Desmontamos la historia de la bloguera que no se lavó el pelo en ocho meses
  1. Estilo
  2. Belleza
va de influencers

Desmontamos la historia de la bloguera que no se lavó el pelo en ocho meses

Su caso ha dado la vuelta al mundo y su testimonio ha hecho correr ríos de tinta. ¿Acaso es posible pasar casi un año entero sin utilizar champú? Lo cierto es que no

Foto: Imagen: Instagram Virginia Tapp/@bush_bambinos.
Imagen: Instagram Virginia Tapp/@bush_bambinos.

Virginia Tapp (@bush_bambinos) se ha convertido en una de las protagonistas de la semana. Igual solo por su nombre no la reconoces, pero si te decimos que es la bloguera que afirma llevar ocho meses sin lavarse el pelo, sabrás quién es enseguida. Su caso ha dado la vuelta al mundo y su testimonio ha hecho correr ríos de tinta. ¿Acaso es posible pasar casi un año entero sin utilizar champú? Lo cierto es que no. De hecho, aquí empiezan las incongruencias.

Y es que, según la propia influencer, no es que lleve ocho meses sin lavarse el pelo, es que ha abandonado los productos de higiene capilar habituales y los ha sustituido por soluciones caseras de dudoso efecto. ¿Se ha lavado el pelo? Sí. ¿Ha usado champú? No.

Para mantener el pelo limpio (e incluso con más brillo y lustre, según afirma ella) ha basado sus rutinas en una mascarilla elaborada a base de plátano y agua, y para la raíz, una mezcla de bicarbonato sódico y agua para que absorba el sebo. Increíble, pero cierto.

Unas soluciones que nos han parecido sorprendentes y que desde Vanitatis hemos decidido poner a disposición de los expertos para que nos confirmen que esta alternativa es viable. Su respuesta (atención spoiler) ha sido clara y meridiana: “No, esta mezcla no lava el cabello ni el cuero cabelludo”.

El doctor López Bran, dermatólogo especialista en problemas capilares y director y fundador de la clínica IMEMA, se muestra tajante: “Una higiene capilar correcta es fundamental y hay que hacerla utilizando un champú suave de uso frecuente de los que hoy en día venden en el mercado”. Descartamos en este punto el uso de sustitutos caseros a base de alimentos.

Una rutina que, en el caso de que el cuero cabelludo presentase algún tipo de complicación añadida, grasa excesiva, descamación o un cuadro mixto de grasa y caspa, “sería necesario alternar una o dos veces por semana con un producto específico de tratamiento”, continúa. Ni plátanos, ni bicarbonato.

El mito de lavarse el pelo a diario

Y es que parece que una vez más vuelve a la primera línea la falsa creencia de que el uso de champús con una frecuencia diaria estropea el pelo e incluso induce a la caída del mismo. Y nada más lejos de la realidad. Tal y como explica el experto consultado, “hoy en día, existen evidencias científicas suficientes que demuestran que el uso de un champú adecuado permite lavar el pelo y el cuero cabelludo eliminando los restos celulares y de secreciones, y permitiendo dejar el pelo y el cuero cabelludo en buenas condiciones”.

El doctor no se refiere a productos que valen una fortuna y que están a la venta en tiendas especializadas y farmacias. Nada de eso. “Para uso frecuente y para cabellos y cueros cabelludos normales -matiza-, con la aplicación de un champú suave de los que podemos encontrar en grandes superficies sería suficiente. La eficacia y la tolerancia de los elementos que tienen no debería alterar las condiciones fisicoquímicas del cabello”.

Por esto concluye el Dr. López Bran: “Seguir una rutina como la de esta chica puede provocar fuertes picores e incluso la caída del cabello”, consecuencias por las que desaconseja seguir este tipo de rutinas tan peculiares.

Tendencias de belleza
El redactor recomienda