Logo El Confidencial
trucos de belleza

Cortarse el pelo no hace que crezca más fuerte y otras mentiras capilares

Conservas tu cabello como oro en paño, pero sigues haciendo algunas cosas mal. ¿Quieres saber cuántas? Sigue leyendo si quieres presumir de melena este verano

A conservar el pelo en correcto estado de revista le dedicamos mucho tiempo, esfuerzo, dinero…  y mitología. Cada maestrilla tiene su librillo y cada una de nosotras arrastra ideas y remedios de la abuela para tratar nuestra cabellera a cuerpo de reina… o al menos eso creemos. Pero muchas de nuestras creencias están desfasadas y ya es hora de que hagamos caso a los expertos y olvidemos tanta tontería capilar. La doctora Teresa Meyer, dermatóloga en la clínica BHR Clinic Spain y miembro de Top Doctors, nos quita algunas de estas ideas de la cabeza (y del pelo) para siempre.

1. Si el pelo se ha empezado a caer, ya no hay nada que hacer

Si aprecias que el número de cabellos que se pierden en cada cepillado matutino aumenta, no te pongas en lo peor. Lo importante cuando el pelo se empieza a caer es descubrir la causa de esa caída, y para ello es importante acudir cuanto antes a un dermatólogo especializado. Una vez se tenga un diagnóstico, se puede tratar y recuperar el pelo que se ha caído. Evidentemente, el diagnóstico precoz y tratamiento son fundamentales. Y por si tenías dudas, en ningún caso usar el secador va a hacer que se te caiga más el pelo: “El secador puede afectar el pelo si se utiliza un aire muy caliente, favoreciendo la sequedad y fragilidad capilar, pero no es la causa de una alopecia”, señala la experta.

2. El champú cuanta más espuma haga, mejor

Esta afirmación es falsa, de hecho, si el champú hace mucha espuma significa que contiene sulfatos, un tensoactivo sintético que limpia, pero resulta muy agresivo para la fibra capilar. Su acción frecuente deja el cabello sin grasa natural volviéndolo más quebradizo. Otro de nuestros mitos favoritos acerca del champú es el de pensar que lavarse mucho el pelo lo estropea. Pues tampoco, el pelo hay que lavarlo siempre que esté sucio. Un pelo muy graso, por ejemplo, generalmente precisa lavarlo una vez al día; si vas al gimnasio a diario, pues tres cuartos de lo mismo, pero si tu pelo es seco o normal, no tiene por qué pasar por champú y acondicionador a diario. Y una última duda sobre champús para desconfiadas de los nuevos productos: el champú seco no 'mancha' el pelo; de hecho, este producto puede ser una buena solución de emergencia para cabellos muy grasos en caso de no poder lavarlo a diario, ya que reduce la grasa. Eso sí, si se utiliza en exceso puede acumularse el producto y obstruir los poros.

3. Si el pelo está apagado, quebradizo y sin brillo, necesitas vitaminas

Pues no, el pelo puede estar también desvitalizado por factores externos como puede ser la contaminación, los tintes, los champús, etc… En caso de que el pelo esté quebradizo y sin brillo, lo suyo sería pedir ayuda profesional y valorar hacer una analítica específica y ver si existe alguna alteración vitamínica u hormonal, o si bien esa baja forma capilar obedece a factores externos. En verano, además, tenemos que estar atentos al sol: por su culpa estamos sometidos de manera continuada a la exposición solar, y la radiación ultravioleta de los rayos solares puede afectar a la integridad y bienestar del cabello. El sol es responsable de la formación de radicales libres y éstos actúan sobre la queratina aclarando el pelo.

4. La caspa se quita sola

La caspa (pitiriasis) es la descamación de la capa superficial de la piel del cuero cabelludo y puede ser debida a varios factores. De hecho se distinguen dos tipos, la caspa grasa y la caspa seca y cada una de ellas se controla con diferentes tipos de champú o lociones para ellos, por lo que si tu plan era ir al súper a comprar el primer anticaspa que vieras, piensa de nuevo. Ante un problema de caspa se recomienda una valoración dermatológica para que diagnostique el tipo de caspa que se padece y este especialista aconseje el mejor tratamiento para controlarlo.

5. Cortar el pelo lo fortalece (y hace que crezca más rápido)

Este es un mensaje, en especial, para todos los hombres del mundo. Lo sentimos chicos, raparse no hace que el pelo crezca más fuerte. “El proceso de fortalecimiento después de una época de debilidad capilar responderá a otro tipo de acciones como, por ejemplo, un tratamiento anticaída, un cambio hormonal, dejar de tomar algún tipo de fármaco o simplemente a un cambio estacional”, explica la doctora Teresa Meyer. Y este es un mensaje para las mujeres: no, cortar las puntas de tu melena no le va a dar el vigor de la cabellera de Sansón ni va a hacer que crezca más rápido. El folículo es una estructura proteica sin vida. La raíz es la responsable del crecimiento del pelo y esta no se entera de si cortamos las puntas o no. Lo que sí sucede es que cortar el pelo da una imagen de mayor grosor, pero es una percepción óptica.

6. Si estás embarazada, no puedes teñirte el pelo

Este es un gran clásico de los bulos capilares, pero tampoco es cierto. Teresa Meyer nos tranquiliza al respecto: “Los estudios indican que los productos presentes en los tintes son seguros y se pueden usar durante el embarazo. Además, solo pequeñas cantidades de tinte pueden ser absorbidos por la piel”. Otro clásico en cuanto a tintes es el de afirmar que si el último aclarado del pelo lo hacemos con agua fría, el tinte dura más. En realidad, para que la coloración aguante más, habría que lavar el pelo desde un principio con agua tibia, ya que cierra la cutícula y reduce la pérdida del color. Pero si hacemos un primer lavado con agua caliente y los posteriores con agua fría, no sirve de nada.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios