Logo El Confidencial
PONTE A PUNTO

¿Skin fasting o rutina mínima? ¿Reducir los pasos de belleza para salvar tu piel?

Aunque este concepto te recuerde al manido fast food, no tiene nada que ver

Foto: ¿Piel radiante? ¿Cómo? (Imaxtree)
¿Piel radiante? ¿Cómo? (Imaxtree)

Esta nueva tendencia en cuidado de la piel busca que esta se active de forma autónoma durante un corto periodo de tiempo (dos días o tres) reduciendo la aplicación de productos.

Cada vez son más las voces que se levantan diciendo que el uso excesivo de productos es el que ocasiona el aumento de problemas dermatológicos que existen en la actualidad, pero el Dr. Leopoldo Borrego, especialista en dermatología y miembro de la AEDV (Asociación española de Dermatología y Venereología) nos cuenta que “siempre ha habido intolerancia a productos cosméticos. Que ahora haya una mayor preocupación se debe tanto a factores individuales como sociales”, explica. “Todos los cosméticos tienen potencial de irritar la piel, aunque, como norma, los más sencillos químicamente son mejor tolerados. El término natural no es equivalente a inocuo y los extractos de muchas plantas son muy complejos químicamente”, añade.

Piel limpia, hidratada e impoluta. Así funcionan los bálsamos desmaquillantes  (Imaxtree)
Piel limpia, hidratada e impoluta. Así funcionan los bálsamos desmaquillantes (Imaxtree)

Según los promotores de esta teoría, entre ellos una marca de belleza, Mirai Clinical, que apostaba hace más de diez años por pasar una noche a la semana sin usar crema, la aplicación de la crema hidratante o el aceite facial podría indicar a las células que no necesitan producir una hidratación natural porque ya se la proveemos. O, al usar exfoliantes como el retinol, los alfahidroxiácidos (AHA) o los betahidroxiácidos (BHA), estamos induciendo químicamente un aumento en el recambio celular de la piel, lo que también acelera la tasa de renovación natural de nuestra piel y le mandaría un mensaje de que no le hace falta hacerlo sola.

Eva Villar, experta en belleza (@evavillarbauty) y propietaria del salón con el mismo nombre, refrenda desde años este movimiento: "Estamos sobresaturadas tanto de información como de productos. Consumir cosmética es, además de fácil, muy adictivo. Y muchas veces elegimos productos por diversos motivos, sobre todo comerciales, que no son lo mejor o lo que nuestra piel necesita en un momento determinado. Todo esto puede provocar que nuestra piel se 'emborrache' y llega un momento que perdemos la comunicación con ella y dejamos de saber qué necesita. Por eso, parar unos días y dejar que sea de nuevo nuestra piel la que nos pida lo que necesita, es un buen camino para el autoconocimiento".

La idea de esta teoría es que la piel recupere su esencia, dejar durante unos días a un lado tus limpiadores, hidratantes y sérums, y activar la barrera natural de la piel, que a veces se debilita por la excesiva aplicación de productos. Intentar que se normalice sola y recupere su orden primario serían los objetivos de esta tendencia.

Puedes aplicar esta práctica de dos formas: radical o poco a poco. La primera significaría romper con el uso de cualquier fórmula durante el periodo de tiempo que determines. La segunda, hacerlo poco a poco, ir retirando tus esenciales de forma paulatina.

El sustento de una piel 'flawless' está en un corrector que también ilumine. (Imaxtree)
El sustento de una piel 'flawless' está en un corrector que también ilumine. (Imaxtree)

¿Pero qué piensan los dermatólogos?

Según la Dra. Mercedes Sáenz de Santa María, de la Clínica Dermatológica Internacional (CDI): "Es verdad que algunas pieles están saturadas de productos y principios activos (habitualmente si la pauta cosmética no está hecha por un profesional), son pieles asfícticas o incluso acné cosmético, que necesitan revalorar su rutina y puede ser que estar unos días solo con los productos más indispensables. Pero realmente no existe un beneficio claro de esta tendencia, la piel no respira y por tanto, no necesita estar sin cosmética para poder respirar. No es necesario tampoco realizar una rutina coreana de 15 pasos, es mejor usar pocos productos con principios activos eficaces y bien formulados. Ni nuestro cuerpo ni nuestra piel necesitan hacer dietas detox".

La experta añade: "Es cierto que la piel tiene la capacidad de mantener la hidratación propia y esta capacidad se ve alterada con el uso de emolientes externos continuamente. Aunque no se han hecho estudios sobre el ayuno, sí tendría sentido inicial teóricamente porque la piel es capaz de recuperar sus capacidades. Pero para observar este efecto, no vale con una sola noche, deberíamos estar casi 1 mes sin aplicar ninguna crema hidratante, pudiendo notar sequedad y otras alteraciones durante las primeras semanas".

Otros hablan de que no hay evidencia científica que refrende esta idea por la que abogan sectores naturalistas de la belleza. La limpieza, por ejemplo, es una de las partes fundamentales de la salud de nuestra piel, ayuda a la higiene corporal y evita el envejecimiento prematuro.

Además, el skin fasting no sería apropiado para todas las pieles. Por ejemplo, las que tienen problemas como la rosácea o al exceso de pigmentación. Exponerse a la contaminación o a los rayos del sol sin las fórmulas adecuadas podría degenerar en problemas mayores.

También sufrirían las pieles que están haciendo tratamientos más intensivos como con retinol. Este tipo de cuidados necesitan de un periodo de adaptación de la piel. Si los paramos y reiniciamos, estamos estresando nuestro cutis dos veces y sensibilizándolo.

Mascarillas: la solución de última hora para iluminar e hidratar la piel antes de Navidad. (Getty)
Mascarillas: la solución de última hora para iluminar e hidratar la piel antes de Navidad. (Getty)

¿Para qué nos podría servir una dieta así?

Por ejemplo, para revisar los productos que estamos utilizando, muchas veces entramos en una especie de espiral en la que usamos los mismos productos constantemente y está avalado por los expertos que nuestro rostro no siempre necesita lo mismo. Este parón podría ayudarnos a revisar nuestro neceser, acudir a un experto, ver en qué situación se encuentra nuestra piel y así ejecutar los cambios que creamos necesarios.

Una opción saludable sería reducir nuestra rutina a los mínimos: "Teóricamente podríamos prescindir de prácticamente todos los productos excepto el protector solar, es el imprescindible. De hecho, es la crema antiedad más eficaz de todas. En definitiva, lo recomendable es acudir a un experto y que realice una pauta cosmética ajustada a tu tipo de piel, aplicar la cantidad correcta de cada producto y no seguir las modas de hoy en día, a través de redes sociales, influencers, internet…. Nos llegan a diario".

La clave sería elegir fórmulas multifunción con diferentes activos que no llenen nuestra piel de capas y la permitan encontrarse. Son formas de ahorrar tiempo y además contienen ‘inteligentes’ soluciones para adaptarse a este nueva rutina de belleza que estás implantando (recuerda) por unos días. ¿Lo vas a probar?

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios