¿Cómo se cuida la piel del cuerpo cuando hace frío? Tips de dermatólogo, de la exfoliación a la hidratación
  1. Estilo
  2. Belleza
Cuidados intensivos

¿Cómo se cuida la piel del cuerpo cuando hace frío? Tips de dermatólogo, de la exfoliación a la hidratación

En verano le prestamos atención, pero conforme empiezan a bajar las temperaturas nos olvidamos de hidratar la piel del cuerpo. Toca ponerle solución, palabra de dermatólogo

Foto: Las piernas de Camila Coelho, en el street style de la París FW SS22. (Imaxtree)
Las piernas de Camila Coelho, en el street style de la París FW SS22. (Imaxtree)

Las estaciones cambian. El pelo se nos cae más en otoño, buscamos hidratantes menos grasas en verano y prácticamente cada tres meses toca cambiar la rutina facial, con su correspondiente crema para cada estación. ¿El gran olvidado en este ajetreado cambio de armario? Fácil, el cuerpo. Las extensas rutinas coreanas, que enumeran pasos en pro de un cuidado del rostro en el que capa sobre capa la piel quede limpia, tonificada y tremendamente hidratada, son un ejemplo del descuido corporal tan extendido en la sociedad.

placeholder Durante el invierno es habitual descuidar la hidratación del cuerpo, lo que aumenta la sensibilidad de la piel considerablemente. (Imaxtree)
Durante el invierno es habitual descuidar la hidratación del cuerpo, lo que aumenta la sensibilidad de la piel considerablemente. (Imaxtree)

A quién no le ha pasado eso de que se le baje el calcetín y quede a la vista un tobillo tan seco que su aspecto sea llamativamente blanquecino… ¡Hidrátate! Suele ser la recomendación casi espetada. Las capas de ropa para resguardarnos del frío pueden hacernos creer que el cuerpo entra en una especie de hibernación en la que no necesita alimento cosmético hasta que le vuelvan a dar los rayos del sol y haya que embadurnarla de fotoprotector. “El cuerpo va a estar mucho menos expuesto al sol, más protegida de la radiación ultravioleta, así que el melanocito va a estar mucho menos excitado por parte de la luz solar, sin embargo, es una piel que va a estar mucho menos hidratada, mucho menos cuidada que en el resto del año porque no la vemos y no reparamos en ella”, explica la doctora Marta Hermosín, especialista en dermocosmética del Instituto de Dermatología Integral (www.ideidermatologia.com).

Foto: La piernas son las grandes beneficiadas de las cremas hidratantes corporales con retinol. (Imaxtree)

Las necesidades de la piel cambian

Durante el verano, la incidencia del sol es mayor como consecuencia directa de las altas temperaturas que hacen que el ‘destape’ sea la etiqueta de cualquier evento -desde salir a comprar el pan hasta acudir a una cena en la terraza de moda-. Al dejar una gran parte del cuerpo a la vista de la radiación solar, el inmediato gesto antes de salir de casa (o al menos así debería ser) es aplicar un fotoprotector para evitar quemaduras, una aceleración del envejecimiento cutáneo o el desarrollo de un melanoma. Aunque bien es cierto que, en otoño y sobre todo en invierno, el riesgo de esta radiación pasa a ser mínimo gracias en parte a la ropa, la situación medioambiental cambia y con ella las necesidades de la piel de todo el cuerpo.

placeholder La falta de hidratación en la piel se suele apreciar antes en rodillas, tobillos y codos. (Imaxtree)
La falta de hidratación en la piel se suele apreciar antes en rodillas, tobillos y codos. (Imaxtree)

Al descenso de las temperaturas se le suman el viento o la humedad, lo que favorece que las glándulas sebáceas reduzcan drásticamente su actividad. La consecuencia inmediata es una barrera cutánea desestabilizada y una deshidratación de la piel. “Nos encontraremos frente a un adelgazamiento del estrato córneo y una alteración en la calidad de los lípidos intercelulares de la misma. Un escenario perfecto para la aparición de patologías cutáneas como la dermatitis, eccemas, atopía”, asegura Soraya Galiano, formadora técnica de Sublime Oils.

Igual que ocurre con la piel del rostro, el resto del cuerpo ve como su sensibilidad aumenta y la probabilidad de sufrir enrojecimiento, descamación, picor, etc. Las condiciones meteorológicas del invierno afectan al manto hidrolipídico de la piel, aumentando la pérdida transepidérmica de agua, es decir, la piel pierde agua y aumenta la posibilidad de que se sensibilice. “El umbral de tolerancia de la piel disminuye, ya que quedan alteradas las terminaciones nerviosas cutáneas aumentando la sensibilidad a irritantes y a estímulos exógenos”, apuntan desde la firma.

placeholder Las condiciones adversas del otoño e invierno sensibilizan la piel. (Imaxtree)
Las condiciones adversas del otoño e invierno sensibilizan la piel. (Imaxtree)

Entran en el juego otros factores habituales en las estaciones más frías, como indica el doctor José María Ricart, director médico en Instituto Médico Ricart. Abusar de la calefacción o del agua caliente es contraproducente para mantener una piel saludable ya que “al someter a nuestros vasos sanguíneos al contraste de calor, se expanden y provocan cambios en nuestra piel como sequedad, pérdida de brillo, palidez e incluso puede dañar los capilares formando arañas vasculares. No solo en el rostro, también a nivel corporal”, puntualiza.

Hidratar

La solución a esta silenciosa deshidratación pasa por una acción 360: hidratarnos por dentro, exfoliar el cuerpo con una regularidad adaptada a nuestro tipo piel y aplicar a diario un tratamiento hidratante que nutra, es decir, que hidrate y repare la barrera hidrolipídica de la piel para evitar esa pérdida de agua. Para conseguirlo, hay que crear ese ‘manto protector’ añadiendo cosméticos que contengan ácidos grasos, ceramidas y fitoesteroles, clave para mantener la barrera cutánea en equilibrio.

"Las pieles secas con tendencia a agrietarse que además muestran tirantez precisan el uso de cremas más untuosas para paliar su vulnerabilidad sobre todo a los cambios climáticos. Las pieles más grasas, en cambio, de textura irregular y con tendencia acneica deben hacer uso de texturas más ligeras y deben ser oil free", apunta el doctor José María Ricart. En esta lista de ingredientes ya no solo hidratantes -que aporten agua a la piel- sino nutritivos -que eviten que la piel pierda agua-, puede llevar a la confusión de que en invierno solo se pueden aplicar cremas densas y untuosas. Error: las cremas nutritivas del invierno también pueden ser ligeras.

Aunque las texturas más untuosas aparentemente pueden estar más indicadas en esta época del año que en verano, que ya de por sí es una época en que tiene lugar más transpiración de la piel, y por esa razón resultan más adecuadas las cremas de textura más ligera, lo que siempre va a guiar el tipo de producto a elegir, es la tipología de piel del paciente", apuna la doctora Natalia Ribé, experta en medicina estética y Asesora Médica Científica de IBSA Derma España y Embajadora Internacional de IBSA Italia, que señala la importancia de acudir en primer lugar a un especialista que determine cuáles son las neceidades específicas de cada paciente.

Crema hidratante CeraVe

placeholder Crema hidratante CeraVe.
Crema hidratante CeraVe.

Apta tanto para cara como para cuerpo, su combinación de ceramidas y ácido hialurónico permite reforzar la función barrera de la piel además de hidratar. Su fórmula rica deja una intensa sensación de nutrición pero sin acabado graso. Apta para pieles sensibles y sin perfumes.

Comprar

Eucerin® AtopiControl Bálsamo

placeholder Eucerin® AtopiControl Bálsamo.
Eucerin® AtopiControl Bálsamo.

Especialmente formulado para pieles sensibles y atópicas, consigue la hidratación intensa y la reparación de la barrera de la piel gracias de nuevo a la ceramida, a la que se une la nutritiva manteca de karité, en una loción hidratante más ligera. Enriquecida con Licocalcón A, presente en varios cosméticos de la firma, actúa como antioxidante y antiinflamatorio, sumando el poder calmante a la loción.

Comprar

ISDIN Avena Loción Hidratante

placeholder ISDIN Avena Loción Hidratante.
ISDIN Avena Loción Hidratante.

Refuerza la barrera cutánea de la piel gracias a su fórmula rica en ácidos grasos esenciales. Para asegurar una intensa hidratación sin crear una crema densa, la loción se apoya en las propiedades de la avena que, además de hidratar, actúa como un bálsamo calmante, de rápida absorción y apto tanto para pieles atópicas como para rozaduras

Comprar

Limpiadores no agresivos

El paso previo a la hidratación de la piel siempre es limpiarla en profundidad para mejorar la absorción de las propiedades de los cosméticos que se vayan a aplicar; sin embargo, cuando se trata de limpiar el cuerpo, de nuevo descuidamos los productos que utilizamos. Algo tan habitual como la temperatura del agua de la ducha repercute directamente en la sequedad de la piel. El doctor Juanma Revelles, dermatólogo en IMR en la Clínica Ruber internacional, recomienda evitar ducharnos con agua muy caliente y hacer uso de agua tibia limitando el baño a una única ducha diaria, ya que la piel puede acusar deshidratación. Además, apunta el experto, "para poder proteger nuestra piel del frío, debemos hacer uso de un jabón hidratante que no sea desengrasante para la higiene diaria, evitar el uso de esponjas, así como utilizar una leche o loción emoliente acorde al nivel de sequedad de cada piel".

placeholder Los exfoliantes químicos son aliados ante las manchas de acné o de hiperpigmenntación. (Imaxtree)
Los exfoliantes químicos son aliados ante las manchas de acné o de hiperpigmenntación. (Imaxtree)

Los geles de baño que utilizamos normalmente no solo vienen acompañados de duchas a altas temperaturas sino que nos dejamos llevar por su aroma a la hora de comprarlos. Precisamente los perfumes son uno de los ingredientes cosméticos que evitan los tratamientos para pieles sensibles. En invierno, toca prestar atención a los ingredientes del gel de baño y dar prioridad a limpiadores nutritivos que no resequen la piel y que incluyen ingredientes emolientes y aceites en sus fórmulas. Igual que ya no solo lavamos el rostro con geles o jabones, con el cuerpo pasa lo mismo. Las lociones y leches limpiadoras ejercen la misma limpieza, pero dejando la piel con una intensa sensación de hidratación.

Yellow Beldi Soap

placeholder Yellow Beldi Soap.
Yellow Beldi Soap.

La formadora técnica de Sublime Oils recomienda por ejemplo el Yellow Beldi Soap, un limpiador en bálsamo que resulta ser el perfecto compendio de aceites parar limpiar en profundidad eliminando suciedad, toxinas ambientales y células muertas, pero sin esa sequedad y tirantez que muchos limpiadores dejan tras secar la piel. Esta sensación de piel nutrida se debe a las mantecas de karité y coco.

Cetaphil® Loción Limpiadora

placeholder Cetaphil® Loción Limpiadora.
Cetaphil® Loción Limpiadora.

Su tacto, entre una crema ligera y un gel, se convierte en una fórmula multifunción que puede limpiar tanto el rostro como el cuerpo, dejando la piel acondicionada. Al tratarse de una loción, no crea espuma sino que limpia sin agresividad, retirando la suciedad y dejando la piel suave e hidratada tras el aclarado. Apto para pieles sensibles y también para bebés y niños.

Comprar

Exfoliar (con química)

"Los meses más fríos del año son los idóneos para reparar los daños producidos durante el verano y para renovar la dermis cutánea ya que disminuye la radiación UV y se reduce también el riesgo de que la piel se manche", indica la doctora Karina Dryk, dermatóloga de IMR en Valencia. La dermatóloga señala que son tratamientos muy beneficiosos ya que consiguen regular el proceso natural de recambio celular, estimular la producción de colágeno y elastina, atenuar arrugas y líneas de expresión, y sobre todo mejoran la función barrera de la epidermis.

placeholder Limpiar con un tratamiento que no reseque la piel, nutrir y reparar la función barrera y exfoliar un par de veces por semana. Así se consigue una piel corporal sana, suave e hidratada. (Imaxtree)
Limpiar con un tratamiento que no reseque la piel, nutrir y reparar la función barrera y exfoliar un par de veces por semana. Así se consigue una piel corporal sana, suave e hidratada. (Imaxtree)

Durante años, los tratamientos exfoliantes más populares eran aquellos que se realizaban con scrubs que erosionaban la piel para retirar las células muertas de la superficie de la piel, un gesto que, según el tipo de piel, el exfoliante elegido o la asiduidad con la que se utilizaran, podía irritar la piel y sensibilizar. La alternativa viene de la mano de los exfoliantes químicos o peelings. Con la finalidad de suavizar la piel y estimular su renovación, despegan la capa más superficial de la piel devolviéndole además luminosidad. La única recomendación, explica la doctora Marta Hermosín, es precisamente hacerlo en el momento adecuado y el área a tratar: "En el caso de los peelings mecánicos o de los químicos en zonas de escote o espalda, muchas veces hay que aprovechar la época de invierno para realizarlos. Sería más recomendable hacerlo en los meses de diciembre, enero y febrero, cuando ya vayamos a estar seguros de que no vaya a haber una exposición solar circunstancial, es decir, evitar los típicos meses de otoño en que de repente estamos en una terraza y expone los brazos o el escote y podamos desarrollar una fotosensiblidad".

Foto: Una modelo en la Semana de la Moda de Austalia. (Getty)

Para que la exfoliación sea la adecuada, se debe espaciar. "Como mínimo una vez al mes o cada 15 días en casos de pieles más grasas o pieles que hayan sufrido acné", precisa la doctora Hermosín. Cuando se trata de pieles más sensibles y delicadas, una vez al mes o cada dos meses, no sin olvidar en ambos casos realizar un peeling profesional cada cambio de estación.

Además de los scrubs físicos al uso, también existen cremas y geles por ejemplo con AHAs para eliminar las células muertas sobre la piel, ¿recomienda algún producto en concreto? "Las cremas con AHA contribuyen a la producción de colágeno y reducen las líneas de expresión, además de mantener la piel perfectamente hidratada, por lo que son ideales en esta época del año", apunta la doctora Ribé. La mádico estético también recomienda realizar exfoliaciones más suaves en casa, aprovechando por ejemplo el momento de la ducha y siempre espaciando la exfoliación una semana, seguida de una intensa nutrición de la piel.

Aqua Cure Gel

placeholder Aqua Cure Gel.
Aqua Cure Gel.

Con fórmulas muy parecidas a las de los exfoliantes químicos que aplicamos en el rostro para ejercer esos peelings ligeros con los que retirar las células muertas que se acumulan en la epidermis, encontramos la versión corporal en cosméticos como el Natural Aqua Gel de Cure. De origen japonés y sustentado en un 91% de agua hidrogenada, es apto para rostro y cuerpo. Al aplicarlo sobre la piel previamente limpia y seca, a través de los movimientos circulares, con los que se extiende por la piel, va creando pequeñas virutas en las que se acumulan las células muertas. Tras aclarar la piel con agua tibia, queda perfectamente limpia, muy suave y nada tirante, preparada para el siguiente paso cosmético, en el caso del cuidado corporal, una generosa hidratación a base de ceramidas, ácido hialurónico y aceites nutritivos.

Comprar
Tendencias de belleza
El redactor recomienda