De la boda Ortega Smith a la Gates o Arnault: los mejores looks de belleza
  1. Estilo
  2. Belleza
Invitada beauty

De la boda Ortega Smith a la Gates o Arnault: los mejores looks de belleza

Las bodas otoñales dificultan las opciones de looks con peinados muy pulidos. La solución, como hemos visto en las invitadas del fin de semana, es apostar por tocados y maquillajes naturales

Foto: El look beauty de Geraldine Guyot. (Cordon Press)
El look beauty de Geraldine Guyot. (Cordon Press)

Venecia, Nueva York y Toledo han sido los escenarios de las bodas del fin de semana, y tan dispares localizaciones han dejado looks fashion y beauty completamente distintos pero, sin duda, aspiracionales. Beyoncé se dejaba caer por Venecia con una locura de 3 looks cargados de tendencias, mientras que Lidia Bedman nos enseñaba que, en otoño, una diadema con tocado salva cualquier outfit.

Tanto en las bodas de herederos, este fin de semana se casaban tanto Jennifer Gates, hija del creador de Microsoft, como Alexandre Arnault, hijo de Bernard Arnault, propietario del conglomerado LVMH, como en la del político Javier Ortega Smith y Paulina Sánchez sí se repetían algunas líneas estéticas como la centennial raya en medio o el uso de la diadema. Puede que la pasarela diga que las diademas de estructura ya no se llevan y que ahora toca llevarlas finas, que las novias y las invitadas de boda no están dispuestas a deshacerse de ellas. No contenta con un look, Beyoncé -que acudía al enlace Arnault-Guyot en Venecia- se marcaba un hat-trick, del que apenas se tiene información fotográfica aunque sí sabemos que apostó por las tendencias ganadoras: ultraliso, flequillo, coleta y maquillaje retro. En su Instagram, la cantante compartía su look de noche, con una sesentera coleta alta rematada por volutas y un maquillaje cat eye medido al milímetro.

Manual de uso de la diadema de estructura

La deconstrucción de la diadema de Prada ha dado lugar a nuevos estilismos en los que toca hablar de casi tocados joya. Paulina Sánchez, que el sábado se casaba con Ortega Smith en Toledo, aunaba semirrecogido con marcada raya en medio con una tira de gasa a modo de diadema bandana. El sencillo peinado le permitía despejar el rostro y lucir su melena con ondas muy marcadas. Completaba el look beauty una mirada delineada en un intenso lápiz de ojos negro que recorría desde el mismo lagrimal hasta el final del ojo. El resto de maquillaje, muy natural, lograba que toda la atención fuera para la mirada.

Volando hasta Venecia, la boda entre Alexandre Arnault y Geraldine Guyot nos dejaba a otras tantas invitadas que recurrían a la diadema. Delphine Arnault, hermana del novio, acudió a la ceremonia del brazo de su hermano Antoine (marido de Natalia Vodianova) y eligió un look muy sencillo pero favorecedor en el que el cabello se peinada hacia atrás con un brushing de efecto mojado que aportaba mucho volumen. La cabellera se coronaba con una diadema color crema, a juego con el vestido de estructura, que incorporaba una fina redecilla que no llegaba a cubrir los ojos.

placeholder Antonio y Delphine Arnault, en la boda de su hermano Alexander. (Cordon Press)
Antonio y Delphine Arnault, en la boda de su hermano Alexander. (Cordon Press)

También recurría la diadema la acompañante de Bernard Arnault, en este caso, con una diadema joya, repleta de flores y cuentas, que ponían la nota de color a su sencillo look monocolor y su media melena lisa y con onda abierta para ganar volumen.

placeholder Bernard Arnault, con su acompañante en la boda de su hijo Alexander en Venecia. (Cordon Press)
Bernard Arnault, con su acompañante en la boda de su hijo Alexander en Venecia. (Cordon Press)

Tocados joya, ración doble

Pero, sin duda, el look más rompedor de la jornada nupcial lo ponía Inés de Cominges. La española, casada con François du Chastel, fundador de Chatelles, ponía su toque distintivo a la boda veneciana de Arnault con un voluminoso moño bajo de mechones pulidos, de una sutil raya en medio que hacía relucir el estructural tocado. Una suerte de superposición de aureolas doradas, salpicadas de estrellas, convertían a la madrileña en una auténtica diosa que se paseaba con Venecia para acudir a una noche boda de carnaval. La socialite, que suele dejar su frondosa melena rubia al aire, recogía el cabello para presumir de tocado.

Lidia Bedman también optaba por un tocado para rematar su look para la boda de Ortega Smith, pero en su caso se decantaba por uno mucho más tradicional. Una fina diadema, con tocado lateral de plumas a juego con los tonos del outfit, convertía su coleta baja en un peinado mucho más elaborado. Como muchas asistentes al enlace, la influencer prefería centrar su maquillaje en la mirada, con un sutil ahumado en tonos marrones y un delineado intenso.

Las novias del pelazo

Aunque apenas se han filtrado fotografías de la boda de la hija de Bill Gates, lo poco que hemos podido ver de la novia nos ha dejado con muy buen sabor de boca. Su melena pelirroja natural, con mucho cabello y volumen, relucía como nunca antes con un semirrecogido de inspiración retro. Respetando la raya en medio, Jennifer Gates lució un semirrecogido a media altura con el que despejaba el rostro a la vez que aportaba volumen a la coronilla. Del pasador que recogía el cabello caía el velo, dejando que el resto de la melena, peinada con ondas abiertas y deshechas, se entreviera.

placeholder Jennifer Gates y Nayel Nassar, durante su boda este sábado. (Gtres)
Jennifer Gates y Nayel Nassar, durante su boda este sábado. (Gtres)

Si para su boda en julio Geraldine Guyot eligió la coleta baja XXL más ideal, trendy y bucólica del panorama nupcial, para su segunda boda, con Venecia como romántico escenario, la influencer cambió el código por completo.

Su vestido estaba inspirado en el de Grace Kelly, lo que requería un peinado a la altura de una princesa. De nuevo el moño bajo con raya central y una castaña con volumen en la que la tirantez no era una opción fue la elección ganadora. En el recogido se colaban pasadores joya a modo de perlas y brillantes que le daban al peinado un toque royal. Para mantener la esencia de la influencer, defensora del effortless chic, los mechones frontales se liberaban del recogido con una onda desdibujada en las puntas, parte fundamental del look Guyot.

placeholder Geraldine Guyot, con moño bajo y velo a su llegada a la iglesia. (Cordon Press)
Geraldine Guyot, con moño bajo y velo a su llegada a la iglesia. (Cordon Press)

El otoño se postula como nuevo escenario estrella para probar tendencias y apostar por los grandes clásicos beauty: maquillajes naturales, ojos potentes y cabellos esponjosos.

El redactor recomienda