Meghan Markle a través de los años: cómo ha evolucionado su maquillaje y qué ha logrado con él
  1. Estilo
  2. Belleza
Luces, cámara, acción… Y protocolo

Meghan Markle a través de los años: cómo ha evolucionado su maquillaje y qué ha logrado con él

En la última década no solo la vida de Meghan Markle ha sido una montaña rusa, su look beauty en general y su maquillaje en particular han surtido efectivos cambios

Foto: Detalle del maquillaje de Meghan Markle en su etapa en la Familia Real Británica. (Cordon Press)
Detalle del maquillaje de Meghan Markle en su etapa en la Familia Real Británica. (Cordon Press)

Atrincherada en su mansión de Montecito (California) y con dos bebés correteando, Meghan Markle ha alcanzado los 40 años con la opinión pública divida entre defensores y detractores, pero manteniendo un estilo impecable, acompañado de un look beauty que ha cincelado año tras año. Sin entrar en posibles retoques estéticos, la piel de la ex actriz ha sobrevivido al frío invierno inglés y las normas de maquillaje dictadas por el protocolo real, sin olvidar dos embarazos en apenas dos años, circunstancias que hacen necesaria una estricta rutina de cuidado de la piel. Del paso de los años, ni la realeza ni el 'star system' se salvan y Meghan ha comenzado a mostrar los primeros signos de la edad en su cutis. Manteniendo la coherencia con el mensaje de naturalidad que siempre ha querido transmitir, dejos de ocultar manchas o líneas en su rosto, los luce con elegancia y sin que la piel haya perdido la luminosidad que siempre le ha caracterizado.

Foto: Primer plano de Meghan Markle en su boda. (Getty)

En todo este periplo de idas y venidas entre Familia Real Británica, Inglaterra, Canadá, Esatados Unidos, una vida alejada de los focos, entrevistas en televisión y cambios de residencia, el maquillaje ha pasado de ser un accesorio más en la imagen de la duquesa a convertirse en una herramienta más de comunicación. Sofisticó su look cuando su agenda estaba dictada por la reina Isabel II y en cuanto hubo tierra de por medio recuperó su maquillaje más potente. Casualidad o forma de expresión, ni la forma de resaltar sus ojos, ni la de colorear sus mejillas es la misma, adaptando cada cosmético a las necesidades de su piel en todo momento.

placeholder Evolución del maquillaje de Meghan Markle en 2011, 2015 y 2019. (Getty)
Evolución del maquillaje de Meghan Markle en 2011, 2015 y 2019. (Getty)

Cambio de piel

En las primeras escenas de Meghan Markle como Rachel Zane en la serie ‘Suits’, la joven contaba con apenas 30 años y en su rostro se reflejaban todas las tendencias de belleza del momento, de las cejas finas y muy anguladas a los smokey eyes como norma. Pero otro indudable detalle era el estado de su piel. Nos hemos acostumbrado a ver a Meghan con una piel muy clara en la que sus pecas destacan especialmente, sin embargo, hace 10 años, cuando la serie de ficción aterrizaba en la televisión, Meghan lucía constantemente un envidiable tono bronceado, muy cálido y dorado en el que sus pecas apenas eran visibles, unificadas con tono del rostro.

placeholder Meghan Markle en 'Suits'.
Meghan Markle en 'Suits'.

La jugosidad de su piel, firme y radiante de forma natural, se acompañaba por uno tono homogéneo cualidades que, con el paso de los años han ido abandonando su piel. Al someter a un intenso zoom a la piel de la duquesa, resulta bastante evidente que esta no tiene la misma hidratación que antaño. Agresiones diarias como el sol, el cambio brusco de temperaturas o el viento han podido afectar al deterioro de la piel, sin olvidar tampoco la incidencia del estrés al que ha estado expuesta desde el comienzo de su relación con el príncipe Harry. Durante los años de Meghan en palacio, su piel se fue volviendo más opaca hasta perder su glow natural. Entró en el juego entonces el uso de distintos tipos de higlighter para aportar esa luminosidad.

placeholder La piel de Meghan Markle durante su embarazo de Archie en 2018. (Getty)
La piel de Meghan Markle durante su embarazo de Archie en 2018. (Getty)

Tras la huida del matrimonio de Inglaterra en 20119, la sorpresa vino de la mano del ‘Meghanazo’, los dos actos en los que la duquesa de Sussex reapareció con un look azul de Victoria Beckham azul y un vestido de noche rojo, al que no le faltaba la tendenciosa capa. Su piel había recuperado su brillo de antaño y estaba pletórica. El secreto detrás de este regreso triunfante a su piel hidratada y repulpada podría explicarse con su regreso a Canadá y a sus antiguas prácticas estéticas.

placeholder 11/corodn press
11/corodn press

Además del cambio en la iluminación de su piel, también resulta curioso, al poner la lupa sobre su rostro, observar cómo aquellas pecas que le llevaron a escribir un relato de pequeña y de las que se enorgullecía, han ido acentuándose con los años. Con la incidencia del sol, la pigmentación de las pecas se intensifica y son más visibles. El paso de los años también está relacionado con la hiperpigmentación y, en el caso de Meghan, además de sus pecas más visibles, también han aparecido nuevas manchas que la ex actriz no cubre sino que muestra con orgullo, y que potencian esa sensación de piel de tono irregular.

placeholder El iluminador ha acompañado a Meghan Markle a lo largo de sus últimos años. (Getty)
El iluminador ha acompañado a Meghan Markle a lo largo de sus últimos años. (Getty)

A pesar de que su piel ha perdido el lustro de la época pre-royal, tanto Meghan como su equipo de maquillaje siempre han encontrado en el iluminador en polvo su aliado para mantener la luz en la piel. Los cosméticos en polvo no son la mejor opción para las pieles secas ya que pueden resecarlas más y terminar acumulándose en los pliegues, pero desde que conocemos a Meghan, el único highlighter que tiene cabida en su vida es en polvo. Y punto.

Foto: Diana de Gales, en una imagen de archivo. (Cordon Press)

Adiós bronceador, hola rubor

Sin embargo y a pesar del cambio de la piel de Meghan, si ha habido un cosmético que ha contribuido de forma directa a la modificación de su imagen, contribuyendo a su sofisticación, ha sido el rubor de mejillas. Del Orgasm de Nars al Amazonian Clay de Tarte, cuando Meg era blogger, confesó que los rubores en tonos rosas y melocotones eran infalibles en su rutina de maquillaje diaria. Este tono nunca abandona sus mejillas y ha contribuido a crear esa estética natural con la que siempre identificamos a la duquesa de Sussex.

placeholder Meghan Markle en 2010, fie a su piel bronceada y su rubor rosa. (Getty)
Meghan Markle en 2010, fie a su piel bronceada y su rubor rosa. (Getty)

Al otro lado del ring, encontramos los polvos bronceadores, ‘amienemigos’ de Meghan en su lucha por crear un signature look aprobado por la corona. En sus años hollywoodienses, Meghan Markle abusaba de los polvos de sol, primero utilizándolos como aliados para subir el tono y crear un rostro más bronceado y años más tarde para definir los pómulos, siguiendo las normas del contouring. El uso del bronzer paró en seco el día en el que se dejó ver en los juegos Invictus del brazo de Harry y se consolidó el día de su pedida, cuando los polvos dejaron el brillo irisado.

Foto: Meghan Markle y Pippa Middleton, en Wimbledon en 2018. (Cordon Press)

Desde entonces, Meghan solo los ha utilizado en contadas ocasiones, siempre en mate y con una carga de producto tan ligera que su uso es testimonial. El rubor rosa ha ganado la batalla, incluso en la nueva etapa fuera de palacio en la que el resto de su maquillaje es mucho más dramático. La lección de la Familia Real Británica de mantener el rubor siempre sutil y rosa ha calado en ella.

placeholder Meghan Markle fiel a su blush melocotón. (Getty)
Meghan Markle fiel a su blush melocotón. (Getty)

Recientemente hemos asistido a otro truco adquirido por la duquesa, aplicar el mismo tono labial y de mejillas en la nariz, concretamente en el dentro del tabique. Este tip de maquillaje que Emily Ratajkowski popularizó hace unos años consigue que el rostro parezca ruborizado de forma natural, como si el sol hubiera incidido sobre él.

La batalla por los smokey eyes

Otra de las normas de palacio es mantener un maquillaje lo más natural posible, sin renunciar a lo que funcione a cada persona. Kate Middleton jamás renuncia a sus ojos enmarcados en lápiz negro y esa es la prueba. Pero los smokey eyes con sombras negras que Meghan acostumbrara a lucir en alfombras rojas no tenían cabida en la realeza. Del mismo modo que se desarrolló el moño Meghan, su maquillador de confianza, Daniel Martin también creó un maquillaje de ojos que le permitiera conservar un grado de oscuridad asumible.

placeholder Meghan Markle con 'smokey eyes' en 2015. (Getty)
Meghan Markle con 'smokey eyes' en 2015. (Getty)

Así fue como su mirada pasó del iluminador irisado en el lagrimal y el delineado en la línea de agua y a ras de pestañas o los ahumados, a un maquillaje con sombras marrones o champán sutilmente iluminadas en el que la línea de las pestañas se oscurecía con un lápiz muy difuminado y en el que la máscara de pestañas era el remate de cualquier look. Las pestañas XXL se convirtieron en sus años como royal en su mayor reclamo, llegando incluso a lucir extensiones de pestañas.

placeholder Meghan Markle con sombras de ojos marrones en su regreso tras el 'megxit'. (Getty)
Meghan Markle con sombras de ojos marrones en su regreso tras el 'megxit'. (Getty)

A su salida de palacio, Meghan abandonó las medias tintas y volvió a enmarcar su mirada. Primero llegó del delineado, fino y preciso pero muy oscuro. Según pasaron los meses, en la entrevista con Oprah pudimos contemplar sin ninguna duda que la duquesa había dejado las normas de protocolo y se había quedado con el maquillaje de estrella hollywoodiense.

placeholder Meghan Markle en la entrevista de Oprah. (REUTERS)
Meghan Markle en la entrevista de Oprah. (REUTERS)

Unas cejas, tres estilismos

Si hay algo que ha cambiado más notablemente en el rostro de Meghan Markle, modificando por completo su estructura facial, esas son sus cejas. Influida por la tendencia 2000; las cejas finísimas y muy arqueadas, con un marcado vértice, se apoderaron de su rostro en su más tierna juventud. Pero Meghan supo recular y, cuando su blog y su carrera como actriz comenzaron a destacar, decidió cambiar el diseño de sus cejas y trabajar en que se repoblaran. Año tras año, Meghan logró que sus cejas fueran más gruesas y tuvieran la forma recta que los expertos en cejas adoran.

placeholder Meghan rediseño sus cejas para que fueran más rectas. (Getty)
Meghan rediseño sus cejas para que fueran más rectas. (Getty)

¿Sería este el único cambio de sus cejas? No, según se acercaba su momento royal, Meghan volvió a modificar la forma de estas para que siguieran su curso natural, algo más curvado y sin ese acabado de ceja gruesa y tupida. En vez de estimular el crecimiento del pelo, dejó que crecieran a su ritmo, cubriendo con lápiz de cejas en polvo las posibles calvas. Así logró un tono muy natural, acorde con el resto de su estética.

placeholder Meghan Markle siempre ha defendido sus pecas y las protege frente a agresiones externas. (Getty)
Meghan Markle siempre ha defendido sus pecas y las protege frente a agresiones externas. (Getty)

Aunque todos estos sutiles, pero intencionados, cambios pueden llevar a creer que Meghan ha renunciado a su imagen anterior, la realidad es que ha sabido incluir las lecciones aprendidas en sus años como actriz y en la Familia Real Británica para crear una imagen única, pulida y consecuente. Tiene 40 años y no oculta los cambios de su piel, los incluye en su look, sumando también aquellos greatest hits que siempre le han acompañado como los ojos muy marcados y el rubor rosa. Lecciones de belleza de una royal en retirada.

Meghan Markle Maquillaje Trucos maquillaje
El redactor recomienda