Diana de Gales: sus mejores maquillajes, su lápiz azul y su manicura 'rompeprotocolos'
  1. Estilo
  2. Belleza
Estilo único

Diana de Gales: sus mejores maquillajes, su lápiz azul y su manicura 'rompeprotocolos'

Se la conocía como la princesa de los ojos tristes, pero su mirada enmarcada en lápiz khol azul Klein era todo menos triste y discreta. Todo su maquillaje era una declaración de intenciones

placeholder Foto: Diana de Gales, en una imagen de archivo. (Cordon Press)
Diana de Gales, en una imagen de archivo. (Cordon Press)

Su rostro se convirtió en uno de los iconos beauty de los 90; sin embargo, prácticamente nada de lo que la princesa Diana lució en vida sigue siendo tendencia en la actualidad. Al pensar en la Lady Di, puede que tan solo un cosmético venga a tu cabeza: el lápiz de ojos azul. Mucho se ha hablado de aquel azul eléctrico con el que los ojos de la 'princesa del pueblo' irradiaban luminosidad. Una de sus maquilladoras más conocidas, Mary Greenwell, ha llegado a apuntar que le gustaba porque quería llamar la atención de sus ojos, aunque con otros tonos habría conseguido acentuarlos más.

placeholder El maquillaje de Diana de Gales, el día del vestido de la venganza. (Cordon Press)
El maquillaje de Diana de Gales, el día del vestido de la venganza. (Cordon Press)


Otra de sus cualidades más destacadas era su piel. Aunque siempre se ha dicho que la princesa Diana sufría brotes de rosácea que explicarían sus siempre sonrojados pómulos cuando aún era lady Spencer, realmente nunca se pronunció al respecto y su maquilladora destaca su calidad de piel como uno de sus tres cualidades beauty: “Ella sabía que sus puntos fuertes eran sus ojos, los huesos de su estructura facial y su preciosa piel”, confesaba en el canal de YouTube de Lisa Eldridge, en el 20 aniversario de su muerte. En un reportaje de 'Good Morning America', de la cadena ABC, la misma maquilladora apuntaba que, para recrear el look de la princesa Diana, solo era necesario utilizar máscara de pestañas, una paleta con tonos suaves y una base de maquillaje muy ligera.

placeholder Detalle de la máscara de pestañas de Diana de Gales. (Reuters)
Detalle de la máscara de pestañas de Diana de Gales. (Reuters)


La máscara de pestañas era precisamente el cosmético quizá con mayor peso en el maquillaje de Diana. Según explicaba la maquilladora, para conseguir ese acabado, comenzaba aplicando una prebase de pestañas arriba y abajo. A continuación, utilizaba una máscara de pestañas con el gupillón muy estrecho, y se centraba solo en la raíz para conseguir oscurecer la mirada, igual que haría un lápiz de ojos. Con otra máscara de pestañas, trabajaba la longitud y las levantaba, aplicando el producto de raíz a puntas, pero sin movimiento en zigzag. Pero, no contenta con ello, la maquilladora sumaba otra capa de máscara para alargar la mirada, poniendo acento en las pestañas de los extremos, concretamente en sus puntas. De este modo se consigue una pestaña mucho más gruesa, peinada, separada, con volumen y capaz de resistir durante las horas que durase el acto. La palabra con la que la maquilladora describe el efecto de las pestañas superiores es ‘thick’, grueso; sin duda, una forma perfecta de definir las pestañas de Diana de Gales, gruesas y con mucho producto.

Para recrear las pestañas definidas, separadas y con volumen sería la máscara de pestañas, Greenwell recomienda Hypnôse de Lancôme, 35,99€ en Sephora. Su fórmula permite trabajar la pestaña oscureciéndola pero sin aportar rigidez. Gracias a su intensa hidratación, maquilla las pestañas manteniendo su flexibilidad.

placeholder Detalle de la máscara de pestañas de Lady Di. (Getty)
Detalle de la máscara de pestañas de Lady Di. (Getty)
Comprar en Sephora

Mary Greenwell comenzó a trabajar con ella en 1991, tras su portada para 'Vogue' UK. Y nunca ha ocultado que, aunque tenía una piel estupenda, al estar expuesta a los focos, necesitaba llevar base de maquillaje, corrector, sombras de ojos y máscara de pestañas para construir su look pulido. Esos eran sus cosméticos de confianza y, sin duda, son fáciles de identificar en las fotos que aún se conservan de Lady Di.

Si por algo se conoce a la maquilladora de Diana de Gales, Mary Greenwell, es por su concepto de belleza natural y por sus maquillajes a mano. La británica trabaja siempre con una paleta de tonos champán, beis y marrones claros muy sutiles pero con brillo para realzar la mirada. Con sus propios dedos aplica la sombra de ojos, el rubor en crema e incluso el labial. Sin embargo, Diana supuso un reto y un cambio en sus técnicas. Era la princesa la que llevaba consigo el lápiz de ojos azul y fue la maquilladora la que le enseñó a convertirlo en su aliado y, poco a poco, redujo su influencia en el look beauty de Lady Di.

La moda en los años 80 y 90 era precisamente utilizar lápices de ojos de colores, pero no se hacía con una finalidad concreta. Davinia Hernández, experta en diseño de miradas y cejas (@_davinia_hernandez), nos explica que, precisamente, el objetivo del lápiz de ojos o las sombras azules de Lady Di era el contrario: "En la actualidad sí se destaca la mirada al utilizar un color complementario, pero ella quería pasar desapercibida al delinear sus ojos con el mismo color que el de su iris", apunta Hernández. Si su intención hubiera sido la de resaltar sus ojos, habría optado por colores complementarios como el naranja o los marrones, según explica la maquilladora.

El delineado ultrapigmentado, cremoso y grueso de Diana evolucionó con ella, pero era su mejor aliado para resaltar sus ojos azules. Una opción que se adaptaría a la perfección a su look sería, sin duda, un lápiz cremoso como Phyto-Eye Twist de Sisley, 38,99€ en Sephora, que permite crear un trazo grueso o fino. Su textura se funde al contacto de la piel, agilizando su aplicación. Además, se trata de un lápiz de ojos de larga duración y resistente al agua.

placeholder El delineado de ojos en tonos azules era la seña más característica del maquillaje de Diana de Gales. (Getty)
El delineado de ojos en tonos azules era la seña más característica del maquillaje de Diana de Gales. (Getty)
Comprar en Sephora

Otro detalle curioso en el maquillaje de Diana era que sus labios rara vez abandonaban los colores anaranjados, según apunta la maquilladora, se trataba de los tonos de moda en la época y, si haces una revisión de iconos del momento como la también británica Liz Hurley o Sandra Bullock, es cierto que sus labios se movían siempre entre los tonos coral y nude terroso. Mary Greenwell lo describía como un rosa salmón que, según su habitual técnica, aplicaba a toquecitos, previo perfilado noventero. Si nos fijamos en las apariciones de la la princesa, es cierto que jugaba siempre con labiales muy discretos y los tonos coral eran su elección más repetida. La vimos con barras de labios cremosas, acabados gloss y, por supuesto, labiales mate como el MatteTrance Divine Rose II Collection de Pat McGrath, 37,99€ en Sephora. La marca que acaba de aterrizar en nuestro país ofrece labiales muy pigmentados, cremosos y de acabado opaco, la opción preferida de Lady Di para el día a día.

placeholder Los labios de Diana podían estar maquillados con un acabado mate o gloss,   pero el tono siempre era un nude acoralado. (AL)
Los labios de Diana podían estar maquillados con un acabado mate o gloss, pero el tono siempre era un nude acoralado. (AL)
Comprar en Sephora

Pero, si en realidad la máscara de pestañas era la encargada, ¿por qué podemos distinguir el trazo de un lápiz de ojos cremoso tipo khol en su mirada? De nuevo, las lecciones de su maquilladora de confianza apuntan a un cambio de color según pasaron los años. Como si se tratara de Picasso, el azul de sus primeras etapas dejó paso al marrón y, finalmente, al negro. En su maquillaje habitual, Greenwell pasaba un lápiz marrón muy oscuro y cremoso por las pestañas superiores, oscureciendo su raíz. A continuación, con ayuda de un bastoncillo, extendía y difuminaba el lápiz, y con otra sombra marrón oscura y un pincel muy fino, emborronaba la línea del lápiz para mantener la oscuridad pero de una forma más sutil. Por último, aplicaba sombras ligeramente satinadas en marrones ligeros y apagados.

Los lápices de ojos cremosos aportan una alta pigmentación y son muy fáciles de trabajar. Si se quiere delinear el ojo, incluida la línea del agua, los lápices khol como Diorshow Khôl, 27,99€ en Sephora, son la mejor opción. Su textura es cremosa, de larga duración y se aplica con facilidad, deslizándose sin esfuerzo y permitiendo rectificación y el posterior difuminado para crear ese ligero ahumado de Diana de Gales.

placeholder Diana delineaba su párpado superior e inferior con un lápiz de ojos tipo khol. (Reuters)
Diana delineaba su párpado superior e inferior con un lápiz de ojos tipo khol. (Reuters)
Comprar en Sephora

Aunque poco se sabe de las coloreadas y encendidas mejillas de Lady Di, parece bastante sencillo comprobar a simple vista que evolucionó de un saludable y natural tono sonrosado a no llevar nada y, finalmente, hacer un uso muy marcado de los polvos de sol. Según Davinia Hernández, este cambio se debe a las tendencias del momento, no a una madurez del maquillaje. "Cuantos más polvos de sol te apliques, más mayor pareces", apunta. Sin embargo, la imagen de los últimos años de Diana siempre estaba acompañada de unas mejillas bronceadas que se extendían por todo su rostro. Su maquilladora explicaba que a la princesa le gustaba mantener el centro del rostro más natural, así que aplicaba el bronceador muy atrás en el hueso del pómulo, en la frente cerca del nacimiento del cabello y en el resto del contorno del rostro.

Las coloreadas mejillas de la princesa cambiaron de color según la etapa que vivía en palacio, sin embargo, el acabado entre bronceado y sonrosado que se consigue con los Polvos Terracotta Light de Guerlain, 36,99€ en Sephora, se parece bastante a ese rubor natural de los primeros años como esposa del príncipe Carlos de Inglaterra. Su fórmula incluye activos antioxidantes para proteger la piel de agresiones externas que además mejoran su hidratación.

placeholder Las mejillas de la princesa destacaban por su intenso tono bronceado ligeramente anaranjado. (Getty)
Las mejillas de la princesa destacaban por su intenso tono bronceado ligeramente anaranjado. (Getty)
Comprar en Sephora

Mary Greenwell también ha hablado largo y tendido de la preparación de la piel de Diana en la que la base era una hidratación sustentada en el layering, es decir, aplicar producto sobre producto para humectarla. Las bases que solía utilizar en la princesa eran fluidas y de cobertura muy ligera. La rumorología defiende que su preferida era la base ligera Clarins’ Satin Finish Foundation, algo que no resultaría desventurado teniendo en cuenta que la firma francesa es una de las protegidas por la reina Isabel II y que la propia Kate Middleton se ha dejado ver con cosméticos de la marca.

La royal que se atrevió a pintar sus uñas

A diferencia de lo que acostumbran a hacer los miembros de las familias reales, Diana sí lució en varias ocasiones esmaltes de uñas de colores llamativos, entre sus preferidos, el rojo intenso. Aunque este detalle pueda pasar inadvertido, nunca veremos a ninguna de las mujeres de la familia real británica luciendo un color que no sea Ballet Slippers de Essie. Puedes moverte entre sus allegados cromáticos, pero jamás llevarás las uñas de un color oscuro, vibrante o llamativo. Mientras otras casas reales como la holandesa o la monegasca son más abiertas, el color oficial de Buckingham es el rosa empolvado, incluso parece que existe un número exacto de capas para cumplir con la opacidad. Las uñas de Kate Middleton son una prueba de ello. Otra opción es seguir el ejemplo de Letizia y directamente no pintarse las uñas.

placeholder Diana se atrevió a lucir las uñas pintadas de rojo, rompiendo el protocolo. (Cordon Press)
Diana se atrevió a lucir las uñas pintadas de rojo, rompiendo el protocolo. (Cordon Press)


Discreta en sus inicios y cargada de mensaje y color en sus últimos años, la princesa Diana dominaba el lenguaje del maquillaje y lo convirtió en una forma de expresión con la que liberarse de las ataduras por todos conocidas.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Diana de Gales Maquillaje Máscara de pestañas
El redactor recomienda