Logo El Confidencial

Melenón de playa: los siete mandamientos para conseguir un pelazo de infarto

Porque los trucos sencillos de toda la vida pueden hacer por tu melena mucho más de lo que crees.

Foto: Melenón de playa: los siete mandamientos para conseguir un pelazo de infarto

No es que no nos gusten todas las opciones que tenemos para cuidar nuestro cabello. Amamos la legión de tratamientos de reparación a base de queratina, protectores térmicos, protectores solares, aceites embellecedores, champús enriquecidos, etc, que nos ayudan a mantener una melena sana y brillante. Pero además de todo ésto, existen un montón de trucos caseros que pueden salvar tu pelo si los pones en práctica siempre que sea posible.

• PON ATENCIÓN AL CEPILLADO

Cepillar tu melena entre 15 y 20 veces cada noche exfolia el cuero cabelludo y estimula la circulación sanguínea. Además favorece el crecimiento del cabello, ya que sirve también para eliminar el pelo en fase de caída. Cepíllalo también antes de lavarlo para evitar que se formen nudos; así peinarlo mientras esté húmedo arrancará menos cantidad de pelo.

• OLVÍDATE DE FROTAR

Frotar el pelo para que haga más espuma, no hace que este se lave correctamente. Si frotas mucho, lo único que conseguirás es estimular las glándulas sebáceas y el cabello aguantará menos tiempo limpio. Reparte bien el champú pero no frotes en exceso.

• APUESTA POR LOS PEINES DE PÚAS ANCHAS

¿Por qué crees que tu madre siempre llevaba uno en la bolsa de playa? Cuando el cabello está húmedo es más frágil, por lo que desenredarlo debe ser una tarea delicada para no romperlo. Empieza desde las puntas y ve subiendo poco a poco hasta las raíces. Y ni se te ocurra utilizar un cepillo si no está completamente seco.

• EL TRUCO PARA ELEGIR EL CHAMPÚ CORRECTO

Es muy fácil saber si un champú es o no es para ti. Observa el color de tu cuero cabelludo: si es rosado significa que está completamente sano, por lo que puedes optar por champús para cabello normal centrándote en lo que quieres potenciar: brillo, volumen... Si es de color grisáceo, lo más seguro es que esté algo seco y si es amarillento, puede que tengas problemas de pelo graso.

SI TU CHAMPÚ FUNCIONA, NO LO CAMBIES

Muchas veces cambiamos de champú con la premisa de que el pelo puede “acostumbrarse” y perder los beneficios que nos proporciona. Pues nada más lejos de la realidad. ¿Y por qué no notas los beneficios como antes? Pues porque tu pelo no es el de antes, ya no está tan estropeado y se ve más sano.

DI SÍ AL ACEITE

Sobre todo si eres una loca del secador y las planchas, no puede faltar un aceite en tu rutina capilar. Los aceites reparan la fibra y devuelven al cabello su brillo natural. Lo mejor es aplicarlo a conciencia una o dos veces en semana, mechón a mechón y dejándolo actuar como si fuese una mascarilla. 

CUIDA TU ALIMENTACIÓN

Las dietas radicales y los cambios bruscos de peso afectan de manera negativa a tu salud capilar. Lo más importante es ingerir las proteínas necesarias, ya que intervienen de forma directa en la formación de queratina. La leche, los huevos, el pescado, las vitaminas del grupo B, el magnesio y el zinc son básicos para tener un pelo bonito. Combínalos con legumbres, una gran fuente de antioxidantes, y tu melena brillará como nunca.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios