Guía para conseguir el bronceado perfecto sin quemaduras y con una piel luminosa
  1. Estilo
  2. Belleza
Lecciones para toda la vida

Guía para conseguir el bronceado perfecto sin quemaduras y con una piel luminosa

Conseguir un bronceado no solo bonito sino saludable y duradero está en tus manos y, sí, existe una rutina solar con la que los riesgos se minimizan y los beneficios se multiplican

placeholder Foto: El bronceado perfecto puede ser saludable si sigues una rutina adecuada. (Imaxtree)
El bronceado perfecto puede ser saludable si sigues una rutina adecuada. (Imaxtree)

Echa un vistazo al calendario y empieza a echar cuentas porque si realmente quieres lucir el bronceado perfecto, el trabajo empieza unas semanitas antes de la primera exposición al sol. La piel debe estar tan preparada por fuera como por dentro, lo que supone una alimentación que no olvide la ingesta de vitaminas y una rutina que vaya de la exfoliación periódica a la protección solar. Sin excusas ni perezas.

placeholder Lilian Harvey, en 'Happy Ever After', 1932. (Getty)
Lilian Harvey, en 'Happy Ever After', 1932. (Getty)

Prepara por dentro

Antes de exponer la piel a los primeros rayos de sol, esta debe estar acondicionada. Los antioxidantes son imprescindibles para proteger la piel y el sistema inmunológico del daño que los rayos del sol puedan ejercer, algo que conseguimos al incluir en la dieta alimentos ricos en vitaminas A, C y E, licopeno, carotenos, resveratrol, selenio y agua, presentes en alimentos como tomates, uvas -pepitas incluidas-, brócoli, zanahoria, calabaza, mango, aceite de oliva o vino tinto. Además de esta protección frente al fotoenvejecimiento que favorece la aparición de manchas en la piel, falta de hidratación y arrugas, estos ingredientes también le devuelven la luminosidad.

placeholder La vitamina C es una excelente aliada del cuidado de la piel al protegerla y favorecer su luminosidad. (Unsplash)
La vitamina C es una excelente aliada del cuidado de la piel al protegerla y favorecer su luminosidad. (Unsplash)

Otra opción de incorporar estos nutrientes al organismo es hacerlo a través de suplementos antioxidantes unos 15 o 30 días antes de que comience la exposición al sol. Existen evidencias científicas sobre la ingesta de complementos con Polypodium leucotomos, genisteína, las vitaminas C y E, y la L -seleniometionina- como preparadores y potenciadores de la duración del bronceado.

placeholder Solar de Beauty Clinique.
Solar de Beauty Clinique.

En la fórmula de Solar de Beauty Clinique, 23€/ 30 cápsulas en Beautyclinique.es, encontramos precisamente betacarotenos y Polypodium leucotomos, además de vitaminas C, E, K, D, luteína y L-lisina, para proteger la piel del fotoenvejecimiento, reparar el ADN dañado por la incidencia del sol y además ayuda a mantener el bronceado durante más tiempo.

Prepara por fuera

A estas semanas en las que hemos preparado la piel desde dentro, se le suma la preparación desde fuera, momento en el que los exfoliantes corporales entran en acción. Igual que limpiamos el rostro a diario y lo exfoliamos para retirar las células muertas, lo mismo se debe hacer con el resto del cuerpo, pudiendo elegir entre una exfoliación física -en la que diminutas partículas desincrustan las pieles muertas mediante fricción- o a través de cosméticos tipo peeling químico que despegan esa capa más superficial y estimulan su renovación, dejando una superficie más luminosa e hidratada.

placeholder La exfoliación tanto física como química ayuda a igualar el tono. (Imaxtree)
La exfoliación tanto física como química ayuda a igualar el tono. (Imaxtree)

Con la exfoliación, lo que logramos es trabajar sobre un lienzo uniforme, de tal modo que, al tomar el sol, este incida en la superficie sin que haya desigualdad de tono. Para acelerar la síntesis de melanina -la hormona responsable de iniciar el proceso del bronceado-, dos semanas antes de la exposición se debe empezar el ritual de cada exfoliar la piel cada mañana. Un ejemplo de exfoliante es el Rose Body Polish de Pixi, 31,00€ en Lookfantastic, que aúna el azúcar para la exfoliación física y el extracto de frutas y ácido láctico para una exfoliación química con la que suavizar y devolver la luminosidad a la piel.

placeholder Rose Body Polish de Pixi.
Rose Body Polish de Pixi.

Casi de la mano de la exfoliación va la hidratación. La falta de hidratación favorece la aparición de pliegues, creando un bronceado parcheado. Pero ahí no queda la cosa si tras haber exfoliado la piel y disfrutar de una superficie nueva y repulpada, no mantenemos esa hidratación, la capa de células muertas se acumulará en la superficie y la textura rugosa y la opacidad se apoderarán de ella. Para mantener esa correcta nutrición que contribuya a crear una superficie lisa que facilite el bronceado homogéneo, es recomendable hacer una doble hidratación corporal, es decir, hacerlo mañana y noche.

Una opción que facilita considerablemente la tarea es el uso de hidratantes para la ducha como Avène Trixera Crème de Douche, ahora 12,22 en MiFarma, que se aplica sobre la piel húmeda mientras aún te estás duchando y se retira con agua unos minutos más tarde. La piel queda intensamente nutrida, además de ser un cosmético que la deja especialmente calmada.

placeholder Avène Trixera Crème de Douche.
Avène Trixera Crème de Douche.
Comprar en MiFarma

La protección solar, la verdadera aliada del bronceado

Una falsa creencia terriblemente difundida es la de que, si quieres un mayor bronceado, tienes que utilizar un protector solar de menos SPF. El reciente estudio Garnier Ambre Solaire Research Summary sobre los hábitos de la protección solar de los españoles arroja alarmantes cifras como que el 44% de la población aplica protección solar solo cuando hace mucho calor, lo que reduce la protección frente a la exposición al sol considerablemente. Además, esta conciencia de aplicar fotoprotector a diario solo se encuentra en mujeres.

placeholder La protección solar no solo debe utilizarse a diario en el rostro, también debe aplicarse en el resto del cuerpo. (Imaxtree)
La protección solar no solo debe utilizarse a diario en el rostro, también debe aplicarse en el resto del cuerpo. (Imaxtree)

Para superar estas cifras, conviene recordar que, además de prevenir el envejecimiento prematuro de la piel, el uso de protección solar reduce el riesgo de sufrir un melanoma, así que, además de aplicar protección solar cada vez que vamos a estar expuestos al sol, también es importante utilizar un SPF alto. Garnier Delial Leche Protectora Eco-diseñada con SPF50, 12,50€ en El Corte Inglés, tiene una fórmula muy hidratante pero ligera, capaz de resistir al agua, además de ser un 94% biodegradable. Con este tipo de cosméticos, conseguimos proteger la piel a la vez que la hidratamos, pero sin sacrificar la sensorialidad.

placeholder Garnier Delial Leche Protectora Eco-diseñada con SPF50.
Garnier Delial Leche Protectora Eco-diseñada con SPF50.
Comprar en El Corte Inglés

Si no utilizamos una protección solar adecuada, nuestra piel se quemará, lo que, además de aumentar la probabilidad de padecer cáncer de piel o la aparición de hiperpigmentación, también acelera el proceso de pelado de esa capa de células dañadas por el sol. Es decir, puede parecer que una vez se hayan ido las rojeces estemos más morenos, pero en realidad esa ilusión óptica será mucho más efímera que un bronceado adecuado.

Foto: Lilian Harvey, tomando el sol. (Getty)

“Poco más de una cuarta parte (26%) de las mujeres encuestadas usan protección solar corporal todos los días, independientemente de la temporada o el clima exterior, frente al 14% de los hombres”, recoge el mismo estudio. Además, tan solo el 6% de las mujeres aseguraba no usar nunca fotoprotección, frente al 11% de los hombres. Un dato reconfortante es que, según el estudio, en España estamos más predispuestos a utilizar un factor de protección más alto (SPF50), alrededor del 43%, seguido de un 27% de personas que prefieren el SPF30 y un 11% que utiliza un SPF20.

placeholder Los filtros solares son determinantes para la salud de la piel y evitan que esta se queme y por tanto el bronceado sea efímero. (Unsplash)
Los filtros solares son determinantes para la salud de la piel y evitan que esta se queme y por tanto el bronceado sea efímero. (Unsplash)

Tras el sol, sigue el trabajo

Después de una maratoniana -esperemos que no- jornada al sol, la piel está estresada y necesita un plus de hidratación, lo que se consigue a través de productos que ejerzan también un efecto calmante. El aloe vera suele ser uno de los ingredientes estrella, pero ahí no queda la cosa. Al fin y al cabo, la exposición al sol es una agresión y hay que reparar la piel de las lesiones provocadas.

via GIPHY

Es el momento de los after sun, leches ligeras y calmantes, entre cuyos ingredientes podemos encontrar potentes activos antioxidantes, como extractos vegetales –de café verde, té verde, soja, levadura, naranja amarga, etc.-; vitaminas C y E, para combatir el fotoenvejecimiento, el estrés oxidativo y mejorar la elasticidad y la firmeza; e ingredientes calmantes -como bisabolol, pantenol y alantoína–. Además, incorporan tecnologías aceleradoras del bronceado que uniformizan, prolongan e intensifican el color.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Exfoliante Fotoprotector Bronceado Manchas en la piel Solares
El redactor recomienda