Carmen Lomana, "irreconocible" en su último retoque de peluquería
  1. Estilo
  2. Belleza
Cucú, ¿quién soy?

Carmen Lomana, "irreconocible" en su último retoque de peluquería

La socialite acudía con su habitual regularidad a la peluquería para retocarse el color, pero el resultado, en sus propias palabras, la dejaba "irreconocible"

Foto: Carmen Lomana, "irreconocible" en su último retoque de peluquería
Carmen Lomana, "irreconocible" en su último retoque de peluquería

Media melena a la altura del pecho y rubio platino jamás amarilleado. Por su cabello la reconocerás. Aunque Carmen Lomana no lo tiene tan claro. Ayer mismo, a primerísima hora de la mañana, Carmen acudía a su peluquería de referencia, Tacha Beauty. Empeñada como está la socialite en revelar cada uno de sus secretos de belleza, acercándonos desde su amplio tocador cosmético hasta su desayuno rico en colágeno, Carmen no podía pasarse por la pelu sin hacer un paso a paso.

Tras bromear con Juan Diego de Escámez, el peluquero que se encargó de atusar la cabellera de Carmen hasta dejarla esponjosa y repleta de brillo, tocaba repasar la melena para retocar las raíces y salir perfectamente peinada de camino a Televisión Española. “Esta bata podría ser perfectamente de Thierry Mugler”, comentaba la clienta sobre la lujosa bata rosa fucsia y llena de volumen.

Carmen Lomana, en la peluquería. (Instagram)
Carmen Lomana, en la peluquería. (Instagram)

Pero el cambio en el cabello que, según Carmen, la dejaba irreconocible, no era otro que la forma en la que lo peinaba. Uno de los secretos de Carmen Lomana es que rara vez lleva el pelo recogido. Su melena se ha mantenido con su largo, forma y color desde que la conocemos, pero siempre suelta, cubriendo su nuca y cuello. “¿Quién soy? No me reconocen”, le decía a su peluquero, cuando este recogía su cabello para comenzar a trabajar sobre él.

Al novedoso peinado, con el que evidentemente Carmen no salió de Tacha, había que sumarle la reglamentaria mascarilla que cubría barbilla, boca y nariz. La socialite jugó a quitarse y ponerse la mascarilla, como si estuviera jugando al cucú… Puede que ella no se reconociera con moño, pero sin duda es inconfundible.

Eso sí, aunque Lomana no sea muy fan de los recogidos, el suyo era un recogido esponjoso, con la raya a un lado y dejando caer el mechón delantero, ladeado, sobre el rostro, marcando un volumen muy setentero. Los bucles que se liberaban por la nuca completaban el peinado rápido al estilo Sharon Tate.

¿El resultado final?

Por supuesto, Carmen no podía salir a la calle con un moño, no sería propio de ella. Con un renovado y lleno de brillo rubio platino, libre de raíces y, por supuesto, suelto, Carmen Lomana estaba lista para hacer su acto de presencia en TVE. Para la cita, la colaboradora optó por un peinado con los tirabuzones marcados, muy pulido en la raíz, pero sin olvidar el necesario volumen para que el cabello no quede apelmazado.

Aunque ese fue el resultado final para Carmen, que acompañó su lustroso peinado con un maquillaje en tonos bronces, su peluquero siguió trabajando y por sus manos pasó otra celeb, Rosanna Zanetti, mujer de David Bisbal. La modelo optó por una mechas babylights y salió de la peluquería tan encantada -y enmascarillada- como Carmen Lomana.

Carmen Lomana Cabello Color cabello
El redactor recomienda