Logo El Confidencial

Selfies: retoques estéticos, maquillaje y cremas para salir bien en las fotos

La gran dependencia de Instagram y otras redes se está traduciendo en un aumento de operaciones de cirugía estética. Se trata de lograr a toda costa el mejor autorretrato

Foto: Los handicaps beauty del selfie. (Foto: Imaxtree)
Los handicaps beauty del selfie. (Foto: Imaxtree)

La realidad está superando al rumor: cada vez hay más gente que pide cita con su médico o cirujano estético para hacerse un retoque y salir mejor en los selfies. ¿Una moda pasajera o un cambio en el estilo de vida? ¿Solo se operan los jóvenes o ya se han contagiado los de más edad? Y, por supuesto, ¿qué es lo que más nos cambiamos? ¿Cuántas fotos nos hacemos antes de considerar que salimos lo suficientemente bien para colgarla en alguna de nuestras redes sociales? ¿Diez? ¿Treinta? ¿Cien…? Seguro que hay gente que incluso más. Esta gran dependencia de Instagram y similares está repercutiendo en un auge de las operaciones de estética. Y mucho: en España han crecido nada menos que un 20%. Aunque no somos los únicos, ya que el mismo fenómeno se está produciendo también en países de nuestro entorno, como Estados Unidos.

Las razones son evidentes, como señala el Dr. Antonio Tapia, cirujano estético: “Vivimos pegados al móvil, especialmente los jóvenes; estamos sobreexpuestos, inmortalizados sin tregua y no siempre posando sino de cualquier manera. Antes, seleccionábamos las fotos que imprimíamos y podíamos elegir entre las que nos veíamos más favorecidos”. Sin embargo, hay que ser conscientes, como afirma el Dr. Tapia, de que las imágenes de los selfies suelen estar distorsionadas. “Como se toman desde más cerca, las proporciones no son fiables, la zona central suele quedar ensanchada y alargada porque está más próxima a la cámara. En una foto normal, que se suele hacer desde más distancia, el resultado es más armónico”.

Uno de los peores espejos

Es más, “los selfies son fotos con mala luz, con posturas forzadas y poco naturales. Es normal que siempre se vean defectos e incluso que estos parezcan incrementados. Es uno de los peores espejos en los que mirarse”, señala el Dr. Jesús Benito Ruiz, presidente de la Asociación Española de Cirugía Estética y Plástica (AECEP). En su opinión, “el selfie es una herramienta poco eficaz como diagnóstico estético; debe ser un profesional el que determine si una percepción subjetiva se ajusta a la realidad”.

Los jóvenes son los que más se preocupan por cómo salen en los autorretratos, pero los mayores tampoco se libran de esta dictadura digital. Mientras los primeros se preocupan más por el aspecto de su nariz o la forma del mentón, los segundos prestan más atención a las arrugas o el tener un aspecto envejecido. También hay diferencias en función del sexo: las mujeres son las que más se animan a operarse: 6 de cada 10, frente al 40% de los hombres, según los datos del Dr. Tapia.

Las intervenciones más demandadas

¿Qué es lo que más se busca? Suelen ser pequeñas intervenciones, poco invasivas y con un tiempo de recuperación corto. Entre las más demandadas, según el Dr. Tapia, están “la rinoplastia, para modificar la forma de la nariz, ya que como está en el centro del rostro es una de las zonas que más llama la atención en las fotos; reducir las bolsas y las ojeras mediante la blefaroplastia y evitar un aspecto cansado; recuperar el contorno de la mandíbula reduciendo la papada mediante pequeñas liposucciones o estirando la piel que sobra, y, al contrario, hacer que la barbilla parezca más grande. Y, por supuesto, reducir el aspecto de las patas de gallo y las arrugas en el entrecejo y alrededor de la boca”.

También está creciendo el número de personas que deciden probar técnicas que no requieran bisturí. Entre las más buscadas: las inyecciones de sustancias como la toxina botulínica, el ácido hialurónico y la mesoterapia, afirma el Dr. Benito Ruiz.

Ayudas de tocador

Para quienes tienen claro que no necesitan aguja ni bisturí pero quieren salir mejor en las fotos hay otras muchas opciones:

•​ ​Un extra de luz. Cromatone Meteorites Flash Illuminator Hair Serum, de Montibello, mejora la porosidad del pelo, hace que tenga más brillo y esté más suave.

•​ ​Con células madre. Apivita ha añadido células madre del tallo de naranjo a la fórmula de su Crema de Día Defensa Antiedad Iluminadora, con SPF 30. Tiene una acción global ya que, además de suavizar las arrugas y aumentar la elasticidad, mejora la capacidad de la piel para reflejar la luz.

•​ ​Intuitivas.Las sombras en stick Long-Wear Sparkle, de Bobbi Brown, llevan perlas multidimensionales para lograr un acabado mucho más brillante. Tienen una base en gel, por lo que el color se fija mejor y aguanta intacto más horas.

•​ Cero defectos. Los SOS Primer de Clarins juegan con los contrastes de colores para neutralizar los defectos y las imperfecciones. Así, el Boost de Luminosidad recurre al blanco, como fusión de todos los demás, para atraer la luz. Funciona en todos los tonos de piel.

•​ ​No te pongas roja. Para quienes suelen ruborizarse con facilidad o tienen pequeñas venitas marcadas en la nariz y los pómulos, el verde es su color. Es la clave de la prebase de maquillaje Secrets of Camouflage, de Deborah Milano que, además, reduce el aspecto de los poros.

•​ ​A cada uno, lo suyo. YSL se ha centrado en las necesidades concretas de cada tono de piel para crear sus Touche Éclat Blur Primer, unos preparadores que unifican, alisan y fijan más el maquillaje. El naranja hace que los cutis medios y oscuras no parezcan tan apagados; el rosa es para la tez clara y el azul va bien para todas las pieles.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios