Logo El Confidencial
despertarse con el delineado intacto

¿Tatuarse la raya del ojo? Existe y se llama microblading eyeliner

Si siempre has soñado con que tu delineado esté perfecto ocurra lo que ocurra, ahora puedes hacerte un cat eye semipermanente... Pero duele, un poco

Foto: Modelos durante el desfile de Dior Primavera-Verano 2019.
Modelos durante el desfile de Dior Primavera-Verano 2019.

De los creadores del microblading tradicional ha llegado esta nueva técnica que promete lograr que tu delineado perfecto no se mueva ni un ápice en más de 12 meses. Sí, como lo estás leyendo. Como si se tratara de un tatuaje que se queda en tus párpados de forma semipermanente, el microblading eyeliner está comenzando a hacer ruido en internet y descubrimos de qué se trata, para qué sirve, cómo se realiza y sus efectos secundarios.

Aún recordamos con una mezcla de dolor y sorpresa el microblading que lograba poblar las cejas (de forma visual, a lo efecto óptico griego). Unas pequeñas agujas rellenaban las pequeñas calvas de las cejas, pelo a pelo. El resultado eran unas cejas perfectas, que nunca se despeinaban y que dejaban un aspecto muy natural. Estaba especialmente recomendado para aquellas mujeres que habían perdido el pelo de sus cejas como resultado de tratamientos agresivos como la quimioterapia, para rellenar esas pequeñas calvas que surgen sin explicación o simplemente para todas aquellas personas que, en algún momento de su más ignorante juventud, se habían pasado depilándose. Este tratamiento que solo se podía recibir en centros de estética especializados se convirtió en una solución entre dolorosa y efectiva que permitía olvidarse durante varios años de los brow bars y los productos de maquillaje para cejas.

Pero las innovaciones estéticas no dejan de asombrarnos y ahora el microblading ha dado el siguiente paso. Si uno de los momentos más difíciles y que más tiempo lleva a las mujeres es el de delinearse los ojos…, ¿por qué no desarrollar un delineado permanente? El tatuado de maquillaje no es algo nuevo, así que si estabas pensando que esta nueva técnica consistía en tatuarse la raya del ojo, no es el caso.

El microblading eyeliner consiste en el dibujo a lápiz de un delineado a tu gusto (más o menos grueso, con rabillo o sin él, a ras de las pestañas, etc), que luego será repasado con una aguja cargada de tinta, que depositará el color en la zona señalada. Esta aguja (a la que también llaman pluma) es 'menos profunda', por lo que la tinta no penetra en capas más internas de la piel, como ocurre con los tatuajes, por ello tiene una duración en el tiempo de alrededor de un año.

El especialista que se encarga del microblading eyeliner va introduciendo el color a través de pequeños pinchazos, el efecto es como si fuera pelo a pelo. La pluma, igual que la del microblading tradicional, es oblicua, no es una aguja al uso; por ello, en cada 'pinchazo' se traza una pequeña línea, no un punto.

Por si te lo estabas preguntando, se puede aplicar tanto en el párpado superior como en el inferior. Primero se pasa por debajo de las pestañas, sin tocar la línea de agua, y luego como en el delineado tradicional. De esta forma, tras varias pasadas, el párpado queda delineado, se retira el exceso de tinta y se deja el ojo al aire. Según la intensidad del color y la precisión del trazo que desees -puede que quieras ser una auténtica pin up con el cat eye más largo y ascendente de la historia-, la esteticista repasará la zona 'tatuada' más veces, depositando más tinta.

¿Tatuarse la raya del ojo? Existe y se llama microblading eyeliner

Has pensado en el dolor mortal que debe significar. Sí, no estás sola, nosotras también hemos cerrado los ojos muy fuerte al verlo, pero por suerte, antes de proceder con el tratamiento se aplica una crema anestésica que hace que no notes nada.

Sin embargo, y por si todo el embrollo de la técnica no te había parecido lo suficiente complicado/terrorífico del mundo, tras el tratamiento, evidentemente hay que pasar los efectos secundarios inmediatos. De la hinchazón de los párpados no te salva nadie, piensa que, al fin y al cabo, estos han recibido cientos de pinchazos y, claro, eso acaba doliendo. Todo esto lo hemos podido descubrir gracias al blog 'Lab Muffin', en el que su creadora, Michelle, se somete al microblading eyeliner y cuenta cómo fue el después y el tiempo que tardó en verse como un delineado natural, que ya te adelantamos que fueron alrededor de dos semanas después del tratamiento.

Los cuidados post microblading eyeliner son sencillos y bastante lógicos. Nada de maquillaje durante una semana (ni sombras, ni máscara de pestañas, ni delineado), lava tu rostro con agua, evita el contacto de la zona con jabones durante dos semanas. Aléjate del sol, las gafas se convertirán en tus mejores aliadas y cuanto más oscuras, mejor para que así nadie vea tus párpados hinchados. Aplica la crema que te den en el centro estético 3 veces al día durante 2 semanas y, aunque te pique o moleste, ¡no te quites la costra!

La verdad es que aún no sabemos si nos gusta, nos pica la curiosidad o nos da pánico, pero desde luego es todo un descubrimiento.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios