Logo El Confidencial
Big Little Lies estéticas

Los 53 años de Nicole Kidman: de una relación bótox-tóxica al equilibrio estético

De la B del bótox a la L de lifting, no hay letra de la medicina estética que Nicole Kidman no haya probado para mantener un aspecto ultrajoven recién cumplidos los 53

Foto: Nicole Kidman cumple 53 años y repasamos su evolución estética. (Getty)
Nicole Kidman cumple 53 años y repasamos su evolución estética. (Getty)

La historia de Nicole Kidman comenzó con un éxito disparado en los 80 y 90, seguido religiosamente por un Oscar en los 2000 y varios años de desprestigio… ¿Hizo algo malo Nicole para estar lejos de los focos y no conseguir buenos papeles? Hizo lo mismo que Renée Zellweger, entregarse a los retoques estéticos para mantener una imagen perfecta y joven y seguir en el candelero, pero el resultado no fue el deseado.

[LEER MÁS. Guía de inyectables: todos los rellenos que debes conocer]

“Fue tal su fama de retocada que la actriz llegó incluso a convertirse en un injusto icono del antibótox, cuando en realidad lo único que ella busca era la perfección absoluta de una delgada muñeca”, comenta el doctor Leo Cerrud, especialista en Medicina Estética y Nutrición (www.doctorleocerrud.com), en cuya consulta, asegura, le comenzaron a decir aquello de “no me dejes como a Nicole Kidman”.

Nicole Kidman, en 1983 y en 2020. (Getty)
Nicole Kidman, en 1983 y en 2020. (Getty)


Pero tras el escarnio público y tras incluso tener que admitir casi a modo de penitencia que, sí, había abusado del bótox, Nicole Kidman ha encontrado el equilibrio estético, laboral y personal. Gracias al éxito de ‘Big Little Lies’ ha recuperado su rol de peso pesado de la interpretación y su belleza vuelve a ser envidiable. Aprovechamos su buen momento profesional y su 53 cumpleaños para analizar con el doctor Leo Cerrud cómo ha evolucionado el rostro de Nicole Kidman. De ‘Calma total’ a ‘Big Little Lies’.

Nicole Kidman, en 1989 y 1992 (Cordon Press / Getty)
Nicole Kidman, en 1989 y 1992 (Cordon Press / Getty)

Poco queda ya de la Nicole Kidman de los 80. “En las fotos de antes vemos a una joven natural, de piel complicada, pelo difícil, cara muy cuadrada, la boca demasiado pequeña, los dientes grises, desproporcionados e irregulares y sonrisa gingival”, analiza el experto. Pero, con el paso de los años, el rostro de Nicole fue perdiendo esa expresión infantil y redondez. Llegamos a los inicios de su carrera, finales de los 80 y comienzos de los 90.

La nariz de Nicole también parece algo distinta. Tal como nos apunta la doctora Gloria Santomauro, de GS Medicina Estética, podría tratarse de una cirugía de nariz con menor fortuna, "se ha ido esqueletizando, dándole un aspecto poco natural (demasiado fina para sus rasgos)", explica.

Nicole Kidman, en 1997, 2001, 2005. (Getty)
Nicole Kidman, en 1997, 2001, 2005. (Getty)

Uno de los aspectos sobre los que nos llama la atención el doctor Cerrud es la calidad de la piel de la actriz. En la actualidad, el rostro de Nicole no solo está impoluto, sin ningún tipo de mancha, sino que parece, en las propias palabras del doctor, “traslúcida como si viviera de noche”.

Para conseguir esa tez, la clave ha sido una concienzuda fotoprotección. No olvidemos que Nicole viene de Australia, el país con mayor tasa de cáncer de piel del mundo, así que debe estar bastante concienciada con el daño del sol y con el fotoenvejecimiento de la piel. Otros interesantes aliados de la excelente calidad de la piel de Nicole Kidman pueden ser tratamientos despigmentantes, bioestimulantes y antioxidantes que “aseguran esa prístina calidad de piel”, subraya Cerrud.

Nicole Kidman, en 2008. (Getty)
Nicole Kidman, en 2008. (Getty)

Por supuesto, del uso del bótox en las últimas décadas no hay ninguna duda y no solo porque la misma Nicole lo haya reconocido, sino porque zonas como la frente parecen llevar años paralizadas, sin rastro de la más mínima línea de expresión. “Está claro que sigue utilizándolo habitualmente, junto con rellenos faciales que no solo la ayudan a conservar el volumen facial, sino que también mejoran la forma de su cara y eliminan el incipiente surco nasogeniano”, dice Leo Cerrud.

Durante los años en los que Nicole Kidman abusó del bótox, ni siquiera en la comisura de sus labios se dibujaban las típicas arruguillas al sonreír. Fue en ese momento, entre 2005 y 2010, cuando la inexpresividad se apoderó de su rostro y Nicole se convirtió en un personaje más de 'Las mujeres perfectas'.

Niole Kidman, en 2012. (Getty)
Niole Kidman, en 2012. (Getty)

Continuando con el preciso análisis, el doctor nos hace reparar en otro cambio progresivo en el rostro de Nicole Kidman, su óvalo facial. Si en su juventud era cuadrado y redondeado en los ángulos, ahora su forma es la de un diamante, afilada en la barbilla. “No descarto bichetomía y/o un lifting facial quirúrgico para cambiar el contorno facial y recuperar el óvalo”, indica el médico estético. Mientras la bichectomía retira las bolas de Bichat que marcan la forma de la mandíbula, el lifting facial tensa las facciones y evita el descolgamiento. Y precisamente también coincide en la bichectomía la doctora Gloria Santomauro, que además observa un implante de pómulos para explicar la turgencia en las mejillas de Nicole.

Pero la mirada de la australiana también ha sufrido una importante transformación. Sus ojos parecen más abiertos y su mirada más despierta. La posible explicación para la doctora Santomauro podría estar en una blefaroplastia, intervención que retira el exceso de piel de los párpados. De este modo, desaparecen las bolsas y la mirada se mantiene intensa.

Niole Kidman, en 2016 y 2018. (Getty)
Niole Kidman, en 2016 y 2018. (Getty)

Tampoco se libran de retoque los labios. "En los labios tiene ácido hialurónico, lo que los mantiene sensuales e hidratados", señala la doctora Santomauro y lo respalda el doctor Cerrud, que destaca como cúspide de los retoques de Nicole el periodo durante el que rodó ‘Australia’ (2008). Precisamente, la imagen más artificial de la actriz la encontramos entre 2005 y 2010. Desde entonces es fácil observar que Nicole Kidman ha moderado sus retoques hasta lograr un rostro más natural. A juicio del doctor Leo Cerrud, “solo hay que ver algunas fotos antiguas de frentes paralizadas, bocas desproporcionadas y gesto inexpresivo para darnos cuenta de ello”.

Niole Kidman, en 2020. (Getty)
Niole Kidman, en 2020. (Getty)

Pero esta mesura estética no significa que Nicole haya dejado de pulir su rostro, lo hace con un mayor criterio. “Creo que la australiana ha encontrado por fin su equilibrio estético, por fin está contenta consigo misma. Estoy seguro de que si Hitchcock siguiera vivo, haría todas sus películas con ella”, concluye nuestro médico estético de referencia.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios