Logo El Confidencial
Si te pasas con el sol, ahora hay solución

Desmaquillante en bomba, el invento irlandés para eliminar el autobronceador

Si en algún momento de tu vida has recurrido al autobronceador y te has quedado a ronchas, sabrás que deshacerse de los restos del desastre puede ser muy complicado… ¡Hasta ahora!

Foto: El nuevo remedio ante los excesos de autobronceador. (Cordon Press)
El nuevo remedio ante los excesos de autobronceador. (Cordon Press)

Las Kardashian y las concursantes de 'Geordie' y 'Jersey Shore' no son las únicas personas en tener una complicada relación con los autobronceadores. El color anaranjado y artificial y las ronchas son el lado oscuro de querer imitar a Irina Shayk o Alicia Vikander y sus eternos bronceados. Estar morena favorece mucho, pero conlleva una gran responsabilidad, seguir a pies juntillas el decálogo de uso de los autobronceadoes.

Y si alguien sabe de los daños colaterales de este cosmético son las habitantes de las islas británicas. No, no vamos a volver a hablar de Charlotte Crosby, concursante de 'Geordie Shore', sino de las irlandesas. Caminando de noche por la zona de Temple Bar es fácil encontrar a dublinesas luciendo minifaldas y piernas tonificadas con un envidiable y poco irlandés bronceado. El secreto no es ni más ni menos que el autobronceador. De su uso habitual surgen necesidades como la mejor forma de eliminarlo de la piel. Las tres hermanas Bennett, originarias de Belfast y tan expertas en el bronceador de quita y pon que incluso crearon su propia marca de autobronceadores, han dado con el mejor cosmético para lograrlo, sin esfuerzo y sin piel irritada.

[LEER MÁS. La piel de Rosie Huntington-Whiteley: ¿autobronceador o sol de verdad?]

Hemos escuchado todo tipo de soluciones para eliminar un bronceado artificial poco homogéneo, desde agua con jugo de limón hasta esponjas de lugar y agua templada, pero la nueva solución pasa por las bombas de baño. Este cosmético antes decorativo y ahora adictivo, en parte por culpa de Lush y toda su gama de bombas con propiedades, colores y aromas para todos los gustos, consigue tratar todas las partes del cuerpo aplicando sus propiedades sobre la superficie cutánea a modo de ligero manto.

Irina Shayk y su siempre perfecto bronceado. (Getty)
Irina Shayk y su siempre perfecto bronceado. (Getty)

Si hasta el momento las propiedades más habituales eran las hidratantes, ahora las bombas de baño pueden actuar como un bálsamo exfoliante que elimine los restos de autobronceador sin sensibilizar la piel. Las Bennett, usuarias habituales de los bronceadores artificiales, desarrollaron Lussotan para responder a las necesidades de su piel y a la demanda actual de cosméticos concienciados con el medioambiente: "Queríamos un producto que estuviera elaborado con aceites esenciales, que pudiera nutrir la piel", exponía en una intervención en Belfast Live una de las hermanas, declaraciones de las que se hacía eco el portal Her.

A esta necesidad se unió una de las mayores demandas del mercado beauty actual, las bombas de baño, según explicaba Lynsey al medio irlandés. "¿Y si además pudiera quitar el bronceado?".

Para conseguir ese efecto 'blanqueante' en la fórmula del Lussotan se cuela el limón, confirmando la creencia popular de que es un potente alimento antimanchas. Precisamente el aceite esencial de limón es un excelente ingrediente antienvejecimiento lleno de vitaminas que rejuvenecen la piel y potencian su luminosidad, haciendo especial hincapié en la hiperpigmentación, en parte gracias a su poder exfoliante.

Para evitar la sequedad posterior a ese proceso, en las bombas antibronceador creadas por estas hermanas tampoco falta el aceite de aguacate, un conocido ingrediente nutritivo que deja la piel calmada y con una agradable sensación de hidratación. Para complementar el efecto calmante, el aceite de jojoba y el de avellanas reducen la irritación y actúan como antiinflamatorios naturales.

Lo que nunca está presente en los productos de estas tres hermanas son los parabenes, además de que todos ellos son orgánicos, veganos y cruelty free.

¿Cómo se usa?

Según se detalla en su web, se puede utilizar una bomba o tan solo la mitad y su funcionamiento es exactamente igual que el de una bomba de baño tradicional. Llena la bañera hasta la mitad, introduce la bomba y, cuando haya empezado a deshacerse, métete en la bañera y deja que actúe durante unos minutos. Para terminar, ejerce una leve exfoliación por todo el cuerpo, puedes utilizar un guante exfoliante o un gel scrub muy ligero ya que las células muertas en las que está impregnado el autobronceador se desprenderán fácilmente.

Este cosmético, que en el caso de ser tan efectivo como sus creadoras aseguran tiene todas las papeletas para hacerse viral -siempre y cuando tengas la suerte de vivir en una casa con bañera-, se ha empezado a comercializar con un precio de 10€ a finales de 2019 y las reseñas de las usuarias habituales de los autobronceadores han empezado a dejarse ver en las redes sociales... ¿Estaremos ante la primera revolución beauty de estos años 20?

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios