Logo El Confidencial
En su justa medida

Da en la diana: a cada edad, su tratamiento estético

¿Sabías que cuatro de cada diez españoles recurren a la medicina estética una vez que han cumplido los 26 años? Las soluciones profesionales van ganando puntos en la búsqueda de un mejor aspecto

Foto: Un cuidado para cada edad. (Getty)
Un cuidado para cada edad. (Getty)

Según un estudio socioeconómico de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME), antes de llegar a la treintena empezamos a pensar seriamente en las posibilidades que los tratamientos estéticos pueden ofrecer. Desvela que con la misión de alcanzar “una belleza natural, discreta y reversible, motivada por el cuidado de la salud preventiva”, ha aumentado el número de protocolos que se realizan y se ha reducido la edad en la que nos iniciamos con estas prácticas.

[LEER MÁS: ¿Por qué las veinteañeras van al médico estético?]

Los expertos fijan la cifra en los 26 años y señalan a las redes sociales, con la continua exposición a la que someten, como las culpables de este target cada vez más joven. Aunque triunfan en todas las edades, ya que el estudio de la SEME desvela que cinco de cada diez mujeres y dos de cada diez hombres son usuarios de tratamientos estéticos.

Nicole Kidman, Charlize Theron y Margot Robbie. (Getty)
Nicole Kidman, Charlize Theron y Margot Robbie. (Getty)

En términos generales, si queremos centrarnos en cuidados “faciales, corporales y capilares, el perfil del consumidor se sitúa en torno a los 28-32 años, y entre 35-39 años para tratamientos de prevención antiaging”, apuntan. Pero ¿cuáles son las opciones más indicadas según la década en la que te encuentras? El Dr. Moisés Amselem, director de la Clínica Moisés Amselem, y otros expertos te dan las claves.

Entre los 20 y los 30 años

Para entender sus inquietudes, el Dr. Leo Cerrud, experto en Medicina Estética y Nutrición, destaca un estudio de tendencias de la plataforma YouGov, donde el 20% de los millennials asegura que no tienen amigos ni se relaciona más allá de las redes sociales. Estas conexiones construidas con un cimiento sólido de selfies ha provocado que nos miremos al espejo más que nunca y que incluso los más jóvenes lleven su fotografía 'con filtros' como prueba gráfica para explicar al profesional cómo desean verse.

Mientras la SEME afirma que los cuidados favoritos de este sector de la población son la eliminación de manchas, la fotodepilación y las opciones capilares, el Dr. Moisés Amselem reconoce que sus prioridades se centran en “mejorar la calidad de la piel y en minimizar las marcas de acné”. Así, la revitalización facial y el aumento de labios con ácido hialurónico son dos de sus opciones favoritas.

La piel entre los 20 y los 30. (Imaxtree)
La piel entre los 20 y los 30. (Imaxtree)

Con la primera lo que buscan es devolver la luminosidad al cutis y, aunque existen muchas opciones para lograr ese objetivo, él recomienda conseguirlo a través de su protocolo con microinyecciones que contienen un cóctel de vitaminas, oligoelementos, aminoácidos y ácido hialurónico con el fin de minimizar los efectos que el estrés y la deshidratación dejan sobre la tez. Su consejo es realizar 3-4 sesiones espaciadas por un par de semanas, dos veces al año. Lo mejor es que lo puedes combinar con otros cuidados como la microdermoabrasión o sesiones con máscara led (desde 650 €).

[LEER MÁS. Rinomodelación sin cirugía: cambiar de nariz sin dolor es posible]

Con la misión de equilibrar las facciones, el aumento de labios con ácido hialurónico es un éxito. Entre sus ventajas destaca que es un procedimiento rápido (se inyectan activos específicos para la zona con una microcánula) y aporta un efecto muy natural que dura entre 6 y 8 meses. Pero en Face Clinic han ido más allá y proponen diferentes protocolos específicos para esta zona que permiten valorar al detalle todas las variables (grosor, perfilado, exposición de los dientes al sonreír…). ¿Su fin? Obtener “la posición correcta, el perfilado, la simetría y el volumen precisos de los labios según la estructura facial”, sostienen.

Gigi Hadid. (Reuters)
Gigi Hadid. (Reuters)

Los volúmenes aún no están en la lista de preocupaciones, pero sí la textura desigual de la tez. Eso tiene una relación directa con la calidad de la dermis, por lo que los tratamientos más solicitados son las infiltraciones de ácido hialurónico y la tendencia de cuidados 'baby bótox'. Las virtudes del ácido hialurónico las conoces de sobra (retiene el agua y, por lo tanto, la piel se muestra más jugosa), pero lo último es asociarlo con otros componentes que también se encuentran en el cuerpo, como el glicerol. Es la propuesta de Belotero Revive de Merz Aesthetics (desde 130 €, la sesión), que hidrata a todos los niveles de la piel, retiene el agua, aporta luminosidad, reduce los efectos del cansancio, optimiza la síntesis de colágeno y elastina (culpables de la elasticidad y la firmeza), y mejora el tono, reduciendo las rojeces.

[LEER MÁS. Prejuvenation: la medicina estética preventiva que funciona]

En la treintena

El concepto baby bótox es la consecuencia de una nueva tendencia: prevenir las arrugas. Por ello, se “aplica de una forma supernatural, aún más suave y sin restar expresividad”, reconoce el Dr. Cerrud. Se trata de infiltraciones en concentraciones muy bajas que se realizan en puntos estratégicos con las que se consigue “educar el gesto, fruncir menos y, por tanto, minimizar las marcas futuras”, sostiene el experto.

Irina Shayk, de 34 años y con una tez siempre envidiable. (Reuters)
Irina Shayk, de 34 años y con una tez siempre envidiable. (Reuters)

Desde los cuarenta hasta los sesenta

Es la época dorada de los tratamientos faciales, los cuales se centran en “eliminar manchas, combatir la flacidez o cerrar poros para sentirse mejor”, determina el Dr. Amselem. Y tanto los inductores de colágeno como los hilos son de los más solicitados. Las doctoras Conchita Pinilla, cirujana plástica, y Mar Lázaro, experta en medicina estética, reconocen que la hidroxiapatita cálcica funciona pues está “compuesta de un material biocompatible idéntico a la parte mineral de huesos y dientes, que se infiltra y produce colágeno y elastina nuevos a partir de los dos meses con un resultado natural”. Ellas, sobre todo, lo utilizan en el tercio inferior del rostro y el cuello, zonas reveladoras del paso del tiempo y de la pérdida de firmeza.

[LEER MÁS: Cómo pintarse los ojos a partir de los 45 (y los productos ideales)]

Jennifer Aniston. (Reuters)
Jennifer Aniston. (Reuters)

Respecto a los hilos tensores, las expertas confiesan que hay muchos tipos pero que no todos son iguales ni tampoco actúan del mismo modo. Su apuesta son los Silhouette Soft, “formados por ácido poliláctico y con conos reabsorbibles que se anclan en los tejidos y generan nuevo colágeno alrededor”, apuntan. De este modo, tras dos meses de aplicación, se empiezan a crear nuevas fibras que aportan más firmeza y elasticidad con unos efectos de hasta dos años.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios