¿Deberías pasarte al tinte vegetal?
  1. Estilo
  2. Belleza
CAMBIO DE LOOK

¿Deberías pasarte al tinte vegetal?

Dejan un resultado natural. Son respetuosos con las pieles sensibles y cuidan el cabello. Pero no cubren canas al 100% ni permiten cambios radicales. Así es la coloración orgánica

Foto: ¿Deberías pasarte al tinte vegetal?
¿Deberías pasarte al tinte vegetal?

Aunque ahora parece que está más de moda que nunca defender lo natural y lo eco, la coloración de pelo vegetal lleva años en el mercado. Eso sí, actualmente se ha sofisticado tanto que -casi- puede tener los mismos resultados que un tinte clásico. Pero empecemos por el principio. ¿En qué se diferencian unos de otros? "Lo principal es que los tintes tradicionales están formulados con elementos químicos y para que actúen tienen que mezclarse con aguas oxigenadas, amoniacos o sustitutos. Sin embargo, en los vegetales la mezcla se hace con agua templada o caliente y su fórmula está compuesta de diferentes raíces, plantas y/o aceites orgánicos", explica Juan Carlos Fano, al frente del salón madrileño que lleva su nombre.

via GIPHY

Esa combinación con agua crea una especie de pasta arenosa similar al barro. De ahí que durante mucho tiempo se conociera a los tintes vegetales así, como barros. "En realidad estos actúan como conductor del pigmento de origen natural que se haya escogido", apunta Rogelaine Tomé da Costa. En su salón, Rogelaine Style, suelen trabajar con pigmentos de henna, café, índigo, té negro o cúrcuma, según el resultado que se busque. La cataplasma resultante se aplica sobre el pelo seco y se deja actuar entre una y dos horas.

[LEER MÁS. La coloración en aceite: no daña el cabello y te la puedes hacer en casa]

Respetuosa con el pelo

Durante años, los defensores de la coloración vegetal destacaban como gran ventaja la ausencia de agentes que pueden irritar a cueros cabelludos sensibles (el amoniaco, por ejemplo). Es cierto que suele ser mejor tolerada que los tintes químicos; sin embargo, Fano recuerda que, como cualquier otro componente puede surgir una alergia. Lo que sí logra es respetar más el pelo que la tradicional, ya que no abre la cutícula del cabello sino que el propio pelo absorbe el color.

“No penetra en el interior de la fibra capilar y por eso no transforma el color natural del cabello. Funciona depositando sus pigmentos sobre la cutícula, como un maquillaje resistente a los champús”, aclara el estilista sobre esta coloración que también recibe el nombre de ácida. Además, Rogelaine recuerda que “a nivel dérmico es un excelente peeling. Su poder astringente limpia y purifica el cuero cabelludo, mejorando así la oxigenación y el metabolismo celular”.

Efecto muy natural

Si estás buscando un cambio radical, olvídate. Los tintes vegetales no son lo tuyo. “Es perfecta para quienes buscan luminosidad, se inician en el mundo del color o quieren un acabado natural”, enumera Juan Carlos Fano. Pensando en tonos, no creas que solo sirve para ese clásico cobrizo-henna. Los castaños, caramelo, mieles, dorados y coñac serán los más agradecidos a los barros.

Ver esta publicación en Instagram

Coming soon... ✨ Em breve...

Una publicación compartida de Gisele Bündchen (@gisele) el

En ningún caso podrá aclarar tu pelo hacia un rubio platino porque no lleva agentes decolorantes. En cambio, si siempre has soñado con un tono sobre tono suave o te encantan las melenas de Gisele Bündchen, Olivia Palermo o Sara Carbonero, con sus matices dorados, castaños o caobas, te volverás fan de este tratamiento.

¿Y mis canas?

Si buscas cubrir tus canas con un color totalmente diferente al tuyo, tampoco tendrás éxito con los tintes vegetales. Porque lo que hacen es emborracharlas, es decir, camuflarlas con ese baño de color natural y evitar que se vean blancas. Lo consigue, como mínimo, en un 70% del pelo blanco. “Los barros sí pigmentan las fibras canosas, pero les dan un acabado luminoso, que va del cobrizo al dorado, aportando un efecto multitono muy discreto”, explica la fundadora de Rogelaine Style.

Ver esta publicación en Instagram

#proud of my white hair. Orgullosa de mis canas. #hair

Una publicación compartida de Salma Hayek Pinault (@salmahayek) el

Por último, tengas canas o no, tienes que pensar que si vas a probar los barros, no existe la típica carta de color. Sí podrás ver una referencia, para hacerte a la idea, pero el resultado final no puede ser una ciencia exacta. Aunque puedes estar segura de que, sea cual sea, quedará ante todo natural.

Si te animas, en Rogelaine Style realizan trabajos de coloración biológica (a partir de 55 euros), así como en Juan Carlos Fano Peluquería (desde 48 euros). Después, como cualquier técnica de coloración, será imprescindible mantenerlo cuidado en casa. Recuerda aplicar mascarilla una vez por semana, mantener el cabello hidratado y evitar el abuso de planchas y otras herramientas de calor.

Ingredientes naturales para cuidar la coloración también natural.
Ingredientes naturales para cuidar la coloración también natural.
  1. Soin Repigmentant de Leonor Greyl (43,90 €). Un tratamiento que se usa de forma similar a una mascarilla, con efecto repigmentante. Es decir, matiza o sublima tu color a partir de un 96% de ingredientes naturales. Dispone de cinco tonos.
  2. Mascarilla Colorlast de Biolage (17,40 €). Inspirada en la flor de la orquídea y su resistencia, esta mascarilla para pelos coloreados aporta una nutrición completa y da brillo.
  3. Champú Phytocitrus de Phyto (14 €). Al estar enriquecido con bayas de espino, con virtudes antirradicales libres y protectoras, el champú fija el color de manera duradera y natural.
  4. Color Protect en spray (14,15 €), de Apivita. Acondicionador sin aclarado con miel y aceite de girasol. También ayuda a desenredar sin romper el pelo.
  5. Champú Recuperación Absoluta de Natura Siberica (10,95 €). Contiene ginseng siberiano, una fuente natural única de vitamina A, B, C, ácidos y aceites orgánicos que nutren en profundidad y devuelven fuerza y brillo al cabello.

Tinte pelo Tratamientos orgánicos
El redactor recomienda