Logo El Confidencial
para pros

Máster en máscara de pestañas: cómo aplicarla y cuál elegir

La oferta actual es tan amplia que cuesta decantarse por una. Hoy te simplificamos la tarea enseñándote algunas de nuestras favoritas

Foto: El cuidado de las pestañas parte de una buena limpieza. (Imaxtree)
El cuidado de las pestañas parte de una buena limpieza. (Imaxtree)

Es uno de los esenciales de tu neceser. En su afán de embellecer a los 'espejos del alma' y abrir la mirada, las fórmulas se sofistican y se adaptan a tus necesidades. Tus deseos (beauty) son órdenes para ellas.

Seguro que alguien de tu entorno utiliza el término rímel para referirse a cualquier máscara de pestañas. Este fenómeno de metonimia tiene su lógica y es que fue el señor Eugène Rimmel su inventor en el siglo XIX. Después, los precursores de Maybelline mejoraron la idea y la madame de la belleza, Helena Rubinstein, centró muchos de sus avances cosméticos en innovar sobre la fórmula. Bajo su mítica frase “Una mirada puede cambiar el mundo”, se le otorga el honor de ser la inventora del formato actual, de haber ideado la primera máscara a prueba de agua (para la exhibición de natación sincronizada en la Feria Mundial de Nueva York de 1939) y la inédita opción recargable automática en 1958.

YSL, Lancôme, Nars y Givenchy.
YSL, Lancôme, Nars y Givenchy.

1. Mascara Vinyl Couture, de Yves Saint Laurent (35 €). Con cuatro aceites biomiméticos (argán, cártamo, almendra dulce y ricino), su acabado con efecto vinilo curva las pestañas, las alarga y aporta un volumen espectacular. ¿Lo mejor? La encontrarás en nueve colores. Elígelos según tu estado de ánimo. 2. Monsieur Big Waterproof, de Lancôme (32 €). La inédita Monsieur Big nos conquistó hace más de un año con su alta concentración de pigmentos y el volumen que aportaba a la mirada. Su versión resistente al agua cumple lo que promete: no se cuartea y se adapta hasta al ritmo de vida más frenético. 3. Noir Interdit, de Givenchy (33,50 €). Edición limitada en tono Dark Red Nº 2. Enriquecida con aceite de rosa negra y vitaminas, cubre las lashes con una textura de seda fácil de extender. Su segunda ventaja es su aplicador, un cepillo plegable a 90º que permite curvar con cada pasada. La tercera es su color… Ideal. 4. Climax Mascara, de Nars (25 €). Sin apelmazar, su fórmula fluida eleva las pestañas desde la raíz, curvándolas y aportando un extra de volumen. Aconsejan empezar a trabajar las puntas para conseguir un grosor habitual. El gran descubrimiento de la temporada.

Desde entonces, nunca ha pasado de moda

Lo aplicarás como los profesionales. Hazlo sobre las pestañas limpias y secas. Desde la raíz hasta las puntas y haciendo movimientos de zigzag desde el interior del ojo hasta el exterior. Si decides lucir un look más dramático, no te olvides de las inferiores, maquillándolas a toquecitos con la fórmula que ha sobrado tras trabajar las superiores.

Prestarás atención al desmaquillado. Aplicar la máscara sobre la superficie perfectamente limpia es esencial para evitar grumos de producto. Para ello, puedes calentar un poco de desmaquillante con los dedos y masajear la zona con suavidad, o impregnar un algodón y colocarlo sobre los ojos unos segundos antes de retirarlo con suavidad. Importante: nada de frotar.

Solo sacarás el aplicador las veces que sea estrictamente necesario. Ese glamuroso gesto de introducir el cepillo en el envase de forma compulsiva no es necesario. Más bien es totalmente prescindible si quieres alargar la vida de tu preciado cosmético, pues permite que entre aire y la fórmula se reseque.

Nunca compartirás tu máscara. Jamás. Ya sabes que los ojos son muy sensibles y utilizar un cosmético específico que no sea el tuyo puede provocar reacciones inesperadas e indeseables. Es más, resulta muy práctico tener algún aplicador extra (reciclado de alguna referencia antigua) perfectamente limpio por si notas alguna molestia.

Te aliarás con algunos de sus extras. Busca fórmulas con provitaminas o busca concentrados nutritivos que fortalecen la raíz para unas pestañas espectaculares hasta desnudas. Y no te olvides de los rizadores y peines para redondear tu experiencia con la máscara.

Recordarás que hay vida mas allá del negro. Los colores pueden ser tus aliados si recuerdas la rueda de pigmentos complementarios. ¿Algún ejemplo? Si eres muy rubia quizá te sientas mejor con una fórmula marrón, los fluidos azules camuflan las rojeces de la mirada (y parece que estás más despierta) y los tonos morados encajan con los ojos verdes.

Helena Rubinstein, Talika, Charlotte Tilbury y Clarins.
Helena Rubinstein, Talika, Charlotte Tilbury y Clarins.

​​​

1. Lash Queen Wonder Blacks, de Helena Rubinstein (32,50 €). La última incorporación al portafolio de la firma consigue tratar todas las pestañas, incluso las más pequeñas con un cepillo con 360 cerdas. Su fórmula inspirada en los tratamientos capilares está enriquecida con pro-keratina para nutrir sin apelmazar. 2. EXTRA: Lipocils Expert, de Talika (41,90 €). En edición limitada. Si hablamos de pestañas, es imposible no nombrar a la fórmula por excelencia que se dedica a activar su crecimiento, prevenir la caída y mejorar la pigmentación. Su complejo botánico cumple 70 años embelleciendo miradas y cuenta con un packaging inédito. 3. Legendary Lashes Vol.2, de Charlotte Tilbury (32,55 €). En Sephora. En su afán de lograr el lujo de Hollywood, la última gran firma de maquillaje en aterrizar en Sephora aumenta el volumen en un 507% en una pasada. Y en un profundo color negro azabache. 4. Supra Volume Mascara, de Clarins (29,50 €). En edición limitada. Sus pigmentos negro carbón gozan de una pureza extrema con el fin de captar la luz y ofrecer la mayor saturación de color. Además, cuenta con un booster que ayuda a espesar con cada pasada. Y ahora la encontrarás en una edición limitada que te conquistará.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios