Filomena: ¿cómo cuidar tu piel cuando hace tanto frío?
  1. Estilo
  2. Belleza
FRÍO, FRÍO QUE YO ME RÍO

Filomena: ¿cómo cuidar tu piel cuando hace tanto frío?

Tu piel estos días pide a gritos cuidados más especiales que nunca. Toma nota de los consejos de los expertos

Foto: Anika Huizinga para Unsplash.
Anika Huizinga para Unsplash.

Frío y Filomena empiezan con la misma letra y no vamos a hablar de filología, sino de las consecuencias que esta borrasca y las temperaturas que ha dejado pueden tener en nuestra piel. "En invierno nuestra piel está expuesta al viento, el frío, la baja humedad ambiental -normalmente por la calefacción- y los contrastes de temperatura. No en vano aumenta el número de consultas por sequedad excesiva, tirantez, descamación, rojeces en las mejillas, sensibilidad y pérdida de luminosidad", asegura Laia Puig, responsable de cosmética de LPG.

Para evitar todos estos males que enumera la experta debes recurrir a dos básicos que te repetimos constantemente: la hidratación y la protección. Pero no solo a ellos, ya que el estrés al que sometemos a nuestra piel estos días merece que ampliemos esos cuidados un poco más. La farmacéutica Rocío Escalante, titular de Arbosana Farmacia y experta en dermocosmética, nos cuenta cómo cuidar durante estos días la piel del rostro y también la de nuestras manos, las dos zonas que exponemos más y que son especialmente sensibles al frío y a los cambios de temperatura.

En nuestro rostro hay dos partes que sufren de una forma única estos contrastes de temperatura, el contorno de los labios y el de los ojos. Seguro que has sentido cómo la primera escuece, y debes evitar chupártelos para remediarlo porque lo único que consigues es aumentar la deshidratación. Y en los ojos seguro que notas la piel especialmente tirante y seca. "Con el frío, la producción de grasa disminuye, por lo que la película protectora natural de nuestra piel se vuelve más fina, esto provoca la deshidratación, al no poder retener la humedad. Además de las temperaturas bajo cero, hay otro factor que puede aumentar la deshidratación de nuestra piel: el aire seco de las calefacciones", nos explica la experta.

Cuidado con tus labios. (Imaxtree)
Cuidado con tus labios. (Imaxtree)

Al salir es fundamental que recurramos a la protección solar: "El reflejo de los rayos UV en la nieve puede provocar quemaduras en la piel", añade.

Y, por supuesto, no debemos olvidar la piel que está debajo de la ropa que, aunque esté cubierta, sufre también la bajada de temperaturas, sobre todo si hablamos de personas con la piel extremadamente seca o sensible. Hay un error común que todos cometemos y es que después de un día de frío recurrimos a una ducha calentita; es lo peor para nuestra piel. La experta nos cuenta el porqué: "Cuando llegamos de la calle congelados, es muy tentador poner las manos en la calefacción, pero debemos evitarlo porque ese contraste de temperaturas es muy dañino para la piel. De igual manera, tampoco conviene abusar de duchas largas con agua muy caliente, porque también pueden provocar deshidratación cutánea. Es mejor ducharse con agua tibia".

¿Qué productos usar?

Lipikar AP+, de La Roche Posay, viene en un práctico formato stick que hace que resulte mucho más fácil aplicarlo en cualquier zona y en todo momento, e incluso es apto para los niños. El frío puede provocar picores o irritaciones, especialmente en las dermis más sensibles o con tendencia atópica (17,40 euros).

La Roche Posay.
La Roche Posay.

COMPRAR AQUÍ

Fotoprotector Fusion Water SPF 50, de Isdin. Textura ultraligera Fusion Water ideal para deportistas que pasan tiempo al aire libre. Hidratación intensa y absorción inmediata; oil-free. Evaluada clínicamente en laboratorio y en condiciones reales de alta radiación solar, y no irrita los ojos (20,75 euros).

Isdin.
Isdin.

COMPRAR AQUÍ

Cold Cream, de Eau Thermale Avène, es un bálsamo reforzado con alfa-bisabolol, con efecto calmante; aceite de jojoba, para reparar, y manteca de karité, hidratación y comodidad para pieles extremadamente deshidratadas y sensibles. El agua termal suaviza y alivia la inflamación.

Avène.
Avène.

COMPRAR AQUÍ

Targeted Protection Protector Solar Facial en Barra SPF35, de Clinique (23€). Se puede aplicar en contorno de ojos y en las zonas más delicadas, incluidos los labios, con una protección media y una textura muy ligera.

Clinique.
Clinique.

COMPRAR AQUÍ

Sisleÿa L’Intégral Anti-Âge Mains SPF 30, de Sisley (118 €). Este completo tratamiento antiedad para las manos contiene una fórmula de tratamiento de alto rendimiento para combatir los signos de la edad. Suaviza el microrrelieve y reduce las arrugas, previene la aparición de manchas y reduce las existentes, ayuda a devolver a la piel su elasticidad y firmeza, y proporciona un confort absoluto y duradero gracias a su textura fundente no grasa que se absorbe rápidamente y deja un acabado aterciopelado en la piel.

Sisleÿa.
Sisleÿa.

COMPRAR AQUÍ

Recovery Oil de Sarah Becquer (49,40 euros) actúa sobre la piel como “un abrigo” que la protege, le aporta los lípidos, antioxidantes y el equilibro hídrico para que esté nutrida, hidratada y con las defensas altas frente a todas las agresiones externas invernales. Incluso es capaz de reparar la barrera cutánea de las pieles más sensibles y secas.

Sarah Becquer
Sarah Becquer
Frío Protección solar
El redactor recomienda