Logo El Confidencial
claves para la salud de tejidos y huesos

Qué propiedades tiene la vitamina K y por qué la necesitamos

Esta vitamina proporciona diversos beneficios a nuestro organismo, como dotar de una mayor salud a los huesos. Además se utiliza en tratamientos de estética para la piel

Foto: La vitamina K es clave en la salud de la piel del rostro (Getty).
La vitamina K es clave en la salud de la piel del rostro (Getty).
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    ¿Alguna vez habías oído hablar de la vitamina K? Es una de las 13 vitaminas que necesita nuestro organismo. Como sabes, estas son imprescindibles para que nuestro cuerpo esté saludable. A diferencia de los nutrientes –como pueden ser las proteínas, los carbohidratos o las grasas–, las vitaminas no proporcionan energía.
    Sin embargo, son imprescindibles para que nuestro cuerpo funcione correctamente. Además, le ayudan a regular los sistemas metabólicos al tiempo que participan en la formación de químicos del sistema nervioso y son necesarias tanto para el crecimiento como para la salud.

    ¿Sabías que en Estados Unidos y en algunos países europeos se les administra vitamina K a los recién nacidos? Esto es debido a que los bebés no producen vitamina K y la que reciben de la leche materna no es suficiente. El objetivo no es otro que evitar una posible hemorragia cerebral. Por otro lado, no hay necesidad de almacenar esta vitamina porque durante el proceso se regenera. Dependiendo del país, se recomienda una mayor o menor ingesta. Algunos expertos señalan que es suficiente con consumir 0,1 mg al día. En lugares como Austria, Alemania o Suiza se recomienda 70 microgramos, mientras que en Estados Unidos 120.

    La Vitamina K es clave para una buena salud del organismo (Getty).
    La Vitamina K es clave para una buena salud del organismo (Getty).

    Qué funciones tiene la vitamina K

    La vitamina K tiene la función de ayudar a la síntesis de numerosos factores de coagulación. De hecho, reacciona con algunas proteínas encargadas de este proceso. Dicho de otra manera, esta vitamina ayuda al cuerpo a desarrollar huesos y tejidos saludables gracias a las proteínas. Asimismo, produce proteínas que ayudan a coagular la sangre. Por lo tanto, una carencia de esta vitamina en nuestro cuerpo aumenta el riesgo de sufrir hipertensión y cataratas. Además puede provocar un sangrado abundante, que podría iniciarse con un sangrado de encías o de nariz. Esto dependerá del tipo de vitamina del que se tenga deficiencia.

    Hay que tener en cuenta que la vitamina K es liposoluble. Esto quiere decir que es soluble en aceites y grasas. Eso sí, existen dos tipos:

    • Vitamina K1, también conocida como fitomenadiona. Está presente en la coagulación sanguínea. Se encuentra en la mayor parte de nuestra dieta, en concreto en verduras de hoja verde oscura. Esto es: brócoli, espinacas, coles de Bruselas o lechuga, entre otras fuentes.
    • Vitamina K2 o menaquinona. El encargado de producir esta vitamina es el intestino grueso. Esta vitamina permite fijar el calcio en nuestros huesos. Podemos encontrarla en los productos lácteos.
    • Aunque podríamos hablar de un tercer tipo: la vitamina K3 o menadiona. Esta se crea en los laboratorios para ayudar metabolizar los dos anteriores.

    La vitamina K ayuda a combatir las ojeras (Getty Images).
    La vitamina K ayuda a combatir las ojeras (Getty Images).

    Beneficios también en cosmética

    Como no podía ser de otro modo, aporta beneficios a nuestro organismo. Un buen ejemplo es lo que hemos apuntado: y es que hace posible que la sangre coagule correctamente, que nuestros huesos estén saludables y que los vasos sanguíneos se mantengan en buen estado.

    En este sentido, cabe destacar esas propiedades anticoagulantes y cicatrizantes. De ahí que puedas encontrarla en numerosas cremas y geles que se crean para aliviar la piel. Y es por eso que se suela emplear en el tratamiento de pieles irritadas, con el fin de revitalizarlas y devolverles el brillo de nuevo. Asimismo, también es útil para la eliminación de ojeras y las venitas de la piel.

    Por otro lado, reduce la aparición de la osteoporosis. Como ya hemos comentado, la vitamina K2 ayuda a fijar el calcio en la proteína que contienen los huesos (osteocalcina). Esto hace que mejore la salud de ósea de nuestro cuerpo. Además, evita que el material graso se acumule en las paredes de los vasos sanguíneos. De este modo, ayuda a prevenir la arterioesclerosis. O lo que es lo mismo, que se produzcan coágulos de sangre, principal causa de derrames cerebrales o ataques al corazón.

    En definitiva, como puedes observar, la vitamina K es muy importante para nuestro organismo. Sin embargo, deberemos tener cuidado con su ingesta en el caso de se estén tomando anticoagulantes. En este caso, se deberá vigilar la cantidad de vitamina K que se consume. Por lo que se recomienda siempre acudir al médico.

    Belleza

    El redactor recomienda

    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios