Logo El Confidencial
no hace falta ser 'el grinch'

Cinco trucos para no engordar estas fiestas

Disfrutar de las comidas familiares y cenas de amigos sin llegar a enero con sobrepeso es posible. Te contamos algunos de los mejores consejos para mantener la línea

Foto: Chocolate caliente (Pixabay)
Chocolate caliente (Pixabay)
Autor
Tiempo de lectura3 min

Es inminente. La Navidad está aquí y con ella las largas comilonas, sobremesas con turrones y cenas interminables. No es fácil acabarlas con el mismo peso que las has empezado, pero si te lo propones puedes minimizar los daños para intentar que los kilos cogidos sean los mínimos y evitar tener que hacer dieta después. Te damos cinco trucos para no engordar estas fiestas. ¡Toma nota!

Las claves para no engordar en Navidad

Elige tus batallas. Imposible comer de todo y cada día. En casa, no compres dulces o no los tengas a tu alcance, en caso de que debas tenerlos. Es fácil caer en la tentación de tomar un polvorón con el café a diario, empezando en el adviento, y terminar desayunando roscón. No te prives, pero céntrate en los días de celebración y elige bien tu fuerte. Si te pierden los entrantes y el picoteo, disfruta sin remordimientos pero pasa de postre. Si no puedes prescindir del dulce, ten cuidado con las cantidades. Como siempre, la clave para no engordar estas fiestas es la moderación.

Postre navideño (Pixabay).
Postre navideño (Pixabay).

Si tienes la dudosa suerte de preparar tu el menú, elige entrantes poco calóricos, como los espárragos, un segundo al horno con poca grasa, como un pollo negro o un pescado y un postre que no sea una bomba, como una tartaleta de manzana o vasitos de yogur con frutos rojos. Es posible un menú festivo pero equilibrado.

¡Cuidado con el alcohol! Muchas de las calorías que ingerimos en Navidad vienen con la bebida. Son días de brindis, de cervezas antes de comer y de copas antes de cenar. Además de ser muy perjudiciales, son calorías vacías, alimentos con nulo valor nutricional. Céntrate en la comida y disfruta de un buen vino, pero ahórrate el resto si quieres mantener la línea. Los refrescos, absolutamente prohibidos.

Muévete cada día (Pixabay).
Muévete cada día (Pixabay).

Haz ejercicio a diario. Con las vacaciones y los días de fiesta es fácil olvidar nuestra rutina de gimnasio o running. Lo mejor es agendarla, como si fuera una llamada de trabajo, para buscarle un hueco en el día. Si lo haces nada más levantarte, activas tu metabolismo desde primera hora y tienes menos probabilidades de buscarle una excusa o plan alternativo. Para los que no son adictos al deporte, trata de hacer los recados o acudir a las citas caminando siempre que sea posible, o propón dar un paseo en familia después de las comidas en lugar de charlar frente a la bandeja de mazapanes. ¡Lo importante es moverse!

Compensa. Aunque no valen los atracones seguidos de ayuno para volver a empezar, no es mala idea compensar el número de calorías diarias. Se trata de aplicar el sentido común y después de una gran comilona, puede que hacer una cena ligera con un par de piezas de fruta sea lo que más te pida el cuerpo. Eso sí, no lo uses como arma para poder desayunar a lo grande de nuevo a la mañana siguiente. Deja al estómago descansar, y que pasen al menos doce horas entre la cena y el desayuno. Y si te animas, prueba con moderación el ayuno intermitente.

Bodegón de frutas (Pixabay).
Bodegón de frutas (Pixabay).

Pésate. Pasa por la báscula cada día. No es cuestión de obsesionarse, pero si no te pesas hasta el día 7 de Enero, lo más probable es que te lleves un disgusto. Ir siendo consciente del peso que vamos ganando nos ayuda a ponerle remedio antes de que sea demasiado tarde…Y tu, ¿tienes algún truco para no engordar estas fiestas?

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios