar, se pueden llevar esas tiritas para la nariz (que también son un poco ridículas) o intentar dormir cuando los que te rodeen ya estén en brazos de Morfeo.

Discusión de pareja

Esta situación parece la más evitable, pero puede ser la más inevitable. Porque basta bajar la voz y decidir lavar los trapos sucios en casa, pero cuando uno se exalta, eso puede parecer una gesta. Por suerte, ocupa la séptima posición.

Entrar en un baño que está ocupado

La culpa, en todo caso, es del que está dentro, que no ha tenido a bien poner el seguro correspondiente. Lo mejor es apartar la vista inmediatamente. Hay imágenes que mejor no guardar en la memoria.

Niños gritones

Con un diablillo empujando el asiento de enfrente, bramando como si no hubiera un mañana o tirando la comida para que tengas ganas de lanzarte en paracaídas a lainmensidad del océano. Y no hay nada más vergonzoso para sus progenitores. Dependiendo de la edad y previa consulta del pediatra, se les puede administrar una biodramina que les ayuda a conciliar el sueño.

Marearse

En sí es molesto para uno, pero no tiene que serlo para el resto. El único problema es que el vahído acaba en vómito. Por eso, a los primeros síntomas, lo mejor es tener a mano la bolsita dispuesta para tales percances.

Vacaciones Viajes Viajes en familia
El redactor recomienda