Logo El Confidencial
FÁCIL Y A TU ALCANCE

Consejos para mantener sana una melena con mechas o tinte en verano

Hay forma de darnos color en el cabello y que continúe tan sano y bonito como cuando salimos de la peluquería

Foto: Ava Sol Para Unsplash.
Ava Sol Para Unsplash.

El tinte, en la mayoría de las mujeres y sobre todo a cierta edad, forma parte de nuestras vidas. Desde las que empiezan buscando revitalizar la melena con un poco de luz para el rostro o las que lo utilizan para camuflar canas hasta las que se lo han teñido completamente, todas tenemos su huella en nuestras melenas. Son muy pocas las que nunca han pasado por el trámite de colorear su pelo, en casa o en la peluquería.

La suerte es que últimamente los tiempos han cambiado y teñir ya no es sinónimo de destrozar. Los productos que los expertos utilizan en los salones, como los barros, por ejemplo, son mucho más respetuosos con el cabello de lo que eran antaño, e incluso algunos de ellos empiezan a incluir aceites esenciales para nutrirlo y protegerlo durante el proceso. Incluso las decoloraciones, que siempre han sido uno de los tratamientos más peligrosos que se podían llevar a cabo en una peluquería, resultan menos agresivas gracias a la mayor experiencia de los coloristas y a las nuevas tendencias en cuidado durante la decoloración, como el famoso Olaplex.

Ava Sol para Unsplash.
Ava Sol para Unsplash.


Pero, a pesar de que el pelo no se estropea tanto, lo que sí que es cierto es que el color sigue siendo una de las partes más frágiles del cabello teñido. La pérdida de intensidad tras la coloración es un proceso normal, pero de ti depende que esa pérdida sea mayor o menor o, lo que es lo mismo, que el color aguante intenso, bonito y brillante durante mucho más tiempo. La clave, según la farmacéutica Rocío Escalante, titular de Arbosana Farmacia, está en "conocer bien nuestra melena, y para ello tenemos que fijarnos en dos aspectos: cómo está el cuero cabelludo y cómo es el propio pelo, y a partir de ahí cuidarlo con los productos más apropiados".

Evita los sulfatos o siliconas en tus productos

Estos ingredientes son los peores enemigos de los cabellos teñidos, ya que arrastran (literalmente) los pigmentos de color. Son los responsables de crear mucha espuma, y aunque no son tóxicos ni peligrosos para el cuero cabelludo, son capaces de acabar con el color en unos pocos lavados. Apuesta por champús, acondicionadores y mascarillas que utilicen otro tipo de detergentes, algo más caros normalmente, pero mucho más respetuosos con tu pelo. La experta añade: "El pelo teñido o con mechas suele ser seco, áspero y sin brillo. Recomiendo utilizar productos para su cuidado sin sulfatos, protegerlo en verano del sol con protectores solares capilares, utilizar mascarilla al menos una vez a la semana y sprays que ayuden a dar brillo y proteger el color".

Champús sin sulfatos. Prep Shampoo, de Davines (22,45 euros), deja el cabello con gran sensación de limpieza y frescor, sin grasa, con volumen y muy brillante; Restore Shampoo, de Living Proof (28 euros), restaura los niveles de humedad para que se parezcan más a los de un cabello más sano y no dañado; Invati Champú Exfoliante, de Aveda (29 euros), contiene Densiplex, una combinación de hierbas ayurvédicas con ginseng y cúrcuma orgánica, que favorece al grosor y cuerpo del cabello. Y ácido salicílico, con propiedades exfoliantes.

Hidrátalo en ocasiones

Desde David Künzle nos recomiendan un truco casero para recuperar nuestro cabello si ha perdido brillo: “Si es posible, recomiendo una cataplasma mezclando aceite y mascarilla sobre el cabello sin lavar, y dejar toda la noche mientras dormimos con ello envuelto en un film plástico, que aunque no es lo más sexy ni lo más confortable, sí que ayuda para un resultado óptimo. Por último, aconsejo durante esta fase de recuperación, no usar productos que lleven silicona o alcohol. Después de la playa o la piscina, nunca debemos olvidar el lavado y tratamiento del cabello”.

La temperatura del agua es importante

Procura lavarte el pelo con el agua lo más fría posible. Aunque sea invierno y haga frío, es lo mejor para mantener bonito tu color de pelo. El agua caliente aumenta la porosidad del cabello haciendo que los pigmentos se pierdan con mayor facilidad, mientras que el agua fría produce el efecto contrario: sella la fibra capilar y protege el color. Tampoco hace falta que utilices agua helada, pero intenta que al caer sobre el cuero cabelludo la notes fresca.

Ava Sol para Unsplash.
Ava Sol para Unsplash.

Enjabona, pero no frotes al lavar

Lávate el pelo de forma habitual, pero procura no frotarlo mucho mientras lo haces. La clave es masajear el cuero cabelludo ya que las raíces son la parte que más se ensucia y que necesita una limpieza más profunda, y deja que el jabón que cae limpie el resto del cabello sin ejercer ninguna fricción. El frotar produce ese 'efecto arrastre' tan maligno para los pigmentos de color.

​Evita en verano las herramientas de calor y el cloro. Aunque es muy difícil hay que intentarlo, en la medida de lo posible hazte un tratamiento con keratina para evitarlas y cuando te bañes en la piscina, no siempre tienes que sumergir la cabeza. Mario Anes, director artístico de Cotril España, nos explica: "El peor enemigo de los tintes es el cloro de las piscinas. La mejor forma de protegerlo es aplicando un protector especial que crea una barrera para que no pueda penetrar en el cabello”.

Las planchas deberían quedar prohibidas si quieres tener un color bonito y brillante, ya que combinan dos de los elementos que ya hemos nombrado como enemigos del color: el calor excesivo y el arrastre. Aun así, siempre que utilices un buen protector contra el calor, puedes utilizar secadores y tenacillas; lo que debes evitar es ese movimiento de arrastre que se lleva el color de tu cabello".

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios