Logo El Confidencial
CONTRA LA PRESIÓN EN LAS REDES

Laura Escanes presume de su nueva talla (y todos la aplauden)

La influencer posa en sus redes sociales enfundada en unos vaqueros mandando un mensaje que todxs hemos de escuchar

Foto: Laura Escanes, para Mó Eyewear. (Cortesía)
Laura Escanes, para Mó Eyewear. (Cortesía)

Laura Escanes estuvo entrenando a lo largo de su embarazo con Crys Dyaz, la entrenadora personal de los famosos y una de las amigas íntimas de la influencer. Con sus sesiones nos recordaba la importancia del ejercicio físico en una etapa tan relevante, y aunque por supuesto el objetivo de sus sesiones era estar en plena forma para Roma, lo cierto es que logró tener una silueta saludable a lo largo de los nueve meses. Tras haber dado a luz, lo de recuperar su talla preparto en tiempo récord, tal y como esperábamos y como celebramos, no se ha convertido en una prioridad para Laura. Lo que pretende con su estilo de vida saludable es sentirse en forma para cuidar de su hija, no entrar en una talla 36 en tiempo récord. Así nos lo ha hecho saber a través de su última publicación en Instagram, en la que posa en vaqueros con el siguiente mensaje: “De momento he dejado los pantalones talla 36 y 38 en el armario. Hola, talla 40”.

Los mensajes de apoyo de celebridades se han sucedido desde que subiera esta publicación. Incluso Vikika Costa, la entrenadora preferida de Cristina Pedroche y Pilar Rubio, ha querido aplaudir a la influencer. “¡Cómo vas a verte mal con ese cuerrrpazo!”, escribe la personal trainer.

En un momento en el que las redes sociales se han convertido en un arma de doble filo de cara a valorar nuestra silueta, es esencial que una instagramer nos recuerde que no todas hemos de tener la talla 36 y que tras dar a luz, la silueta no es jamás lo primero. De hecho, si Laura Escanes continuara con esa más que saludable talla 40 pasado el año el nacimiento de Roma, ¿cuál sería el problema? Ella lleva años sufriendo el acoso de las redes sociales, una presión que ha compartido en diversas ocasiones para hacernos partícipes de una realidad que no siempre es de color de rosa ni vista a través de un filtro París.

En pleno embarazo subió una imagen en la que posaba un año antes en bikini y recordaba a sus seguidores que muchos se metieron entonces con sus piernas, cuando lo cierto es que tanto ella como la mayoría la veíamos estupenda. Si sus haters se metían con ella teniendo una talla 36, ¿qué no le dirán ahora? A la semana de dar a luz ya subió una foto en braguitas y tank top anunciando que del mismo modo que compartió con sus seguidores el progreso de su embarazo, ahora iba a compartir una foto del posparto.

Laura no posaba entonces con un vientre plano con abdominales marcados, como sí han hecho otras instagramers a escasos día de dar a luz, sino una imagen de lo más habitual con la que muchas de sus seguidoras se sentirán identificadas y, por supuesto, no se sentirán mal por no tener el cuerpo de una vigilante de la playa a lo pocos días de haber sido madres.

Lo que nos ha de quedar claro es que no hay que vapulear ni a la que presume de vientre fit, ni al caso contrario. Haber sido madre es un acto lo suficientemente valiente y estresante como para tener que sumarle la presión de los cánones de la belleza y del qué dirán, por lo que desde Vanitatis aplaudimos a Laura Escanes y le recordamos que está perfecta con la talla 36, la 40 y con la que ella quiera. Si Roma no se construyó en un día, después de haber tenido a Roma tampoco va a recuperar la talla previa en una jornada. ¿Y sabéis qué? Que no pasa N-A-D-A.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios