Logo El Confidencial
COMBINAR ES LA CLAVE

Hacer un mix and match entre maquillaje y pelo es la tendencia 'salvalooks' definitiva

¿Cuántas veces te ha pasado eso de mirarte en el espejo y no saber qué hacer con tu maquillaje?

Foto: Jennifer Lawrence, en la première de 'Dark Phoenix' con smokey eye a juego con su coloración. (Getty)
Jennifer Lawrence, en la première de 'Dark Phoenix' con smokey eye a juego con su coloración. (Getty)

La solución más rápida y efectiva para solucionar un maquillaje puede estar más cerca de lo que imaginas, concretamente en tu cabello. Imagina por un segundo fusionar tonos champán con un punto de oscuridad en color castaño para transformar tu coloración en la paleta cromática de tu maquillaje de ojos. Un gesto tan sencillo y básico esconde una armonía que promete convertirse en tendencia este año.

Al utilizar los mismos colores, el maquillaje no desentona con el cabello sino que encaja a la perfección, creando la sensación de 'ahumado' entre los ojos y el cabello, como si todo fluyera. Viajemos al los Bafta 2020, concretamente al look de Margot Robbie. Su cabello rubio platino se transformaba en una sombra dorada que cubría el párpado móvil mientras sus llamativas raíces eran un desdibujado eyeliner que llenaba de dramatismo su maquillaje. El resultado era un look que parecía muy natural pero a la vez lleno de luz y oscuro.

Podría decirse que todo se debe a la teoría del color. Los cabellos dorados suelen ser más habituales en personas con la piel clara o de un tono más frío, así que introducir sombras doradas color champán podría habérsele ocurrido a cualquier persona. Pero el mix & match de maquillaje y peluquería va más allá porque no se queda solo en el color base.

Es decir, aquí no vale simplificarlo todo: si soy morena, uso sombra marrón, y si soy rubia, dorada. La genialidad de esta moda, firme candidata a convertirse en tendencia beauty del año, está en tener en cuenta todos los colores del cabello.

Si mi pelo es castaño y llevo mechas en un tono avellana y algún reflejo platino, debería incluir en el maquillaje de mis ojos sombras de dos tonalidades marrones, una más clara que la otra y lo más similares posible al tono de mi cabello, pero sin olvidarme del dorado para aportar luz al maquillaje, a lo mejor a modo de iluminador en el arco de la ceja y el lagrimal o como un ligero destello en el párpado.

La reciente incursión de las sombras de ojos en tonos cobre o rojizos para crear ahumados propios de ‘Metrópolis’ o jugar con los colores del atardecer con el dominio de Pati Dubroff han facilitado que las mujeres pelirrojas puedan probar el mix &match de cabello y maquillaje creando looks que pueden encajar perfectamente con el día a día.

Emma Stone, en la gala del MET de 2014,  impresionante y combinando sombras y coloración. (Getty)
Emma Stone, en la gala del MET de 2014, impresionante y combinando sombras y coloración. (Getty)

Uno de los beneficios de este tipo de maquillajes que se mimetizan con la coloración capilar es que contribuyen a crear looks mucho más naturales. No se recurre a colores que desentonen con nuestra imagen puesto que ya están presentes en nuestro cabello.

Un claro ejemplo es el maquillaje de Emma Stone en la gala del MET de 2014. Su ahumado era una suerte de colores, perfectamente fusionados. Sombras cobrizas de una calidez cercana al color tierra a las que se incorporaba un punto de luz en tono champán, igual que las raíces de la actriz que mostraban su color natural, el rubio.

[LEER MÁS: Rubios fáciles de mantener que te ahorrarán más de una visita a la peluquería]

Sofia Vergara juega siempre con ventaja: dorado, marrón, cafés, champán... (Getty)
Sofia Vergara juega siempre con ventaja: dorado, marrón, cafés, champán... (Getty)

Quienes se ven más beneficiados con este tipo de maquillaje son los cabellos con una coloración más rica. El monocolor no ofrece demasiadas posibilidades, mientras que una melena con reflejos, mechas, degradados, balayage y raíces arroja un sinfín de combinaciones.

Katy Perry y su melena azul con sombras a juego en 2012. (Getty)
Katy Perry y su melena azul con sombras a juego en 2012. (Getty)

Aunque en la actualidad los cabellos castaños con multitud de matices son la tónica habitual y, junto a los rubios en todas sus gamas, son más fáciles de combinar con las sombras de ojos, el mix and match nace precisamente de la necesidad de las personas con coloraciones menos habituales que luchan a diario con el problema de combinar su cabello sin crear looks demasiado llamativos.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios