sexo sin tabúes

Solo para ellas: cinco dudas sobre sexo que no te atreves a preguntar

Toda mujer, hasta la más resabiada, vive con pudor algún momento de su intimidad. Vanitatis da respuesta a esas dudas que, todavía, te hacen enrojecer

Foto: Resuelve todas tus dudas y disfruta. Sin vergüenza
Resuelve todas tus dudas y disfruta. Sin vergüenza

Tipo listo Woody Allen. Hace más de 40 años se sacó de la manga un popurrí de 'sketches' al que llamó 'Todo lo que usted siempre quiso saber sobre el sexo, pero temía preguntar', y no solo se forró, sino que también se consolidó como una estrella de la comedia. Podría parecer que, tanto tiempo después, las mujeres del siglo XXI ya lo saben todo sobre el sexo y han perdido el miedo a hacer preguntas, pero la realidad es que todavía nos ponemos coloradas al plantearnos según qué cuestiones. Y otras las callamos para siempre.

¿Es normal hacer ese horrible ruido?

Los anglosajones, que son muy suyos, tienen una palabra especial, 'queefing', para referirse a esa especie de pedorreta que a veces suena en mitad de la refriega sexual y nos corta todo el rollo. En español no hay palabra que valga para definirlo ni forma de disimularlo: es lo que llamamos un pedo vaginal, y se produce porque en la vagina hay aire retenido que, durante el coito, se expulsa de forma ruidosa y húmeda. Lo mejor que se puede hacer es aprender a lidiar con su sonido e incorporarlo a nuestra particular fonoteca sexual.

¿Le puedo romper el pene?

A ver. Romperlo como quien rompe un peroné, pues no. Pero desde luego que sí se puede hacer mucho daño, tanto como para tener que acudir a urgencias. No es broma: un juego especialmente vigoroso o los míticos saltos del tigre desde el armario empotrado pueden provocar una torsión no solo dolorosa, sino también de larga duración. Consejo: juega, pero recordando que los penes no son de plastilina.

La peor pesadilla para un hombre puede hacerse realidad
La peor pesadilla para un hombre puede hacerse realidad

¿Me estoy haciendo pis?

Es normal que, justo cuando más metida en faena estés, sientas una insoportable necesidad de hacer pis. Hay quien piensa que es un anticipo del orgasmo provocado por la estimulación del punto G (confiemos en que no se trata de la molesta cistitis de la luna de miel). Si de pronto ves que realmente sale líquido de tu vagina, puede que seas del grupo de mujeres que experimenta la eyaculación femenina. Avisa a tu pareja: tras la sorpresa inicial, se hinchará como un pavo real.

La fatídica humedad puede ser señal de que estás a punto de llegar al orgasmo
La fatídica humedad puede ser señal de que estás a punto de llegar al orgasmo

¿Es muy grande? (O muy pequeña)

Superado aquello de que el tamaño no importa, reconozcamos que la mayor parte de las veces las quejas y las decepciones surgen ante la visión de una talla XS. Pero más grave puede ser encontrarse ante una 'extralarge'. En esos casos, la penetración puede convertirse en un 'ochomil', por lo que hay que aprender técnicas que faciliten la escalada. Entre ellas, el uso de buenos lubricantes, la elección de posturas en las que seas tú la que controle el bombeo y, a malas, un cojín con un agujero como el que dicen que tenía que usar Fernando VII con sus amantes.

¿Puede ser limpio el sexo anal?

Da apuro, sí. Una siempre tan limpita y con la ropa interior como una patena… y llega ese momento escatológico para el que nadie te preparó. En fin. Los condones te servirán para evitar la posible transmisión de bacterias (o de 'eso') durante el juego anal. Eso sí, deberías cambiar de preservativo si luego vas a volver al sexo vaginal.

Limpieza ante todo para evitar el traspaso de bacterias (y de todo lo demás)
Limpieza ante todo para evitar el traspaso de bacterias (y de todo lo demás)

Descarga la APP de Vanitatis en tu móvil o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Pincha aquí.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios