Logo El Confidencial
Tips de celebrity

El secreto del cuerpo de Jennifer Aniston que (parece que) ha vuelto a enamorar a Brad Pitt

La mítica Rachel y las Kardashian se han apuntado al ejercicio más desestresante, adrenalítico y duro que puedes encontrar

Foto: Jennifer Aniston está estupenda con 49 años. (Imagen: Reuters)
Jennifer Aniston está estupenda con 49 años. (Imagen: Reuters)

¿Qué tiene el battle ropes que está seduciendo a todas las famosas y que cada vez es una disciplina más habitual en los gimnasios? Mientras Jen se preparaba para el rodaje de 'Somos los Miller' (Rawson Marshall Thunber, 2013), la célebre Rachel de 'Friends' se aficionó al entrenamiento con cuerdas. Debía aparecer desnuda en una escena y con este entrenamiento consiguió el físico que anhelaba. Desde entonces se ha dedicado a cantar sus alabanzas. Asegura que es divertido, pero no niega que es realmente duro. Kim Kardashian es otra de las aficionadas a esta nueva moda del fitness y, recientemente, se grabó en el garaje de su casa dándole fuerte a la cuerda y colgó las imágenes en Snaptchat. Su hermana, Khloé, hizo lo propio en un gimnasio y subió el resultado a Instagram.

Dos cuerdas y un destino: estar en forma

Para practicar el battle ropes se necesitan dos cuerdas, de entre 15 y 20 metros de largo y de 38 milímetros de grosor atadas a una columna (o a un árbol, por si te da por practicarlo al aire libre). Su peso es considerable y los ejercicios suelen consistir en conseguir que serpenteen, hagan círculos o batirlas con fuerza. También existen algunas modalidades que se pueden hacer en pareja.

En general, los ejercicios de battle ropes se llevan a cabo en los entrenamientos funcionales y en los HIIT (high intensity interval training). También se incluyen en el CrossFit. Requiere mucho esfuerzo, pero a la vez es divertido y sirve para descargar adrenalina y liberar estrés. Se ha de tener en cuenta que en la mayoría de los casos se combina con otro tipo de ejercicios. Aunque también existen rutinas que únicamente emplean las cuerdas y que suelen durar entre diez y quince minutos.

Con este ejercicio se trabaja la fuerza de una forma completa. (Imagen: Keystone Fitness Club)
Con este ejercicio se trabaja la fuerza de una forma completa. (Imagen: Keystone Fitness Club)

La clave: una buena postura

Este tipo de ejercicio tiene una ventaja: no hay impacto y por tanto las articulaciones no padecen ni se lesionan. Pero es importante hacerlo adoptando una buena postura, para no forzar otras partes del cuerpo. Debes colocarte con las piernas un poco separadas y los brazos separados a la altura de los hombros. Flexiona las rodillas, inclina el tronco un poco hacia delante con la espalda recta. Para tener más fuerza y que el ejercicio sea aún más eficaz se ha de mantener activo el abdomen, es decir, contraído. Una vez en posición, los brazos ya pueden empezar a mover las cuerdas. Existen algunas otras variantes, como hacer el ejercicio desde el suelo o con una pierna adelantada.

¡Y a perder kilos!

El battle ropes es un ejercicio cardiovascular, que suele llevarse a cabo en entrenamientos de cardio, ergo se pierden kilos. Este ejercicio es un auténtico quemagrasa. Y si se lleva a cabo a una intensidad elevada, tiene el beneficio añadido de que, una vez has acabado de hacer a sesión, tu organismo sigue quemando calorías. Evidentemente, para ver los resultados se tendrá que ser regular con el ejercicio y acompañarlo de una dieta saludable.

Ejercicio para todo el cuerpo

Debido al tipo de movimientos que exigen las cuerdas, se trabajan grandes grupos musculares. El mayor esfuerzo lo llevan a cabo los bíceps y los tríceps, pero también se trabajan los hombros y muy especialmente el core. La postura que se adopta hace necesario estabilizarlo para llevar a cabo el movimiento. De esta forma, los abdominales y los glúteos también se benefician del entrenamiento. En general, con este entrenamiento se consigue tonificar y endurecer, que siempre viene bien de cara el verano.

Fuerza y resistencia

Gracias al esfuerzo cardiovascular, las cuerdas nos ayudan a ganar resistencia, que después se puede aplicar a otro tipo de entrenamientos. También sirve para aumentar la fuerza. Estos dos beneficios posibilitan que sea una rutina que se puede combinar con otras disciplinas. Por ejemplo, muchos corredores la emplean precisamente para mejorar sus niveles de fuerza y resistencia con una actividad de impacto articular bajo. De todas formas, si lo que se busca es el crecimiento muscular, se tendrá que apoyar esta práctica con sesiones de pesas.

Y es buena para la cabeza

A todos estos beneficios, que se pueden medir con una balanza o con un centímetro, se le ha de añadir otro que es mucho más intangible: la descarga de adrenalina, la diversión y la forma de acabar con el estrés. Maniobrar con las cuerdas tiene algo diferente al resto de ejercicios y la fuerza que se ha de emplear combate cualquier demonio que te rondara antes de la sesión.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios