La culpa de tus arrugas es de tus padres y otros datos relevantes de una experta en piel
  1. Estilo
  2. Belleza
LA PIEL QUE HABITAS

La culpa de tus arrugas es de tus padres y otros datos relevantes de una experta en piel

Hemos hablado con una dermatóloga experta en piel para que nos resuelva dudas sobre nuestro cutis

Foto: El peeling unifica el tono, devuelve la luminosidad a la piel y reduce las cicatrices del acné. (Unsplash)
El peeling unifica el tono, devuelve la luminosidad a la piel y reduce las cicatrices del acné. (Unsplash)

Nos hemos sentado (virtualmente) con una dermatóloga para que nos resuelva algunas dudas importantes que tenemos sobre la piel. La doctora Agustina Segurado es jefa de sección de Dermatología del Hospital del Sureste (Arganda del Rey), profesora de Dermatología de la Universidad Francisco de Vitoria, dirige el centro S-Clinic y es una de las expertas voces del consultor virtual de Nivea. A ella le hemos hecho algunas preguntas para poder mejorar nuestra relación con la piel.

Doctora, ¿qué es lo que más envejece nuestra piel?

Existen varios factores reconocidos como causantes del envejecimiento de la piel. El que primero se nos viene a la cabeza es el genético-cronológico. Con el paso del tiempo van apareciendo las arrugas, la flacidez, el descolgamiento… y estos rasgos se acentúan más o menos según los genes familiares que hemos heredado. De hecho, las funciones celulares se empiezan a ralentizar hacia los 25 años, pero no es hasta los 35-50 años cuando, según la genética, los hábitos y los cuidados, comienzan a hacerse evidentes los primeros signos de la edad: ¡nos parecemos a nuestros padres hasta en las arrugas!

via GIPHY

Pero aparte de la edad es muy importante la influencia de otros factores tanto externos como internos. El más relevante es la exposición a la luz del sol. El sol produce radicales libres que dañan las células y aceleran el envejecimiento. El tabaco, el consumo de alcohol, una dieta desequilibrada y la falta de hidratación (beber menos de 8 vasos de agua al día) son otros factores que suelen acelerar el proceso. También el estrés y la falta de sueño (dormir menos de 7 horas) pueden causar diferentes reacciones que ayudan a dañar la piel. Y por último, el llevar una vida sedentaria o tener un bajo estado de ánimo contribuye a un aspecto más envejecido.

¿Cómo cree usted que podemos luchar de una forma natural contra el envejecimiento?

Si tenemos en cuenta los factores comentados anteriormente, tenemos varios frentes sobre los que podemos actuar: reducir la exposición solar y protegernos del sol con una crema adecuada con FPS, gorros, gafas, ropa…, suprimir el tabaco, hidratarnos adecuadamente y llevar una dieta sana y variada. Intentar llevar una vida relajada, fomentar el descanso y trabajar el optimismo como filosofía de vida.

Junto a estas normas, los cuidados cosméticos son fundamentales y se basan en una rutina de limpieza diaria, aplicación de un tónico, un producto hidratante-tratamiento, ya sea en forma de sérum y cremas, que permitirán reponer los activos de la piel que se van perdiendo, además de aportar sustancias con distintas acciones para corregir los signos de fotoenvejecimiento. Como último paso es esencial la aplicación de un fotoprotector solar a ser posible mayor de 30. Está recogido en múltiples trabajos científicos que el uso regular de un fotoprotector retrasa significativamente el proceso de envejecimiento.

¿Cuáles según su opinión son las mejores herramientas (activos)?

En primer lugar y como activos más frecuentes y bien tolerados en los cosméticos están antioxidantes como las vitaminas E y C, la coenzima Q10 o compuestos polifenólicos como el extracto de té verde, resveratrol… Todos ellos tienen una acción neutralizante de los radicales libres que se producen con la exposición solar, con el estrés, con la polución, el tabaco… y aportan luminosidad.

Otro activo muy efectivo es el ácido hialurónico, que funciona reteniendo agua en la piel y de esta forma mejora su turgencia, hidratación, elasticidad y suavidad.

via GIPHY

También los alfa y beta-hidroxiácidos como el ácido glicólico, láctico, salicílico… que provocan un efecto peeling promoviendo la renovación de las capas superficiales de la piel a la vez que mejoran su hidratación y aumentan la síntesis de componentes de la matriz extracelular, dando como resultado una piel más uniforme y más turgente. Los retinoides son derivados de la vitamina A, inducen la renovación de las células, estimulan la síntesis de nuevo colágeno y fibras elásticas.

Oímos hablar de la revolución de la fermentación: ¿qué parámetros cree que han cambiado en el mundo de la cosmética?

La fermentación biológica no es un procedimiento nuevo, sino que nos ha acompañado a lo largo de la historia, sobre todo en el mundo de la industria alimentaria, tal es el caso del yogur o de bebidas alcohólicas como el vino, la cerveza o la sidra.

En los últimos años este proceso se ha trasladado al mundo de la cosmética, donde los activos extraídos por ejemplo de extractos de plantas, frutas, etc., sufren una reacción química de fermentación gracias a la adición de ciertas bacterias o levaduras, bajo unas condiciones especiales: ambientes libres de oxígeno y temperaturas alrededor de 37º. Es entonces cuando se pone en marcha una serie de reacciones que dan lugar a la eliminación de estos microorganismos añadidos (las levaduras) a la vez que se liberan los productos antioxidantes, vitaminas, péptidos activos…, que se aprovechan como activos para elaborar esta nueva 'cosmética fermentada'. Con ello se consiguen compuestos bio-idénticos a los de nuestra piel, con lo que aseguramos una mejor absorción, una mayor concentración y, en definitiva, un mejor aprovechamiento. Esto es lo que ha hecho Nivea con su famoso componente, la coenzima Q1O. En su nuevo lanzamiento, la línea Nivea Q10 Power incorpora la coenzima Q10 obtenida tras un proceso de fermentación natural con levadura y de este modo se asegura una coenzima más pura, idéntica en estructura a la de nuestra piel, asegurando una mayor biodisponibilidad y eficacia.

via GIPHY

Ahora que tenemos más tiempo, ¿recomienda alguna forma de aplicar las cremas para aumentar su eficacia?

Considero importante que tras la limpieza aclaremos bien la piel y retiremos el exceso de agua secando la piel sin frotar, mediante pequeños toques para dejar la piel con un tacto ligeramente húmedo. Tras ello aplicar un tónico hidratante, una bruma, 'mist' o agua termal para aumentar la humectación y después aplicar la crema o el sérum en una cantidad suficiente y distribuirlos desde el cuello hacia la cara con pequeños masajes, circulares, suaves y ascendentes y ligeros golpecitos con la yema de los dedos para activar la circulación.

¿Cuál es la rutina de cuidado de la piel perfecta?

Es muy importante seguir desde joven unos cuidados reglados de la piel, igual que se hace con la dieta, con el ejercicio y con las horas de sueño. Los cuidados cosméticos se deben basar también en una rutina diaria, mañana y noche de limpieza, aplicación de un tónico, un producto de tratamiento ya sea en forma de sérum y/o crema, y como último paso la aplicación de un fotoprotector solar. De hecho, todos los trabajos científicos han demostrado que el uso regular de protección solar retrasa significativamente el proceso de envejecimiento. Como cuidados extras se recomienda la exfoliación una o dos veces por semana para eliminar en profundidad sebo, restos de suciedad y células muertas, y la aplicación de mascarillas de tratamiento que, realizadas también una o dos veces por semana, intensifican el cuidado de la piel.

¿Nos podría dar algún truco que haya aprendido usted de la experiencia...?

He aprendido que el cuidado rutinario de la piel tiene su recompensa y es claramente visible. Una de las cosas que más agradece la piel es la limpieza, ya sea con gel, mousse, agua micelar o leche limpiadora, el retirar el maquillaje, la suciedad, el sebo y las células muertas, tanto por la mañana al levantarnos como por la noche antes de acostarnos. Otro gesto que a mí me cambió la piel y que desde entonces realizo a diario es la aplicación del tónico hidratante después de la limpieza. El tónico refresca la piel, mejora su circulación sanguínea y aporta humedad que luego permanece al aplicarnos la crema hidratante. Y por último, otra de las rutinas que incorporé fue el cuidado nocturno. Es tan importante que nos acostemos con la piel limpia e hidratada… ya que es durante ese descanso cuando se activan los mecanismos de reparación de la piel y cuando mejor se absorben los tratamientos cosméticos.

¿Cómo nos recomienda cuidar la piel si la tenemos sensible o con rosácea?

Una piel sensible se reconoce por síntomas como sensación de cosquilleo, picor, tirantez y aparición de rojeces o descamación. En otros casos se puede manifestar como 'granitos' de rosácea. Cada vez es más frecuente ver este problema en nuestras consultas y generalmente estas pieles, junto a las molestias propias que la definen, tienen problema de tolerancia a algunos cosméticos.

Por eso los cuidados han de ser muy especiales y se aconseja elegir productos con fórmulas simplificadas para asegurar que se toleran, sin perfumes y sin jabones. Pero junto a la cosmética especializada y a los tratamientos médicos (antibióticos tópicos u orales, antiparasitarios, compuestos vasoactivos…) existen algunas terapias como el láser, la luz pulsada IPL y otras fuentes de luz que pueden ayudar a controlar los brotes.

¿Qué opina de estos productos tan de moda que potencian los beneficios de la luz azul que desprenden las pantallas?

La luz azul, al igual que la luz infrarroja, representa partes del espectro de la luz visible, con algunas acciones beneficiosas para la piel que se han ido descubriendo y aplicando al campo de la dermatología en los últimos años. Es lo que se conoce como terapia fotodinámica. Se realiza en consulta aplicando una sustancia fotosensibilizadora sobre la piel seguida de la exposición a una lámpara de LED. Los LED rojos se utilizan para renovación celular y mejorar los signos del fotoenvejecimiento, y los azules tienen una acción antimicrobiana y antiinflamatoria y se aplican para el acné y la rosácea. En general, la terapia fotodinámica ofrece buenos resultados, pero hay que tener cuidado en proteger bien los ojos y en seguir estrictamente protocolos de tratamiento. Por eso hay que ser muy cautos con los aparatos que se venden para realizar este tipo de terapias en casa. De hecho, ya han aparecido algunas publicaciones alertando de los daños que pueden producir sin un control.

Sin embargo, la luz azul o luz visible de alta energía está presente en el espectro de radiación solar junto a la radiación UVB y UVA. Y la exposición prolongada puede causar daños a la piel. La luz azul está presente tanto en la luz solar del exterior como en la luz generada artificialmente (ordenador, TV, smartphone).

Aunque la luz azul emitida por los dispositivos electrónicos no es tan intensa como la luz azul que proviene del sol, también induce la formación de radicales libres en la piel, lo que a su vez podría contribuir a los efectos negativos de envejecimiento prematuro, formación de arrugas o desórdenes en su pigmentación. Por esta razón, es importante aplicar a diario una protección ultraespectro en la piel facial.

Belleza desde casa, cuida tu piel durante la cuarentena del coronavirus. (Fotograma de 'Sex Tape' / Cordon Press)
Belleza desde casa, cuida tu piel durante la cuarentena del coronavirus. (Fotograma de 'Sex Tape' / Cordon Press)


¿Qué protección deberíamos ponernos para trabajar delante del ordenador?

Un buen protector solar nos debe asegurar primero una protección alta y eficaz frente a rayos UVB/UVA, lo que se conoce como amplio espectro. Pero la investigación en los daños del sol continúa y las marcas más punteras descubren nuevos activos con acciones frente a otros tipos de rayos que también pueden afectar a nuestra piel, este es el caso de las longitudes de onda más altas de la luz azul (azul-violeta), rayos muy próximos a los rayos ultravioleta cuyos daños sobre la piel conocemos sobradamente. Es el caso por ejemplo de Nivea, que ha mejorado su línea de protectores solares faciales, NIVEA SUN Protección Ultraespectro con alta protección frente a rayos UVA/IUVB y luz visible de alta energía (luz azul). Para ello incorpora en sus fórmulas el licocalcon A, un potente antioxidante derivado de la raíz de regaliz. La línea incluye 4 productos dependiendo de las necesidades individuales de cada piel: antimanchas-antiedad, matificante-control de brillos, piel sensible y BB antiedad.

Flacidez IPL (Luz Pulsada) Arrugas
El redactor recomienda