El compromiso real de la cosmética con el cambio climático, del bote a la fábrica
  1. Estilo
  2. Belleza
La belleza se pone verde

El compromiso real de la cosmética con el cambio climático, del bote a la fábrica

El tiempo de descuento casi se ha consumido y el mundo de la cosmética quiere hacer los deberes para paliar su daño ecológico. Packagings y fórmulas serán los primeros

Foto: Los compromisos de la cosmética green. (Unsplash)
Los compromisos de la cosmética green. (Unsplash)

¿Por qué de repente los protectores solares buscan reducir los residuos que dejan en el mar? ¿Por qué mi bote de champú ya no tiene el mismo tacto? Detrás de pequeñísimos cambios en nuestros gestos diarios hay años de investigación a cargo de los gigantes cosméticos y, lo más importante de todo, consecuencias positivas para el medioambiente.

Con el objetivo de minimizar la cantidad de protector solar que se adhiere a los arrecifes de coral y contribuye, junto a la incidencia del sol, la contaminación y las aguas residuales, a su blanqueamiento, L’Oréal comenzó a desarrollar protectores solares que no se desprendieran de la piel en el mar, dejando residuos en el agua que viajaran hasta llegar a los arrecifes. Pero ese tan solo es uno de los pasos que se han comenzado a dar desde el sector de la cosmética. Garnier se ha convertido en la marca encargada de liderar los objetivos sostenibles del grupo L’Oréal 2030, L'Oréal for the Future, con Green Beauty, el proyecto para reducir el impacto medioambiental global de la marca.

Fórmulas más naturales

Tan importante como la producción del producto y su envase es el contenido. Con el compromiso Green Beauty, las fórmulas evolucionarán hacia una mayor biodegradabilidad, sin dejar de lado el 'abastecimiento responsable' que nutre de ingredientes como karité de Burkina Faso o el aceite de argán de Marruecos los productos de la marca. Pero al ser una marca con ADN de 'belleza natural', la cosmética green modificará del mismo modo el interior de los productos de Garnier, creando fórmulas naturales con materias primas sostenibles procedentes de agricultura responsable. A este proceso se sumará también la química 'green' con la que se sintetizan ingredientes utilizando materias primas renovables de origen vegetal. Todo esto tiene un impacto mínimo en el medioambiente y reduce la generación de desechos.

El punto fuerte de 2020 es el lanzamiento del champú sólido de Original Remedies, siendo el primero de una marca de gran consumo. “Es un hito en cuanto a fórmula, diseño y, esperamos, satisfacción del consumidor”, explica André Albarrán, general manager de Garnier España. Sin duda, lo más atractivo de los champús sólidos es que son completamente biodegradables y no dejan residuos. Además, vienen en envases de cartón y, una vez abiertos, duran mucho más tiempo. La revolución en el cuidado del cabello además es sostenible. Aunque el primer champú sólido de Garnier verá la luz en octubre, ya sabemos que pilares de la marca como Tesoros de Miel o Délicatesse de Avena tendrán su formato sólido.

Fábricas limpias

Green Beauty es el ambicioso programa que busca cambiar radicalmente formatos, packagins y desarrollo de los productos de la firma para acondicionarla al momento actual y reducir su impacto en el medioambiente. De entrada, para el 2025, el grupo se compromete a que las 22 plantas industriales en las que se fabrican sus productos sean neutras en carbono y solo utilicen energía renovable. Esta sana ‘obsesión’ viene de lejos, de 2005 a 2019, las fábricas de Garnier han reducido su huella de carbono en un 72% en términos absolutos. De este modo, el grupo francés lleva a cabo su transición voluntaria hacia una economía con bajas emisiones de carbono, según el Acuerdo de París.

También entra en la partida la reducción en su consumo de agua o el desarrollo de las fábricas Waterloop en las que retirada, reciclado y reutilización del agua se hacen en la propia planta, eliminando la necesidad de utilizar agua dulce. Medidas que ponen a Garnier a la cabeza de la sostenibilidad cosmética.

Adiós a los antiguos botes, tubos, frascos...

La segunda prioridad es el reciclado de los cosméticos. Según el informe de Statista sobre el plástico, “aproximadamente 8 millones de toneladas de plástico son vertidas al océano cada año. Los científicos estiman que la cantidad de plástico en el mar superará a la cifra de peces en 2050”. De ahí que una de las propiedades sea utilizar plástico 100% reciclado en sus envases para 2025, además de lograr que todos sus envases sean reciclables. Como asegura Adrien Kostas, presidente global de Garnier en la presentación de los objetivos sostenibles del grupo de L’Oréal 2030, otro de los objetivos de la marca es “ayudar a impulsar el cambio en la industria hacia una economía holística y circular de los envases”.

El compromiso es que todos los packagings de Garnier sean reutilizables, reciclables y compostables, a lo que se suman los envases de cartón con certificado de gestión sostenible de bosques. El compromiso de la marca es que ninguno de sus envases esté hecho de plástico virgen -de primer uso, más barato y brillante- de aquí a 2025. Según explica André Albarrán, la diferencia entre reutilizable, reciclable y compostable está en su vida útil: “Los reutilizables suelen ser fabricados en materiales de larga duración, como el cristal, que permiten darle usos alternativos al envase una vez consumido su contenido. Los reciclables tienen menor vida en su primer uso, pero una vez procesados y reciclados pueden adoptar nuevas formas y alargar su utilidad. Es el caso del plástico PET, por ejemplo. Por último, el compostable es biodegradable totalmente”.

Para cumplir con esta medida, ya hemos comenzado a ver líneas completas en recipientes de vidrio como Bio Lavanda Regeneradora o el inminente lanzamiento de la primera generación de tubos que integran cartón. “Además, a finales de este año, todas las botellas de Fructis estarán fabricadas con plástico 100% reciclado en Europa y Estados Unidos. Así, nos proponemos ahorrar 7.000 toneladas de plástico virgen”, desarrolla el general manager de Garnier España. Otra de las medidas del grupo será establecer un sistema de recogida en puntos seleccionados para ayudar al consumidor a reciclar sus envases.

El etiquetado de todos los productos de la marca también cambiará por completo para que sea muy visual e intuitivo, mediante un código de color que identifique la puntuación de cada producto en relación con los parámetros de sostenibilidad fijados por la marca y que quedan plasmados en nuestro compromiso Green Beauty, para facilitar al consumidor elegir de una forma rápida pero consciente.

Para cumplir con la economía holística, el grupo tiene en cuenta todos y cada uno de los agentes que intervienen en el desarrollo de cada producto, desde proveedores, fabricantes, logística, puntos de distribución, clientes hasta las autoridades, cuidando la gestión de los residuos en cada paso.

Objetivos de Green Beauty de Garnier:

  • Reducir plástico y envases. Para el 2025, todos sus envases serán libres de plástico virgen, ahorrando 37.000 toneladas de plástico cada año y todos sus envases serán reciclados, reciclables o compostables.
  • Cambio del producto y de la fórmula. Para el 2022, todos los ingredientes naturales y renovables serán de origen sostenible. En 2025, el 100% de sus nuevos productos tendrán un perfil medioambiental mejorado.
  • Fábricas y producción green. Fábricas 100% libres de carbono para 2025 mediante el uso de energía renovable.
Tratamientos orgánicos Tendencias de belleza
El redactor recomienda