Es noticia
Menú
Existe un remedio contra un mal relleno facial y se llama hialurodinasa
  1. Estilo
  2. Belleza
NUEVOS ACTIVOS

Existe un remedio contra un mal relleno facial y se llama hialurodinasa

Cuando una infiltración de ácido hialurónico no queda bien, puede disolverse con esta molécula, aunque hay ciertas condiciones

Foto: Foto: Unsplash/Oliver Johnson.
Foto: Unsplash/Oliver Johnson.

Los españoles nos hacemos bastantes retoques: en concreto el 50% de las mujeres y el 20% de los hombres según la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME). Los rellenos dérmicos son, junto a la toxina botulínica, los favoritos. Y aun así, sigue habiendo cierto miedo a un mal resultado. ¿Y si te dijéramos que ese reparo podría dejar de estar justificado? Imaginemos un aumento de labios exagerado o un retoque de pómulos poco armónico. Hemos escuchado que el tiempo que permanecerá el ácido hialurónico en nuestro cuerpo no es eterno, sino de entre 8 y 12 meses en función de cada organismo y otros factores, como el estilo de vida o cuánto y cómo gesticulemos. Ahora bien, esto podría parecer un mundo si algo ha fallado. Y aquí es donde entra el juego la hialuronidasa.

Foto: Los tratamientos específicos para labios pueden hacer que luzcan espectaculares. (Imagen: Ian Dooley)

Retoque sobre retoque

Se trata de una enzima, un catalizador, que rompe la molécula del ácido hialurónico para degradarlo, reabsorberlo y lograr que desaparezca. Como explica el Dr. Rubén García Guilarte, cirujano plástico, “si bien el ácido hialurónico es un producto de relleno muy seguro y prácticamente libre de complicaciones, el número de tratamientos que se realiza es altísimo y no siempre las pacientes optan por manos expertas para su inyección. Por ello cada vez se reciben más complicaciones por este tipo de rellenos que tiene solución con el uso de hialuronidasa, que siempre debe ser aplicada por un médico; no es una crema, hablamos de una infiltración”.

placeholder Foto: Unsplash/Oliver Johnson.
Foto: Unsplash/Oliver Johnson.

Es importante tener en cuenta que no solo es útil en casos de exceso de relleno, de irregularidades, asimetría o un resultado artificial. “Se puede utilizar tanto en caso de no haber conseguido el efecto deseado como en otros de complicaciones, del tipo nódulos o problemas vasculares, aunque por suerte esto no es nada habitual”, explica la dermatóloga Paloma Borregón, miembro de la Academia Española de Dermatología (AEDV). En este caso, poco frecuente, si se obstruye un vaso sanguíneo que ocasione una falta de riego y peligro de necrosis, la hialuronidasa logra que vuelva la circulación sanguínea y se disuelva el hialurónico que estaba ocasionando el problema. ¿Tienen entonces las caras hinchadas sus días contados? Bueno, depende. Esta enzima es eficaz en las infiltraciones de hialurónico, pero no si se trata de hidroxiapatita cálcica (quizá te suene más por su marca más conocida, Radiesse), otro tipo de relleno cuya función es estimular colágeno y producir tensión. Según algunos estudios, también este material puede disolverse con otra sustancia llamada tiosulfato sódico, pero son recientes y aún no hay recorrido.

Apta para cualquier relleno

¿Es la hialuronidasa capaz de disolver cualquier relleno de ácido hialurónico y en cualquier zona? Si se pone la cantidad adecuada, sí. “Sirve para cualquier zona del rostro, lo que ocurre es que cuanto más denso sea el ácido hialurónico, más cantidad de enzima hará falta para disolverlo. Por ejemplo, el que se utiliza en los pómulos”, añade la doctora Borregón. A tener en cuenta: como detalla el doctor García-Guilarte, si hablamos de un hialurónico de alta conjugación, suele hacer falta más de una inyección para un buen resultado.

Una de las preocupaciones más habituales es pensar que el antídoto contra un desastre pueda ser otro desastre. ¿Un relleno para anular otro relleno? Aunque suene raro, así es, y la literatura científica avala su eficacia a la que no se asocian habitualmente efectos secundarios. Según Paloma Borregón, “antiguamente se decía que la hialuronidasa podía disolver nuestro propio ácido hialurónico, es decir, el que tenemos en el organismo, pero investigaciones actuales demuestran que no. Aparte de posible dolor local durante la inyección y cierta inflamación posterior, el efecto secundario más importante, aunque poco frecuente (la incidencia está entre el 0,05% y el 0,69%), sería la alergia severa, y aún menos frecuente la anafilaxia, por eso antes de realizar el tratamiento debe hacerse una prueba de alergia en el brazo”. Como siempre, la experiencia y profesionalidad del especialista, que además deber ser médico, es clave.

placeholder Los despigmentantes reducen la intensidad de las manchas. (Imaxtree)
Los despigmentantes reducen la intensidad de las manchas. (Imaxtree)

Otro dato importante es que no hay margen para deshacer un hialurónico que no ha quedado bien. Lo hay si hablamos de una eventual complicación, no obstante no cuando lo que ocurre es que no nos satisface estéticamente. También podemos estar tranquilos en cuanto a la espera para ver el efecto: siempre que no se requiera una segunda sesión por tratarse de un material de alta reticulación, este desaparecerá en menos de 24 horas.

Los españoles nos hacemos bastantes retoques: en concreto el 50% de las mujeres y el 20% de los hombres según la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME). Los rellenos dérmicos son, junto a la toxina botulínica, los favoritos. Y aun así, sigue habiendo cierto miedo a un mal resultado. ¿Y si te dijéramos que ese reparo podría dejar de estar justificado? Imaginemos un aumento de labios exagerado o un retoque de pómulos poco armónico. Hemos escuchado que el tiempo que permanecerá el ácido hialurónico en nuestro cuerpo no es eterno, sino de entre 8 y 12 meses en función de cada organismo y otros factores, como el estilo de vida o cuánto y cómo gesticulemos. Ahora bien, esto podría parecer un mundo si algo ha fallado. Y aquí es donde entra el juego la hialuronidasa.

El redactor recomienda