¿Cómo elegir el champú? Las claves para acertar según una voz experta
  1. Estilo
  2. Belleza
DUDAS Y PREGUNTAS

¿Cómo elegir el champú? Las claves para acertar según una voz experta

Si quieres que tu cabello luzca su mejor versión, solo tienes que hacerte una serie de preguntas

placeholder Foto: Ralph.
Ralph.

Seguro que te ha sucedido alguna vez, llevas un tiempo con el mismo champú y de golpe y porrazo empiezas a sentir tu cabello diferente. O te has encontrado en la siguiente tesitura: estás en la peluquería o en unos grandes almacenes y ante el lineal de productos capilares sufres un colapso ante tanta oferta y eliges el último que recuerdas haber visto en un anuncio publicitario o aquel del que te habló tu amiga que tiene una melena completamente diferente a la tuya.

Reconócelo, es algo que nos ha pasado a todas. Y el resultado de estas decisiones se manifiesta delante del espejo cada mañana. Ante tal drama capilar nos hemos propuesto en Vanitatis que no te vuelva a suceder, y para ello vamos a contarte los trucos de una experta en la materia, Eva Villar, maquilladora y peluquera, que ha publicado un libro de nombre 'Autocuidado para todas las estaciones' (Ed. Zenith), que nos resuelve muchas dudas de belleza, pero sobre todo una que es la que nos atañe ahora: ¿cuál es mi champú ideal según mi tipo de cabello?

placeholder Cortesía.
Cortesía.
Hoy en Amazon

Es uno de los capítulos de este manual que empieza con una afirmación clave: "Tampoco hay dos cabellos exactamente iguales, así que cada cabeza necesitará su champú". Así que, por favor, el tema de las recomendaciones de familiares y amigos, a partir de hoy, vamos a dejarlo para las recetas y otros asuntos menos personales. La experta nos recomienda empezar por algo muy sencillo, un diagnóstico de lavado. Respóndete a estas preguntas: ¿cómo es tu cabello? Ella los clasifica por color: rubio, castaño, moreno o negro. Según su textura: liso, rizado, ondulado o encrespado. Por su longitud: largo, corto, medio. Grosor: fino, grueso o medio. Peso: pesado o ligero. O su nivel de hidratación: seco, graso, raíces grasas y puntas secas. Todas aquellas cualidades que, según observa Villar, "son inherentes a nuestra naturaleza y no pueden cambiar con ningún champú".

placeholder Ralph.
Ralph.

El segundo paso, y no menos importante, es analizar su estado. Aquí entrarían otros factores: natural, teñido, decolorado, barros, coloración vegetal u otros. Si sufre de descamación, dermatitis o presenta caspa. Si suele generar grasa o seborrea. ¿Tienes caída, debilitamiento, rotura de fibra o cabello pobre? También deberías valorar otros conceptos como la falta de brillo y la luminosidad, si es opaco o acumula exceso de residuos. Y, por fin, la falta de volumen y movimiento o si lo tienes apelmazado.

Otras preguntas que surgen en el proceso son: ¿cada cuánto te lo lavas? Esta es una de las preguntas más importantes: "Si lavas el cabello a diario, elige productos muy suaves de uso frecuente y procura evitar siliconas y sulfatos, ya que a la larga ensuciarán y sentirás que te dura menos tiempo limpio". Es una teoría parecida a la que debemos aplicar a los cabellos opacos y finos. Si te lavas el pelo varias veces a la semana, "hidrátalo bien el día que te lo lavas, y dos o tres veces con champús hidratantes".

placeholder El glass hair es un tratamiento hidratante que mejora el acabado del cabello. (Imaxtree)
El glass hair es un tratamiento hidratante que mejora el acabado del cabello. (Imaxtree)


A esta fundamental pregunta añadiríamos otras: ¿con qué productos lo haces?, ¿sudas por la cabeza? Y, finalmente, qué objetivo quieres conseguir con el producto que utilizas.

Tras este pormenorizado examen, acertar con la fórmula que cuidará el cabello de la forma adecuada es mucho más fácil. La peluquera recomienda que si tu cabello es natural, por ejemplo, elijas uno neutro con un pH 5,5. Si sueles usar barros o coloración vegetal, "lo mejor para mantenerlo estable y que el color aguante mejor entre sesiones será usar champús que protejan el color del cabello o que contengan pigmento". Si has apostado durante años por el tinte, lo adecuado sería elegir fórmulas nutritivas y muy suaves "que contengan preferiblemente ingredientes naturales y principios activos que enriquezcan y nutran la cutícula del cabello. Huye de siliconas que puedan adherirse a las zonas de cutícula más débiles y aclara muy bien".

Foto: Mima tu cabello con una dieta sana. (Unsplash)


Si sufres la clásica caída, "ningún champú será suficiente para detenerla; sin embargo, los champús anticaída son perfectos aliados a la hora de limpiar en profundidad la raíz y activar el riego sanguíneo". Para las melenas que generan grasa recomienda equilibrar el cuero cabelludo con sérums específicos, ya que un champú antigrasa puede desencadenar el efecto opuesto al que buscamos. En el caso de sufrir dermatitis o descamación, la recomendación es utilizar champús purificantes que no agredan el pH y alternar con productos calmantes que proporcionen estabilidad al cuero cabelludo. Y siempre siempre, consultar con un dermatólogo. La voz de la experta dixit.

Cabello Alopecia
El redactor recomienda