Logo El Confidencial

La lista de alimentos que aceleran (y mantienen) tu primer bronceado

Por si has pensado en quedarte a vivir en el solárium del gimnasio hasta que cambies de color, estos son los alimentos que ayudarán a tu piel en esa hercúlea tarea

Foto: Aprovecha los primeros rayos de sol y mantén tu bronceado con estos alimentos. (Imagen: Zara Home)
Aprovecha los primeros rayos de sol y mantén tu bronceado con estos alimentos. (Imagen: Zara Home)

Por fin el frío parece que nos da un respiro y se nos está poniendo cuerpo de sandalia y minifalda. Solo hay una cosa que te impide deslumbrar en la recién inaugurada temporada de terracitas, chiringuitos y demás maravillas del aire libre, y no son los abdominales que te has trabajado a conciencia en el gimnasio durante todo el invierno, es que estás blanca cual sábana y vaso de leche de almendras. Por si estás haciendo tus cábalas sobre cómo rentabilizar tus exposiciones al sol y llegar a la playa en tu próximo descanso sin cegar al resto de turistas con tu palidez, ahí van las dos ideas que tienes que tener en mente: usa SIEMPRE protector solar (no dejes que tus ansias de cambiar de tono te creen problemas de salud) y refuerza tu dieta con los alimentos que tu piel necesita para hacer frente a tanto sol. Amil López Viéitez, de Dieta Coherente, te descubre cuáles son.

1. Si te vas a poner al sol: más antioxidantes, menos calorías... y pocos hidratos

Estudios con poblaciones que llegan a cumplir cien años, como las de Okinawa o Cerdeña, han demostrado que consumir menos calorías que tus vecinos funciona. “Una moderada restricción calórica se asocia con vivir más años y con mejor salud y calidad de vida, porque se cree que activa las sirtuinas, que son genes que regulan la producción de radicales libres y que mejoran nuestras defensas antioxidantes”, explica la experta.

¿Y qué tiene que ver eso con limitar tu capacidad para comer macarrones y pizza? Pues que el exceso de consumo de azúcar y de hidratos de carbono refinados aumenta la glucosa en sangre. Cuando la cantidad de glucosa es mayor que la que el cuerpo puede transformar en energía, se une a las proteínas que dan elasticidad a la piel produciendo una glicación. Este fenómeno es el responsable del envejecimiento de la piel porque genera desechos y radicales libres que hace que las fibras se tensen y la piel pierda elasticidad. Como consecuencia, aparecen las arrugas más fácilmente, la piel se vuelve flácida y es más vulnerable a los rayos ultravioleta del sol.

La solución a este proceso es consumir a diario cinco raciones de fruta, verdura y legumbres porque su contenido en fibra y antioxidantes para activar nuestros genes favorecen la resolución de la inflamación y frenan el envejecimiento prematuro de la piel y la aparición de arrugas, manchas y canas.

2. Date a la vitamina antes, durante y después del sol

La vitamina A y los carotenos son un auténtico tratamiento de belleza completo en versión comida porque mejoran la estructura y el aspecto de la piel, el cabello y las uñas. Los puedes encontrar en frutas y verduras como el melón, el mango, el caqui, la zanahoria, el tomate, los pimientos, las espinacas, los canónigos, los berros, el alga nori y el boniato.

La archiconocida vitamina C del zumo de naranja matutino es necesaria para la síntesis del colágeno y facilita la cicatrización. Si te vas a poner al sol, necesitas reforzar tu consumo de cítricos, grosellas, guayabas, pimientos, coles de bruselas, coliflor y brécol. Y si fumas, refuerza aún más su consumo o no lograrás resultados.

La vitamina E reduce el daño por radicales libres y mantiene la piel luminosa y elástica. Abunda en el aceite de oliva y frutos secos.

3. Utiliza antioxidantes y minerales para protegerte del daño solar

Los polifenoles y flavonoides son antioxidantes que reducen la formación y neutralizan los radicales libres que agreden a la piel. Abundan en bayas como arándanos y maquis, uvas, vegetales, té y vino. Para el correcto funcionamiento de las enzimas antioxidantes, además, necesitas ingerir algunos minerales que actúan como cofactores:

El selenio previene el daño celular. Fuentes de selenio son la carne de cerdo y de pavo, el pescado, el marisco y los frutos secos.

El zinc potencia la acción de la vitamina A, fortalece el cabello y favorece la cicatrización. Lo puedes encontrar en buena cantidad en el salvado de avena, el germen trigo, las pipas girasol y de calabaza, las semillas sésamo, el maíz, las algas y el chocolate.

El magnesio ayuda a estabilizar el calcio en los huesos y los dientes, calma el sistema nervioso y reduce los calambres. Está presente en frutos secos, cereales integrales y también en el chocolate.

El cobre aumenta la asimilación del hierro y de la vitamina C. Reduce las líneas de expresión y minimiza las manchas de la piel. Sus principales fuentes son las legumbres, los cereales integrales, el hígado, los mariscos, las ciruelas y las pasas.

El hierro activa la oxigenación celular, la formación de colágeno, el sistema inmune y hace sinergia con las vitaminas del grupo B. Su principal fuente son los moluscos como los mejillones y almejas, las carnes rojas, las legumbres, las verduras de hoja verde oscura, la col lombarda, el perejil, la alcachofa, el brócoli y la coliflor.

4. Y si ya estás en la tumbona, refuerza tu hidratación

Bebe todos los días por lo menos 1,5 litros de agua, para evitar la deshidratación y activar la depuradora del organismo. Recuerda que lo exterior también hay que cuidarlo desde el interior, para aportar ese extra de jugosidad que tu piel necesita cuando hace calor. Pero no todo es agua en los caminos de la hidratación, con estos cócteles que Amil López nos explica a continuación, conseguirás dos objetivos: hidratar tu piel y 'alimentar' tu melanina.

Smoothie activador del bronceado: echa en la batidora 1/2 mango en trozos, una rodaja de piña y 1/2 cucharada de limón, añade agua fría o hielo picado al gusto. Tanto la piña como el mango contienen betacarotenos y el limón previene la formación de manchas solares.

Si tu tono natural es poco bronceado, para ponerte morena más rápido, aprovecha los antioxidantes de este cóctel bronceador: cuatro cucharadas de remolacha, un puñado de moras y otro de arándanos. Por su alto contenido en resveratrol y vitamina C incrementan la producción de antioxidantes y colágeno, para una piel más luminosa.

No te olvides del gazpacho en todas sus formas: ya sea de tomate, fresas o sandía, esta bebida es la ideal para mantener el bronceado durante más tiempo. Los alimentos que prolongan esta coloración de la piel son todos aquellos que favorecen la secreción de melanina en tu piel, como los que contienen carotenos, que son precursores de la vitamina A y los que aportan vitaminas C y E. El tomate es muy interesante porque también aporta licopeno, un antioxidante muy potente y que mantiene tu piel luminosa, suave y elástica. Además, tiene propiedades anticancerígenas y es fotoprotector. Estas sustancias también están presentes en la sandía, las fresas y las cerezas.

5. Y si has metido la pata y te has quemado...

Además de incluirlos a diario en tu alimentación, si te has quemado incrementa la ingesta de ácidos grasos omega-3, que forman parte de manera natural del manto protector de la piel, manteniendo el agua en el interior de la célula. También son antiinflamatorios y ayudan a reparar el daño solar al mejorar la permeabilidad de membranas, favoreciendo la entrada de nutrientes. Se encuentran en el pescado azul, en los frutos secos y en las algas.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios