¿Se pueden usar la vitamina C y la niacinamida juntas?
  1. Estilo
  2. Belleza
PREGUNTAS Y RESPUESTAS

¿Se pueden usar la vitamina C y la niacinamida juntas?

El combo que forman la vitamina C y la niacinamida es el más antioxidante del sector cosmético. Sin embargo, hay que tener en cuenta una serie de precauciones a la hora de combinarlos en la rutina de belleza

Foto: Ports. (Imaxtree)
Ports. (Imaxtree)

Seguramente no hace falta que alabemos las bondades de la vitamina C porque tú misma ya las has experimentado en tu propia piel. No solo trata la hiperpigmentación, sino que también iguala el tono de la piel y le aporta un extra de luminosidad. Sin embargo, hay otras vitaminas que también se utilizan para cuidar la dermis, pero que son menos conocidas, como la B3, también llamada niacinamida. El dúo que forman ambas se ha convertido en la pareja de moda cosmética.

Foto: Meghan Markle, días antes de su boda. (Getty)

Por separado, “la principal función de la vitamina C es la de evitar la oxidación de la piel, ya que inhibe a las enzimas que degradan el colágeno dérmico; además, previene y trata el envejecimiento prematuro y el fotenvejecimiento. Y también tiene propiedades antiinflamatorias, iluminadoras y protectoras”, explica Marta García, directora de los centros Marta García Estética Avanzada. La niacinamida, por su parte, “tiene un gran poder humectante que lo convierte en un gran aliado de la hidratación celular, ya que es capaz de retener el agua en la dermis durante más tiempo. Y reduce rojeces, manchas y arruguitas”, asegura Cristina Galmiche, directora de los centros de estética homónimos. Juntas forman un combo antioxidante sin igual que mejora el tono de la piel y proporciona un efecto antiedad, pero hay que estar atenta a la fórmula y al modo de aplicación para evitar problemas cutáneos.

En las pieles que mejor resultados ofrecen es “en las que tiene marcas residuales de acné tipo HPI (postinflamación) y en las de personas fumadoras o sometidas a contaminantes ambientales. También ayudan mucho a las pieles fotoenvejecidas y funcionan fenomenal unidos a tratamientos de radiofrecuencia, ya que su eficacia se duplica”, reconoce García.

Juntas pero no revueltas

Tal y como ocurre cuando se empiezan a usar activos cosméticos potentes, como puede ser el caso del retinol o del ácido glicólico, este dúo también podría irritar tu piel. De hecho, “no es aconsejable usar los dos ingredientes al mismo tiempo, a no ser que se trate de fórmulas muy bien diseñadas, que respeten la fragilidad cutánea para así evitar rojeces, eritemas o reacciones alérgicas”, advierte Galmiche.

Tal y como explica la Dra. Elena Martínez Lorenzo, dermatóloga en Clínica Pilar de Frutos: “El problema que tiene la niacinamida es que, en contacto con pH ácido, se convierte en ácido nicotínico y puede producir eritema o enrojecimiento en la piel. Y para que la vitamina C sea estable, necesita ir formulada en una base ácida, ya que cuando va en una base más alcalina o básica es más inestable”. ¿La solución más sencilla? Usar la vitamina C por la mañana y la niacinamida por la noche.

Cómo utilizarlas unidas

Es preferible que comiences poco a poco, no solo para que tu piel tenga un periodo de adaptación, sino también para que sepas cuál es su grado de tolerancia. Y si notas sequedad o irritación, disminuye de nuevo la frecuencia de uso. Como ya te hemos dicho, es mejor que optes por la vitamina C por la mañana y por la niacinamida por la noche; pero si prefieres usarlas al mismo tiempo, atenta a este truco: “Aplica primero la vitamina C con la piel limpia, espera unos 15 minutos y después aplica la niacinamida”, revela la dermatóloga. ¡Y nunca te olvides del protector solar antes de salir de casa!

placeholder Isra E para Unsplash.
Isra E para Unsplash.

Cuándo no se pueden usar juntas

Los expertos en piel aconsejan no elegir ambas en una misma rutina de belleza en caso de que tengas brotes activos de rosácea, de reacción alérgica o de mucha sensibilidad. Aquí es “mejor usar solo niacinamida hasta que la hipersensibilidad, del tipo que sea, desaparezca”, sugiere García. Además, si tu piel es sensible, aunque no tenga una patología definida, será mejor que no introduzcas los dos activos a la vez.

Tus aliados

Niacinamide Natural Booster de Rituals. Esta fórmula, que cuenta con un 95% de ingredientes de origen natural, reduce la apariencia de manchas y poros, regula la secreción de sebo y minimiza las imperfecciones, granos y espinillas. Se puede usar solo o antes del sérum, una o dos veces al día (19,90 euros).

placeholder Rituals.
Rituals.

PigmentBio C-Concentrate de Bioderma. Concentrado a base de vitamina C estable, vitamina E, ácido salicílico, ácido glicólico y niacinamida, que reduce las manchas, equilibra el tono y potencia la luminosidad. Es apto incluso para las pieles sensibles y también está enriquecido con vitamina E, que previene los signos de envejecimiento (24,95 euros).

placeholder Bioderma.
Bioderma.

Silymarin CF de SkinCeuticals. Sérum antioxidante 'oil free', formulado específicamente para pieles grasas y con tendencia acneica, ayuda a prevenir la oxidación de la piel evitando la aparición de imperfecciones. Formulado con vitamina C, reduce la producción de sebo, minimiza los poros, mejora las líneas de expresión, la textura, el tono y la luminosidad (156,55 euros).

placeholder Skinceuticals.
Skinceuticals.

Phytoactive Illuminating Ampoules de Royal Fern. Contienen niacinamida, clorofila y asian lizard, un ingrediente activo de la planta coreana lizard tail. Esta mezcla de ingredientes estimula la regeneración de colágeno, mejoran la textura y el tono de la piel, y previenen la hiperpigmentación (160 euros).

placeholder Royal Fern.
Royal Fern.

Radiofrecuencia
El redactor recomienda