¿Te pica la cabeza? Cuida el cuero cabelludo, la clave para evitar la caída del pelo

Sentir picor en la cabeza es habitual. Se echa la culpa a la caspa pero algunas veces no está relacionado. ¿Quieres saber por qué no puedes dejar de rascarte el pelo? Sigue leyendo

Foto: Evita que te pique cuidándolo desde el lavado hasta el peinado. (Foto: Imaxtree)
Evita que te pique cuidándolo desde el lavado hasta el peinado. (Foto: Imaxtree)

Siempre se ha dicho que para tener un pelo bonito es imprescindible tener un cuero cabelludo sano. Y una de las primeras señales de alarma de que algo no va bien con el nuestro es que empieza a molestar, lo notamos tirante, sensible, incluso nos obliga a rascarnos tanto que terminamos haciéndonos hasta pequeñas heridas. También hay que reconocer que cuando vemos a alguien frotarse la cabeza cada dos por tres lo achacamos a que tiene el pelo sucio.

Pero precisamente el abusar de productos cosméticos para el pelo, como tintes, lacas, fijadores, mascarillas e incluso champús inadecuados puede hacer que el prurito y la sensibilidad entren en escena. La razón es que van irritando las capas superficiales de la piel, que se desprende y molesta. Esta descamación no tiene que confundirse con las pequeñas moléculas de la caspa, otro tema del que ya hablaremos.

Otro de los grandes desencadenantes de las crisis de picor en el cuero cabelludo es la contaminación, que va depositando partículas nocivas como metales, minerales y todo tipo de suciedad sobre el pelo. Además, el cabello tiene una una gran superficie expuesta a las agresiones externas, lo que unido a que el pelo en sí no tiene muchas defensas hace que los daños se acumulen con más facilidad que en el caso de la piel. Y, por supuesto, no podemos olvidar los efectos del estrés, que se refleja en una mayor sensibilidad cutánea.

Pero no siempre la culpa la tienen los factores externos, muchas veces es por nuestras malas costumbres. Y, más concretamente, porque no nos lavamos el pelo bien o no lo enjuagamos correctamente. Uno de los errores más habituales es poner el champú en la mano y de allí directamente a la coronilla; así que lo repartimos mal por el pelo, quedan zonas sin lavar y otras con exceso de jabón. Antes de empezar hay que asegurarse de que el pelo está bien mojado, ya que si no es así el champú no se deslizará por toda la melena y no podremos emulsionarlo bien. Luego es fundamental dedicar unos cuantos minutos a frotar y masajear, para que se desprendan bien la suciedad y las células muertas. Y lo mismo ocurre al enjuagar: nada de hacerlo deprisa y corriendo, echando el agua solo en una zona y olvidando las demás.

La solución pasa también por poner en marcha un plan detox que elimine todos esos elementos irritantes y permita a nuestro cuero cabelludo volver a funcionar con normalidad. Ojo, la paciencia es clave: hay que ser persistente para que las fórmulas hagan su trabajo.

Además de los tratamientos para usar en casa hay rituales de peluquería que nos pueden ayudar. Por ejemplo, el Capilar Intensivo de The Chi Spa comienza purificando el cuerpo cabelludo con un champú a base de jengibre y romero; luego se aplica una mascarilla de flor de la pasión y proteína de trigo, potenciando su efecto con calor húmedo y se masajea bien para relajar y activar la circulación.

En el Salón Oliveras, utilizan, en el protocolo Peeling My Scalp, una mezcla especial de hierbas, aceites esenciales y sales del Himalaya, junto con agua micelar y aceite de girasol. La combinación se personaliza en función de las necesidades específicas de cada cabello.

1. Recupera la armonía: BC Scalp Genesis Serum Calmante, de Schwarzkopf Professional, no lleva siliconas y tiene un complejo que reequilibra el cuero cabelludo. Además, aporta vitaminas para frenar el daño que causan el estrés y la contaminación.

2. Exquisito: La delicada peonía de China, relajante y equilibrante, es el ingrediente fundamental del serum calmante y antiirritante de Klorane. Se puede utilizar en cualquier momento en que se note alguna incomodidad en el cuero cabelludo.

3. Gana brillo: El champú Talasso-Scrub Efecto Detox, de Collistar, utiliza las sales marinas para limpiar las toxinas, las células muertas y los residuos de los productos capilares, especialmente los que dejan tintes.

1. Mientras duermes: Régénérescence Naturelle, de Leonor Greyl, lleva aceites esenciales, con propiedades calmantes y regeneradoras. Se aplica por la noche o antes de lavar el pelo.

2. Como una bruma: El Spray Detox de la línea anticontaminación de Franck Provost devuelve la fuerza al pelo estresado. La clave está en el aceite de Babasú, que protege y nutre la fibra; y un complejo vegetal que repara y previene los daños medioambientales.

3. Desde el interior: Inneov ha estado investigando para crear Duology 2 en 1, unas pastillas a base de lactobacilus, selenio y vitaminas del grupo E. Su combinación protege del daño oxidativo y calma el cuero cabelludo irritado o sensibilizado.

1. Detergente suave: Vital Plus Active limpia y sanea el pelo pero, en lugar de utilizar productos químicos, se basa en las propiedades regenerativas y protectoras del tomillo, el limón, la lavanda, el cajeput y el lúpulo.

2. Micelar: Pantene ha aplicado la tecnología del agua micelar a este champú purificante, especialmente eficaz cuando se trata de arrastrar las partículas que deja la contaminación.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios