Logo El Confidencial
Deberes dermatológicos

Cambio de armario beauty: así debes cuidar tu piel en otoño

Mientras le decimos adiós al verano con una mano, con la otra comenzamos a aplicar todos los cuidados tras las agresiones que el sol, el agua y el viento han dejado de souvenir en nuestro rostro

Foto: ¿Qué debes cambiar de tu rutina de belleza en otoño? (Imaxtree)
¿Qué debes cambiar de tu rutina de belleza en otoño? (Imaxtree)

Igual que cambiamos la ropa de una estación a otra, cuando las condiciones climatológicas se empeñan en indicarnos que el verano llega a su fin, toca adaptar nuestra piel a la estación que entra, en este caso el otoño. Y si creías que al haber veraneado en la montaña tu piel no había sufrido, te equivocas. Marta Hermosín, farmacéutica y consejera de dermocosmética y nutrición del Instituto de Dermatología Integral, señala hasta tres escenarios típicamente veraniegos y no demasiado buenos para nuestra piel.

Si eres de playa, la falta de hidratación y las manchas pueden ser tus compañeros de viaje. Si por el contrario eres de montaña, ¡sorpresa! La fricción del viento, la falta de hidratación y la sobreexposición solar te habrán dejado de regalo pequeñas arañas vasculares, del tipo telangiectasias, pérdida de elasticidad o manchas solares.

Y si eres de los pobres desafortunados que no se ha ido de vacaciones y se ha quedado en la ciudad, seguro que te has entregado a excesos veraniegos del tipo comilona, alcohol o pocas horas de sueño… Pues bien, tu piel también lo ha notado y estará “más mate, fatigada y con algún molesto granito”, apunta Hermosín.

El otoño es la estación ideal para un peeling. (Imaxtree)
El otoño es la estación ideal para un peeling. (Imaxtree)

Ante tales agresiones, el otoño es el momento de pisar el freno y comenzar a trabajar sobre las necesidades de la piel de una forma activa y la mejor forma de hacerlo es cambiando nuestra rutina de cuidados. El descenso de las horas de sol y la bajada de las temperaturas serán las grandes aliadas para los tratamientos intensivos.

Adiós, capas veraniegas

Lo primero es la limpieza. Y con limpieza no nos referimos solo a lavar el rostro a diario. Es necesario realizar una limpieza en profundidad. Llega el momento de entregarse de lleno a la exfoliación, el peeling y la vitamina A. Hola, viejas amigas, venid a llenar de luz mi apagado rostro posvacacional.

Desde el primer día, la exfoliación es nuestra gran aliada. Además, según nos aclara la farmacéutica Esther Sansi, experta en dermocosmética y en el cuidado de la piel, “el moreno está en la capa más profunda de la piel y por tanto no desaparece al exfoliarla, de modo que eliminaremos cualquier residual de solares, exceso de sudoración y afinaremos la capa superficial de la piel, para que luzca suave y luminosa”. Pero esta leve exfoliación, que podemos aplicar una o dos veces por semana, es solo el principio.

Cómo tratar la falta de hidratación y luminosidad. (Imaxtree)
Cómo tratar la falta de hidratación y luminosidad. (Imaxtree)

Comenzar desde cero

Para actuar sobre, por ejemplo, las manchas solares se recomiendan los tratamientos despigmentantes, previo paso de una exfoliación que elimine las células muertas de la piel y permita que penetren más los activos.

Al tratarse de tratamientos fotosensibles, Marta Hermosín recomienda hacerlos a partir de diciembre: “Lo primero que habría que hacer es una correcta exfoliación para actuar sobre aquellas manchas superficiales durante el otoño, eliminando así las células muertas, para ya en invierno iniciar tratamientos dermatológicos despigmentantes, que actúen en planos más profundos de la piel”, aclara.

Hay nuevo sérum en la oficina

En toda rutina de belleza para cuidar la piel, después de la limpieza llega el momento del sérum; sin embargo, no vamos a utilizar el mismo que aplicamos durante el verano. El suero es la excusa perfecta para introducir cosméticos que rehidraten la piel y aclaren las manchas, con propiedades antioxidantes y regenerantes. Para esta última necesidad, la doctora Elena Martínez Lorenzo, dermatóloga de la Clínica Pilar de Frutos, recomienda comenzar a usar el retinol (o vitamina A, un importante antioxidante).

El otoño es la estación para reparar los daños del verano. (Imaxtree)
El otoño es la estación para reparar los daños del verano. (Imaxtree)


La hidratación es otra de las grandes necesidades de la piel en esta estación. Durante el verano la piel se deshidrata, “la sobreexposición a la luz solar hace que se pierda agua de la capa media de la piel (dermis) y ascienda a la capa superficial (epidermis)”, explica la doctora Jazmín Fragoso, de Beoxy.

Cuando el famoso manto hidrolipídico, cuya función es la de evitar la pérdida de agua, sufre los daños colaterales del sol, deja de cumplir su función y la piel pierde el agua y termina deshidratándose.

[LEER MÁS: ¿Tienes miedo al retinol? Existe una alternativa que no irrita]

Para aportar esa profunda hidratación, el sérum otoñal debe contener ácido hialurónico en una alta concentración. Según la farmacéutica Esther Sansi, “se puede incorporar un tónico hidratante poslimpieza diaria o incluso un sérum de oxígeno o de ácido hialurónico que restaure el manto hídrico de la piel, pero siempre haciendo hincapié en la limpieza integral y la exfoliación”.

Hidratación, iluminación y regeneración: esto es lo que le debes pedir a tu sérum de otoño.
Hidratación, iluminación y regeneración: esto es lo que le debes pedir a tu sérum de otoño.

Un buen momento para probar: Radiance Booster de BeOxy (c.p.v.). Sérum iluminador que contiene vitamina C, ácido hialurónico y regenerantes como el caso de la caléndula. 2. Vitamin C Ceramide Capsules Radiance Renewal Serum de Elizabeth Arden (58€). 3. Sérum con vitamina C de Mario Badescu (51,95€). Aplicado en noches alternas, ayuda a corregir el tono y devolver la luminosidad. 4. Clinique Fresh Pressed™ Reparación Antiedad con 10% Vitamina C (22,50€). Tratamiento de 7 días para devolver luminosidad con vitamina C pura.

[LEER MÁS: Qué es un booster y todas las cosas maravillosas que puede hacer por tu piel]

Toca entonces hablar de ingredientes mágicos como la vitamina C (ácido ascórbico), cuyas propiedades blanqueantes se cuelan entre los cosméticos que incluir en la rutina otoñal. Aplicado sobre la piel, ayuda a homogenizar su tono, aportando luz y aclarando las manchas.

Sin embargo, existen precauciones a la hora de usar la vitamina C, que vienen de su inestabilidad: “Es fotosensible, es decir, se oxida en presencia de luz, y sobre la piel puede provocar la aparición de manchas”, aclara Marta Hermosín. Por ello, el mejor momento para introducirla en nuestra rutina de cuidados es cuando ya no se vaya a exponer la piel al sol.

¿Y si quiero comenzar ya con la vitamina C?

Ya que aún es temprano, Sansi nos descubre las mascarillas de celulosa enriquecidas con este componente en una concentración más baja que el sérum como alternativa a tratamientos más intensos. Otra opción es aplicar un sérum de vitamina C para aportar antioxidantes a la piel a modo de tratamiento nocturno.

Iluminar la piel a través la correcta combinación de sérum e hidratante.   (Imaxtree)
Iluminar la piel a través la correcta combinación de sérum e hidratante. (Imaxtree)

Pero ¿y por qué es tan importante la vitamina C? Sus propiedades antioxidantes actúan directamente sobre los daños que el sol causa en la piel y que aceleran el envejecimiento. “Previene la liberación de radicales libres (causantes del envejecimiento prematuro) generados por el sol, la contaminación o el estrés cotidiano”, apunta la doctora Martínez Lorenzo. Aunque se puede utilizar durante todo el año, después del verano, “la piel necesita cuidados excepcionales”, apunta la dermatóloga.

La hidratante, que nunca falte

El siguiente paso de la rutina beauty es la hidratante. Hay que actuar para estabilizar la piel y combatir la pérdida de agua del verano producida tanto por la exposición solar como por el constante contacto con el agua o incluso el exceso de lavado del rostro. La farmacéutica Esther Sansi recuerda la importancia de no solo ‘curar’ la piel tras el verano, sino también prepararla para la siguiente estación.

¿Qué debe llevar esta hidratante mágica? “Debe ser una hidratante alta en nutrientes, capaz de regenerar la piel. Lo más importante es estabilizar la piel durante el otoño y fortalecerla de cara al invierno”. La recomendación de los expertos: hazte ya con una multivitaminas que contenga vitamina E.

Pero lo más importante es conocer de primera mano, y con ayuda de un profesional, las necesidades específicas de nuestra piel antes de elegir un cosmético. Otro consejo profesional es utilizar cosméticos de la misma línea, según nos aclara Hermosín: “Lo recomendable es que tanto el sérum como la crema hidratante cumplan la misma función e incluso que sean de la misma marca, ya que de esta forma la acción se verá reforzada y complementada y se evitará, si se utilizan sérum y crema para tratar dos problemas distintos, que uno pueda disminuir o incluso perjudicar a la piel, pues neutralice las propiedades beneficiosas del otro”. Nos apuntamos el dato.

[LEER ÁS: El abecé de los superalimentos en la cosmética y cómo utilizarlos]

Otra forma de hidratar la piel en profundidad es a través de tratamientos profesionales. La doctora Martínez Lorenzo nos recomienda recurrir a terapias de choque como puede ser el plasma rico en plaquetas.

Piel luminosa tras el otoño, sí se puede.  (Bella Hadid durante un desfile de Jason Woo | Imaxtree)
Piel luminosa tras el otoño, sí se puede. (Bella Hadid durante un desfile de Jason Woo | Imaxtree)

¿Dejo de aplicarme protector solar?

Una duda habitual a la hora de cuidar la piel y cambiar de rutina es qué hacer con el protector solar. La menor exposición al sol y las menos horas de luz del día pueden llevarnos a creer que hay que reducir el filtro solar. La respuesta es unánime, se debe utilizar un factor de protección solar de 50.

Existen excepciones: “Si se vive en zonas donde el ambiente suele ser nublado (excepto en los meses de verano) y se tiene un trabajo de oficina, se podría utilizar un SPF de 30, salvo que se estén realizando tratamientos faciales dermatológicos con láser o peelings químicos, ya que son fotosensibles”, indica Marta Hermosín.

Además de incluir la protección solar de forma perenne en nuestra rutina, también hay que recordar el maquillaje, en el caso de que lo usemos a diario. “Hay que tener en cuenta que en invierno solemos maquillarnos algo, lo cual incrementaría el factor de protección”, señala la farmacéutica. “En el caso de usar vitamina C, recomiendo factor de protección alto para evitar que la acción de la radiación solar lo oxide”, añade.

Pon a punto tu piel en otoño. (Imaxtree)
Pon a punto tu piel en otoño. (Imaxtree)


Resumiendo, nuestra nueva rutina de belleza:

  1. Ineludible limpieza diaria con limpiadores que no resequen. Además, no olvidar la exfoliación una o dos veces por semana y un 'peeling' a partir del mes de octubre.
  2. Recurrir a sérums con una alta concentración de ácido hialurónico (hidratar), vitamina c (igualar el tono e iluminar), oxígeno y propiedades regenerativas.
  3. Una hidratante muy nutritiva, multivitaminas que comparta ingredientes con nuestro sérum.
  4. Introducir la vitamina C a través de mascarillas y tratamientos nocturnos.
  5. Utilizar durante todo el año un protector solar de SPF50 (especialmente si se está aplicando vitaminas A o C) y solo reducirlo a un SPF30 si se vive en climas en los que haya poca luz.
Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios