Logo El Confidencial
el tabú se convierte en tema de sobremesa

Sexo moderno para hombres heterosexuales: ¿te atreves con la puerta de atrás?

La estimulación prostática en los hombres es el último tabú que queda por caer en la relaciones sexuales del siglo XXI. ¿Te atreves a descubrir todo su secretos?

Foto: Christian Grey, un heterosexual abierto a nuevas experiencias
Christian Grey, un heterosexual abierto a nuevas experiencias

Quedan pocos temas relacionados con el sexo que sean un tabú. Las chicas hablan desenfadadamente a la hora del desayuno de Pepe, ese vibrador tan complaciente que llevan en el bolso; todos aquellos y aquellas que hubieran mirado con horror una mazmorra sadomasoquista devoran la andanzas de Grey y nadie se escandaliza por leer un reportaje sin eufemismos sobre un local de intercambio de parejas. ¿Cuál será el siguiente tabú que se convertirá en tema de sobremesa?

Pues todo apunta a la estimulación prostática para heterosexuales convictos y confesos. Durante mucho tiempo el tema era intocable para aquellos que yacían con mujer, no fuera acaso que descubrieran algo que les abocara irremediablemente a yacer con hombres. Por suerte, la tentadora información que ha ido apareciendo sobre el 'punto G' masculino (la próstata) hace que cada vez se tengan menos prejuicios con el tema. 

De todos modos, para entrar en la estancia del placer por la puerta trasera se han de tener algunas cosas en cuenta. Los siguientes pasos sirven tanto para las mujeres que quieran jugar con su pareja como para los hombres dispuestos a experimentar.   

Llama al timbre

Uno no entra en una casa, abriendo la puerta sin más. Primero se llama al timbre, ¿no? Pues con el tema prostático ocurre lo mismo. Es básico lubricar bien la zona, jugar con ella, relajarse, disfrutarlo sin pensar en el siguiente paso. Incluso, al principio, la experiencia puede quedar ahí. Esa zona ya se ha incorporado al juego y en un futuro encuentro se puede llegar más lejos.

Abre la puerta

Esto es cosa de dos, aunque pueda parecer que la única que se mueve es ella (bueno, su mano). El hombre debe controlar la musculatura, abrirla, dejar paso. Ella debe ir a aprovechando esos movimientos, yendo un poquito atrás, para suavemente avanzar algo más. La buena lubricación sigue siendo clave y si es necesario, se puede renovar varias veces. 

Las dos entradas

Pongamos que la cosa va sobre ruedas y parece que ya estáis a un paso de la casa de la señora Próstata. ¡Alto! ¡No te precipites todavía! Existen dos esfínteres: el externo, que se puede contraer y relajar, y el interno, que funciona por el sistema nervioso autónomo, el que le dice a nuestro corazón, por ejemplo, que tiene que latir. Este último se puede contraer por miedo o ansiedad. Por lo que una vez traspasado el primer umbral, se ha de volver a llamar con cuidado a la siguiente puerta. 

Dildos de estimulación prostática de Lelo.
Dildos de estimulación prostática de Lelo.

Bienvenido a la casa

Pongamos que los pasos anteriores han salido perfectamente (o que tras varios intentos, ahora parece que sí, que la cosa funciona). Entonces estaréis muy cerca de la próstata. ¿Y cómo se la saluda? Pues doblando el dedo (o los dedos) para abajo y repitiendo ese movimiento rítmicamente. La constancia y la repetición garantizarán el placer.

Hay más gente invitada

La estimulación prostática resulta muy excitante para la mayoría de los hombres, pero en muchos casos funciona más como una guarnición que como un plato principal. Es decir, que no se ha de olvidar estimular el pene y si quedan manos libres, el perineo y el escroto. Esa combinación es lo que intensifica el placer y por ende el orgasmo. 

Lo que puede suceder en el guateque

Ya estáis en plena fiesta y puede ocurrir que, como le pasaba a Peter Sellers en 'El guateque', te entren ganas de miccionar. Es una sensación normal por la estimulación de la zona. Y, bueno, también deberían evitarse situaciones incómodas derivadas de andar jugando con cañerías. No entraremos en detalles, pero es mejor que el hombre, antes de la fiesta, visite al señor Roca. 

¿Y si ampliamos la casa o nos vamos a un dúplex?

Una vez se ha tenido una experiencia satisfactoria con el tema, se puede ir un poco más allá. El tímido dedo puede no acudir solo al convite. Y también se puede recurrir a 'invitados' profesionales. La famosa marca sueca de vibradores Lelo empezó el 9 de septiembre a promocionar su línea masculina. Las estrellas son: Loki, un vibrador prostático, y Hugo, doble que permite también estimulación en la próstata y que lleva un mando a distancia para chicas traviesas. Ambos son sumergibles y tienen 6 tipos de vibración con una intensidad regulable. Por otra parte, también están los 'plugs', que suelen quedarse en la casita prostática presionando el punto en cuestión o las tiras con bolas que posibilitan otro tipo de juegos. 

Descarga la APP de 'Vanitatis' en tu móvil o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Pincha aquí.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios