Doctor Iván Mañero: "Gracias a Angelina Jolie han aumentado los estudios genéticos"
  1. Estilo
  2. Belleza
ENTREVISTA

Doctor Iván Mañero: "Gracias a Angelina Jolie han aumentado los estudios genéticos"

Uno de los expertos más conocidos en la materia resalta a Vanitatis la importancia de los estudios genéticos y de cómo personajes públicos como Angelina Jolie han dado visibilidad a ese asunto

Foto: El doctor Iván Mañero. (Cortesía)
El doctor Iván Mañero. (Cortesía)

En este Día Mundial del Cáncer de Mama, el doctor Iván Mañero, cirujano plástico, explica la importancia de la prevención que incluye las mamografías y la autoexploración que “debería enseñarse en las escuelas”.

El médico aboga por el derecho de la mujer a la reconstrucción del pecho tras una intervención quirúrgica. Resalta por su propia experiencia que las mujeres que no lo han hecho son más infelices por culpa de las secuelas físicas y psicológicas. Ese sufrimiento afecta negativamente a su autoestima, su vida afectiva y social, su sexualidad, su vida laboral. El doctor Mañero ofrece también datos esperanzadores con respecto a la curación del cáncer de mama. Otra de sus actividades es la fundación que lleva su nombre y que desarrolla proyectos dirigidos a la mujer y a los niños en Guinea-Bisáu.

Cada vez más mujeres conocidas hacen público que lo padecen.

Es importante visibilizar igual que recordar año tras año que existe el cáncer de mama con este día mundial. Es el más frecuente en las mujeres entre 35 y 50 años, pero no hay que ser pesimistas. Los avances en investigación permiten que las pacientes estén libres de la enfermedad cinco años después de su diagnóstico y del tratamiento del tumor.

"El cáncer de mama es el más frecuente en las mujeres entre 35 y 50 años, pero no hay que ser pesimistas"

Angelina Jolie ha sido una de las mujeres conocidas que lo hizo.

Desde el primer momento en que contó que padecía una enfermedad genética ha sido beneficioso en el sentido de dar a conocer esa cuestión. De hecho, ya se conoce como el 'síndrome Angelina Jolie'. A partir de ese momento yo he tenido en la consulta mujeres que vinieron para hacerse el estudio genético y dieron positivo. El siguiente paso fue que les hiciéramos la misma intervención. Sin esa visibilidad hubiera sido imposible que tomaran esa decisión.

Esas mujeres que fueron a su consulta, ¿no padecían cáncer?

En ese momento no, pero tenían un gen, que al ser positivo, la probabilidad de padecer cáncer es muy elevada. Estas mujeres o no se lo hacían o tenían miedo, y cuando Angelina Jolie lo contó al mundo se atrevieron a tomar esa decisión. Y más aún cuando hemos visto que la trayectoria de la actriz en el sentido médico es óptima.

¿No es arriesgado someterse a una operación tan traumática? Puede ser que no se desarrolle la enfermedad.

Puede ser. Es tan elevado el porcentaje que comparado con el riesgo de una cirugía, que hoy en día es una operación sencilla, yo lo aconsejo. Se vacía el pecho por dentro de la glándula, dejando el pecho intacto. Se retira y se colocan unos implantes. Que esa mujer se levante cada mañana pensando que en cualquier momento le van a diagnosticar el cáncer no es calidad de vida.

La detección precoz es fundamental. ¿Es el éxito de la recuperación?

La prevención ha sido, es y será lo más importante a la hora de desarrollar esa enfermedad. Hoy día, a los cinco años más del 90% de las mujeres que han padecido cáncer de mama hace su vida habitual. La prevención no solo va a salvar este tipo de cáncer sino otros como son los de piel al utilizar cremas solares. Y muy importante la autoexploración, que debería enseñarse en las escuelas.

El primer paso es el corte de pelo. Aseguran que es un momento duro.

Sí, muy duro. Y por dos factores. Uno relacionado con el amor propio, con la imagen propia de la mujer. Es tan importante este punto que en los países árabes se lo tapan. Y en segundo lugar porque es el estigma que se ha utilizado en el cine para presentar el momento dramático de la historia. Estaría bien descargar de drama esa situación.

"Las mujeres que han pasado por una mastectomía y no han sido reconstruidas son hasta un 40% más infelices por culpa de las secuelas"

¿Cómo se enfrenta a una paciente a la que debe decir que hay que realizar una mastectomía?

La decisión final está en la paciente. Nuestro trabajo es evaluar, informar y estudiar el caso. Si viene una mujer que me dice que "mi madre, mi abuela, una hermana y mi tía han muerto de cáncer de mama o de ovario" y está aterrorizada, se toma la decisión en función de esa biografía. Es duro y hay que empatizar con la paciente. Es como una sentencia de muerte, decir que el porcentaje de que lo padezca es altísimo.

No es fácil volver a pasar por el quirófano para una reconstrucción.

Varios estudios demuestran que las mujeres que han pasado por una mastectomía y no han sido reconstruidas son hasta un 40% más infelices por culpa de las secuelas físicas y psicológicas de la cirugía. Este sufrimiento afecta negativamente a su autoestima, su vida afectiva y social, su sexualidad, su vida laboral. En definitiva, a todos los aspectos de su vida. Y la reconstrucción inmediata es lo más indicado.

¿Hay ahora más cáncer de mama?

Las causas de esta mayor incidencia las encontramos principalmente en el aumento de la esperanza de vida y en los avances en las técnicas de detección temprana de la enfermedad. Pero también existen otros factores que influyen, como el aumento del sedentarismo, del consumo de tabaco y alcohol, de la obesidad y de la contaminación, así como un cambio en los patrones reproductivos.

placeholder El doctor, en su consulta. (EFE)
El doctor, en su consulta. (EFE)

Una de sus iniciativas está centrada ahora en que las mujeres puedan decidir la reconstrucción de la mama.

Creo que la reconstrucción es un derecho de toda mujer que haya sufrido un cáncer de mama. Nadie debería obligar a una mujer que ha luchado contra una enfermedad tan dura como esta a llevar marcado en su cuerpo el continuo recuerdo de lo que ha sufrido. Además, cuando la reconstrucción es inmediata, el resultado es mejor, pues el cirujano plástico puede manejar mejor el tejido de la mama que va a ser extirpada, que si han pasado meses de la mastectomía, cuando el tejido ya ha empezado a cicatrizar y está en peores condiciones.

Las mujeres que han pasado por una mastectomía y no han sido reconstruidas, ¿tienen más secuelas físicas y psicológicas?

Los datos que yo tengo son muy claros. Hay más de un cuarenta por ciento de mujeres más infelices por las secuelas. Esa cicatriz le recuerda cada día que ha estado enferma. La reconstrucción le recordará que volvía a estar sana.

"La única manera es educar a los niños varones para que asuman de mayores que [la ablación] es una barbaridad"

Antes solo se hacía cuando la paciente estaba completamente recuperada. Y era para mujeres jóvenes. En mayores de sesenta ni tan siquiera se planteaba. Esto ha cambiado.

La idea es que la enfermedad no afecte a su vida más allá de lo necesario sin que un pecho mastectomizado se convierta en un recordatorio permanente del cáncer que sufrió.

Tiene una fundación que lleva su nombre y funciona en Guinea-Bisáu. ¿Cuáles son los proyectos más importantes?

Están dirigidos a la mujer y a los niños. Son proyectos sanitarios y de educación. Tenemos hospitales y orfanatos. Consideramos que la mujer es el motor y lo que hacemos es posibilitar un trabajo. Y los niños son el futuro y la única forma de cambiar el futuro.

Desde su clínica en Barcelona colabora con ONG que luchan contra la mutilación genital y en su hospital reconstruye a niñas y mujeres que la han sufrido.

Llevo muchos años luchando y operando. Hay muchos países donde mutilar a las niñas con pocos meses y amputar el clítoris es habitual. Forma parte de su cultura y es muy difícil luchar contra eso que ya está instaurado. La única manera es educar a los niños varones para que asuman de mayores que es una barbaridad. El presente es difícil cambiarlo, pero el futuro sí.

El redactor recomienda