Logo El Confidencial

Fast Fitness: plan de choque post-Navidad para triturar esos kilos de más

¿Te ha dado por recurrir al chaleco de electroestimulación para obtener el máximo resultado con el mínimo de esfuerzo? Te contamos los pros y los contras del electrofitness

Foto: Encuentra el método para despedirte de esos kilos de más que has cogido en vacaciones. (Foto: Puma)
Encuentra el método para despedirte de esos kilos de más que has cogido en vacaciones. (Foto: Puma)

Fast fitness, ¿sí o no? Esta es la cuestión. Y con la Navidad y los atracones nos parece un caramelo (que no engorda). Resultados inmediatos, trabajo de 400 músculos simultáneamente, pérdidas de grasa localizada… O bien: “10 minutos equivalen a 4 horas de pesas”. Estas son solo algunas de las promesas que rigen los carteles de los centros donde se aplica el electrofitness. Como enunciado es tentador, hay que reconocerlo. El sueño de resultados máximos con esfuerzo mínimo hecho realidad. Pero ¿qué hay de cierto en esta promesa? ¿Estos trajes están a la altura de la locura que han desatado? ¿Son para todo el mundo? Vamos a descubrirlo.

La electroestimulación es una técnica que consiste en generar impulsos eléctricos que se aplican a través de electrodos colocados en la piel, cerca de los músculos que se quieren trabajar o estimular. Es decir, estos impulsos eléctricos pretenden sustituir las órdenes del sistema nervioso central. Su finalidad es activar muchas fibras musculares al mismo tiempo que nosotros hacemos movimientos con el objetivo de mejorar nuestro rendimiento.

Tipos, según objetivo

¿Queremos recuperar o queremos ejercitar? Si queremos tonificar nuestro cuerpo, tenemos un amplio abanico de propuestas en los gimnasios, actividades al aire libre, deportes de equipo o individuales. Pero desde hace unos años también tenemos la posibilidad de colocarnos unos electrodos en el cuerpo que hagan circular pequeñas descargas de energía 'artificial' a nuestros músculos.

Existe la electroestimulación local, que normalmente se utiliza con el propósito de recuperar tras el ejercicio físico, y la electroestimulación global, que se aplica para la mejora de nuestra forma física, combinando los estímulos eléctricos con ejercicios dinámicos. Es lo que se conoce como traje de electroestimulación. "La localizada es más segura, principalmente porque sabes por dónde circulará la corriente y porque puedes colocar los electrodos en la zona específica que desees trabajar", asegura Jorge García, preparador físico de la selección española de hockey hierba y profesor de la UNIR.

Ventajas y riesgos

Una moneda siempre tiene dos caras. Esa lección ya nos la sabemos. Y en el caso de los trajes de electroestimulación también ocurre. Según las conclusiones de un estudio publicado en el NCBI en 2013, los trajes sí sirven para reducir la acumulación de grasa localizada. Además, puede ser una alternativa para personas sedentarias o de edad avanzada, que no pueden hacer ejercicio de forma convencional.

Sin embargo, deben utilizarse de forma adecuada, puntualiza Eva Ferrer, especialista en Medicina Deportiva y autora de libro 'Correr sin lesionarse, ¿es posible?'. "La seguridad no está nunca garantizada con estos dispositivos, ya que cada individuo tiene sus propias reacciones y, por lo tanto, debe adaptarse y personalizarse a las características de cada usuario". Un estudio publicado en 2016 por Wolfgang Kemmler en el 'British Medical Journal' también indica que hay que utilizar estos trajes con prudencia, adaptándolos a la rutina de cada individuo para evitar posibles complicaciones.

El principal riesgo es la rabdomiolisis, una patología que provoca la degeneración del músculo. Los chalecos no estarían recomendados para personas que sufren cardiopatías, epilepsia, hipertensión o enfermedades como diabetes o hipertiroidismo. Por lo tanto, si los vas a utilizar, anota García, debería ser de forma progresiva e intentando combinarlo siempre con ejercicios de movilidad, para no dejar de estimular el cerebro mientras recibes el estímulo eléctrico. Sin embargo, añade, "no creo que sean para todo el mundo. En fases de rehabilitación podrían tener un hueco, pero siempre es mejor que se utilice la electroestimulación de forma localizada".

Ahora que conoces las opciones, los pros y los contras, las ventajas y los riesgos, te toca decidir si quieres cantar, como Travolta en 'Grease', "It's electrifying!".

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios