Coloración carey, la técnica para aclarar el cabello castaño con un acabado muy natural
  1. Estilo
  2. Belleza
Moreno lleno de luz

Coloración carey, la técnica para aclarar el cabello castaño con un acabado muy natural

Si eres una de esas personas que cuando va a la peluquería lo que quiere es que casi sea imperceptible que se ha teñido, aquí puedes encontrar la solución

Foto: Coloración carey, la técnica para aclarar el cabello castaño con un acabado muy natural
Coloración carey, la técnica para aclarar el cabello castaño con un acabado muy natural

¿Eres una de esas personas que cuando va a la peluquería lo que quiere es que casi sea imperceptible que se ha teñido? Pues si encima tu cabello es castaño, puede que la coloración carey sea la respuesta a tus súplicas. Esta nueva técnica que pretende reproducir los tonos del clásico caparazón de la tortuga en el cabello tiene como finalidad iluminar la melena con tonos de la misma familia cromática y potenciando la sensación de luz.

En vez de buscar resultados homogéneos, como la coloración trufa de chocolate, con la técnica carey solo se aporta color a unos mechones concretos, como se puede lograr con las mechas tweed o la pintura. Sin embargo, para lograr esa sensación de una cabellera llena de matices que caracteriza al castaño carey, se utiliza el balayage.

Aunque lo que se busca es aclarar un cabello oscuro, los colores elegidos para este tipo de coloración no tienen por qué ser rubios o dorados. Una forma muy sencilla de explicarlo es enumerar los colores cálidos que acostumbramos a ver en otoño: caramelo, ámbar, caoba, bronce, cobre, café con leche o incluso ligeros matices rojizos. Todos ellos combinan a la perfección con un cabello castaño y logran aclararlo, pero de una forma muy natural. También es importante mantener una base oscura, para que la mecha genere un punto de luz. Gracias a los colores de la misma paleta, no hay un contraste muy marcado, sino algo que podría ser perfectamente natural.

Para conseguir un efecto veteado, es imprescindible tener el cabello largo, solo así se entresacarán algunos mechones para colorearlos de un tono más cálido, logrando un degradado bonito. A la hora de aplicar el color, es importante que el experto colorista analice el corte de pelo, el rostro y el tipo de cabello de cada persona. Se puede conseguir un castaño carey iluminando de medias a puntas, desde el inicio del cabello o incluso con la técnica del face framing, que busca aclarar los mechones más próximos al rostro, enmarcando la mirada.

La melena queda definida, como si el peluquero hubiera modificado su estructura simplemente con un engaño al ojo. No se ven líneas y la diferencia entre las zonas coloreadas y la base no es drástica gracias a la paleta de colores con los que se trabaja. Al parecerse mucho a las mechas pintura, la coloración carey se puede aplicar también en cabellos rizados, basta con observar qué mechones serían aclarados de forma natural por el sol y matizarlos.

El año pasado, el estampado carey, caparazón de tortuga o tortoiseshell dio el salto de los accesorios a la belleza a través de la manicura. Con un par de colores, como ocurre en su versión capilar, este estampado tan chic aportaba además una generosa capa de brillo a la manicura, lo que el castaño carey también ha adaptado.

Foto: Manicuras que seguirán siendo tendencia este otoño

El brillo glossy, ese que solo tienen los cabellos intensamente nutridos y bien saneados, se puede lograr con esta coloración. El paso final es un tratamiento nutritivo, lo que se suma al brillo cromático que se logra a través del balayage en tonos naturales. Al peinar el cabello, el juego de colores, con los mechones estratégicamente aclarados, hace las veces de una melena con mucho movimiento, algo de lo que se benefician especialmente los cabellos rizados u ondulados.

Cabello Color cabello Tinte pelo
El redactor recomienda