Logo El Confidencial
Trucos de belleza

La última novedad en manicura: un esmalte en polvo semipermanente que no daña la uña

Se llama dipping y es la tendencia que dará que hablar esta temporada en lo que se refiere a esmaltes. ¿Preparada para incorporarlo?

Foto: Un esmalte que no daña ni la uña ni la cutícula. (Imagen: Sabina Ciesielska)
Un esmalte que no daña ni la uña ni la cutícula. (Imagen: Sabina Ciesielska)

Cuando parecía que todo estaba inventado en el mundo de la manicura, cuando ya teníamos dudas entre elegir gel o shellac, efecto mojado o cromado, uñas cuadradas o redondeadas, va y llega una nueva técnica con vocación revolucionaria que va a cambiar por completo nuestra forma de concebir el esmaltado.

Y es que se acabaron los frascos, los pinceles, el secado al aire o con lámpara led. El dipping consigue todo eso y más. De momento ya está triunfando en Estados Unidos y se propone hacerlo esta temporada en España. "Creemos que no tardará en hacerse un hueco en nuestro país", asegura Beth Flordelis, encargada del salón The Beauty Fabrik, uno de los pioneros en ofrecer este servicio.

Así funciona la manicura en polvo

"La uña se prepara de igual forma que si fuésemos a hacer otro tipo de manicura, con limpieza de cutículas y diseño. A diferencia de otras técnicas, este tipo de manicura se caracteriza porque es en polvo que se va aplicando uña a uña quedando perfectamente adherido y cubriendo toda la superficie de la uña. Primero se aplica una base, con posterioridad el color y para finalizar, el top coat. ¡Igual que una manicura tradicional pero sin pincel ni lámpara!", relata Flordelis.

Busca fórmulas más respetuosas con tus uñas, como el dipping. (Imagen: Rachael Gorjestani)
Busca fórmulas más respetuosas con tus uñas, como el dipping. (Imagen: Rachael Gorjestani)

Todo son ventajas

El polvo no se pega nunca a la piel, por lo que el esmaltado queda perfecto: ni rebasa la cutícula ni deja un trocito de uña sin color. El resultado son unas uñas perfectas, uniformes, parecidas a las que se logran con el acrílico, pero de una forma mucho más respetuosa con la uña. Al no necesitar de lámpara para el secado (como ocurre con la manicura semipermanente), la técnica resulta mucho menos agresiva. Y, además, los tiempos tanto de aplicación como de duración son muy similares. "El proceso completo dura aproximadamente una hora y la manicura impecable mínimo 15 días dependiendo mucho del nivel de crecimiento que tenga cada persona pudiendo aguantar perfecta hasta un mes", asegura Flordelis.

Colores, tendencias y trucos

El catálogo de tonalidades es inmenso: más de 124 colores, entre los que se puede escoger el acabado mate o metalizado. Sin embargo, según informa Flordelis, hay un tipo de esmalte perfecto para esta técnica: "Es una técnica muy adecuada para hacer una manicura francesa perfecta ya que el tip se realiza a la perfección y con el ancho deseado solo con la aplicación del polvo".

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios