Anillos de Venus: el próximo gran drama beauty de futuras generaciones
  1. Estilo
  2. Belleza
La 'joyita' que no quieres lucir

Anillos de Venus: el próximo gran drama beauty de futuras generaciones

La tecnología es culpable de uno de los signos más indiscretos del envejecimiento en tu cuello

Foto: Elizaveta Strelko para Unsplash
Elizaveta Strelko para Unsplash

¿Sabías que la demanda de tratamientos de cuello ha aumentado un 20% en el último año? Es un dato del médico estético Jaime Tufet, director de la Clínica Tufet en Barcelona. El experto asegura que, en términos generales, las consultas sobre cuidados faciales se han incrementado un 30% desde la pandemia. El origen de estas nuevas preocupaciones la encuentra en la infinidad de videollamadas que antes no hacíamos. “El vernos constantemente a través de una pantalla ha provocado que muchas personas den más importancia a aquellos rasgos que les gustaría mejorar, y que quizá antes no notaban”, apunta el Dr. Jorge Planas, director de las Clínicas Planas.

Ahora te fijas en tu cuello más que nunca.  (Imaxtree)
Ahora te fijas en tu cuello más que nunca. (Imaxtree)

Y en medio de estos disgustos 'beauty', destacan los anillos de Venus. Ese poético nombre es el que le han otorgado a las rayas horizontales que, un inesperado día, te das cuenta que decoran tu cuello. El Dr. Tufet resalta lo complicada que es esta zona pues “la piel no está dotada de ligamentos de sujeción a estructuras más profundas para evitar su descolgamiento. Es más delgada, contiene menos glándulas sebáceas y una densidad menor de fibroblastos respecto al rostro”.

Tras la pista del origen

La principal causa de su aparición es el paso del tiempo. Carmen Navarro, experta en estética y directora de los centros Carmen Navarro, afirma que a partir de los 25 años comenzamos a perder colágeno y elastina en nuestro cuerpo. Y la consecuencia es una reducción de la firmeza y la densidad que predispone a la aparición de esos anillos.

El uso excesivo de pantallas favorece la aparición de los anillos de Venus. (Imaxtree)
El uso excesivo de pantallas favorece la aparición de los anillos de Venus. (Imaxtree)

Pero hay otros factores que influyen como la falta de hidratación, el hecho de que esta zona, junto con el escote, es la eterna olvidada (reconoce que los excluyes de tu rutina de cuidado sin piedad), un exceso de exposición solar, no mantener un peso equilibrado, el estrés, la contaminación… E incluso la posición en la que duermes (el Dr. Planas no recomienda descansar boca arriba). Sin embargo, su enemigo número uno es el uso excesivo que hacemos de la tecnología, tanto por la postura que adquirimos (se trata de una flexión continua con el mentón hacia abajo) como por el fotodaño que la luz visible azul provoca en las células. Una combinación de esos factores genera un envejecimiento prematuro que “contribuye a un adelgazamiento de la matriz extracelular y la consecuente aparición de los anillos de Venus”, apunta el Dr. Tufet. De hecho, Raquel González, directora de educación de Perricone MD, reconoce que “hay estudios que avalan que los millennials presentan un envejecimiento del tejido de la mandíbula y el cuello un 72% más acelerado de lo que ocurría antes”.

Cómo evitarlo desde casa

¿Un tip? Presta atención a tu postura de descanso. (Imaxtree)
¿Un tip? Presta atención a tu postura de descanso. (Imaxtree)

Podemos intentar reducir las horas frente a las pantallas, limitar posturas forzadas que provocan tensión en el cuello y establecer una rutina de tratamiento que incluya esta zona. Carmen Navarro aconseja aplicar cada día (con gestos ascendentes) un suero reafirmante y nunca salir sin protector solar. Por la noche, tras la limpieza facial, debes realizar un masaje ascendente con una crema muy nutritiva. Además, “una vez a la semana, o cada quince días, disfruta de un peeling enzimático que te ayude a eliminar impurezas y dar vitalidad al cuello”, sostiene. Importante: a partir de los 40 años es mejor que utilices cosmética específica. Además, ahora tienes a tu disposición una nueva generación de productos con péptidos redensificantes y retinol, que ayudan a recuperar y mantener el grosor de la matriz extracelular.

¿Algunas referencias que son grandes aliadas?

Tripeptide-R Neck Repair de Skinceuticals (119 €)

Skinceuticals.
Skinceuticals.

Tratamiento con retinol puro (reafirma y reduce las líneas horizontales), un tripéptido concentrado (refuerza la piel) y complejo de glaucina (cuida las estructuras de soporte).

Inhibit Tensolift Neck Mask de Natura Bissé (20 €/ u.)

Natura Bissé.
Natura Bissé.

Mascarilla de efecto lifting con fibras de bambú para cuello y escote. ¿Sus ingredientes? Ácido hialurónico (retiene el agua y reafirma) y niacinamida (unifica el tono e ilumina).

Crema Cuello y Escote de Orchidée Impériale de Guerlain (343 €)

Guerlain.
Guerlain.

Sus activos reafirmantes, como la goma de tara y el alga roja, se unen a las propiedades hidratantes de la manteca de mango para tonificar, reafirmar e iluminar.

Flawless Neck de Sepai (159 €)

Sepai.
Sepai.

Su tecnología retinol-like protege y regenera los procesos celulares de la piel del cuello con la misión perfeccionar la zona y redensificarla.

Neck and Decolleté Lift Treatment de Haute Custom Beauty (210 €)

Haute Custom Beauty.
Haute Custom Beauty.

Tratamiento compuesto por una crema de uso diario y unas ampollas específicas (se aplican dos veces a la semana). Ambos productos están cargados de antioxidantes que reparan, reafirman y refrescan.

Cold Plasma+ Sub/D Neck de Perricone MD (149 €)

Perricone MD.
Perricone MD.

Cuidado multifunción con DMAE, péptidos que mejoran la consistencia de la piel, cafeína encapsulada (antioxidante) y su patente Cold Plasma+, que optimiza la penetración de activos.

Piel seca Tendencias de belleza Cremas Mascarilla Hidratante
El redactor recomienda