Es noticia
Menú
Si te gusta el esmalte permanente pero tus uñas no lo aguantan, esta es la solución
  1. Estilo
  2. Belleza
TRUCOS DE BELLEZA

Si te gusta el esmalte permanente pero tus uñas no lo aguantan, esta es la solución

A medio camino entre los esmaltes convencionales y los semipermanentes, los nuevos de larga duración prometen un extra de brillo y permanecer intactos más de 12 días

Foto: Foto: Imaxtree/Yigal Azrouel.
Foto: Imaxtree/Yigal Azrouel.

Uno de los detalles por los que se descubre a una verdadera adicta a la belleza es por su esmaltado, constante e impecable. Pero con los tradicionales, reconozcámoslo, cuesta, y mucho. Por eso la revolución llegó hace ya unos años con el esmaltado semipermanente. Había que ir al salón, eso sí, para disfrutar de las ventajas de un producto que no (o apenas) se descascarillaba y se retiraba cuando las uñas crecían. El problema es que, aunque eso no viene en la letra pequeña, estas acababan resintiéndose. Los culpables son la acetona del remover, el pulidor y el torno para retirar los restos, que aunque este último no se utiliza siempre, ahí sigue y no siempre se usa de la manera correcta; por eso es fundamental elegir un centro profesional, y desde luego ni pensar en comprar uno para uso doméstico, algo que hoy en día es posible y puede resultar nefasto.

placeholder Foto: Imaxtree/Ashish.
Foto: Imaxtree/Ashish.

Es ahí donde se crea una nueva necesidad en forma de esmaltes que duran más de lo normal y se pueden aplicar (algunos con lámpara UV/LED) y retirar en casa. Muchos de ellos tienen efecto gel, así que brillan más. “Las primeras marcas que los sacaron fueron OPI, con su línea Infinite Shine y CND (gama Vinylux). Además del brillo, cubren mejor y son más duraderos”, revela Sofya Khasanova, copropietaria de Siberia Salón. “Como son esmaltes en realidad normales, se quitan también con acetona y remover, y no se secan con lámpara. Son geniales para hacerlo en casa y para quien no desea acudir a un salón”, añade.

14 días y sin acetona

El lanzamiento más reciente y que además cumple con los días que promete (12) es Masglo Gel Evolution. Se aplica en salón, pero también se vende para utilizar en casa, se seca muy rápido (en 5 minutos) y no necesita lámpara. Como tiene una fórmula 12 free, es más natural y no agrede la uña, y se retira con quitaesmalte tradicional, incluso con uno sin acetona. Lo realizan de forma impecable en The Nail Corner (29 euros) y en Le Petit Salon. En total, 54 tonos.

placeholder Masglo.
Masglo.

Gel Evolution de Masglo en color Fiesta (15,60 euros en centros de uñas). Se vende separado o junto a la base y al top coat de brillo, dura 14 días y se seca muy rápido.

Efecto gel en casa

Essence, Essie o Beter también tienen su propuesta. Esta última casa ha lanzado Gel iQ, la evolución de GelLack y su lámpara de secado para emular el resultado de una manicura permanente hecha desde casa. Está libre de tóxicos como HEMA y Di-HEMA para evitar riesgo de alergias, no es necesario el pulido previo de la superficie ni aplicar un primer, que también puede desgastar la uña, basta con un producto limpiador antes de extender la base. Se retira con un aceite vegetal especial y sumergiendo las uñas en agua caliente.

placeholder Gel iQ.
Gel iQ.

Kit de esmaltado semipermante Gel iQ. Incluye lámpara UV/LED, limpiador previo y limpiador final (49,90 euros). El esmalte se compra aparte (5,94 euros en Douglas).

placeholder Essence.
Essence.

Shine Last&Go de Essence (1,85 euros en Amazon). Este esmalte tiene una fórmula de acabado tipo gel de larga duración y gran pigmentación con acabados brillantes.

Comprar
placeholder Essie.
Essie.

Gel Couture de Essie (10,92 euros en Amazon) no necesita lámparas y es resistente a roturas. Tampoco hace falta base, solo top coat.

Comprar

Semipermanente de un solo paso

“Existen también unos esmaltes semipermanentes que no necesitan polimerización en la lámpara UV, tienen la base, el color y el top coat en un producto. Se retiran fácilmente con acetona, sin limado ni torno. Son los Gel Polish One Step, y en Amazon es fácil encontrarlos. Está la polaca Neonail, Semilac, etc”, cuenta la copropietaria de Siberia Salón.

Activación con luz natural

Lo último son las fórmulas especiales que se activan con luz natural, haciendo que las uñas se mantengan en perfecto estado, que brillen más si necesidad de recurrir al semipermanente, como All Week Long de LCN. ¿Lo malo? Dura una semana. ¿Lo bueno? El efecto es de permanente y hay 36 tonos para elegir. Lo encuentras en el centro Santum y cuesta 30 euros.

placeholder Foto: Imaxtree/Rebecca Minkoff.
Foto: Imaxtree/Rebecca Minkoff.

Hardware o rusa

La manicura rusa es la solución para tener unas uñas ópticamente más largas y con un esmalte duradero. El truco está en que se realiza una limpieza profunda retirando totalmente la cutícula, como explica Sofya Khasanova, utilizando diferentes fresas. “Se hace de manera suave y se aplica el esmalte lo más cerca posible de dicha cutícula, buscando la mínima separación entre la piel de los dedos y la superficie de la uña. Este gesto, unido al hecho de hacerlo en seco, consiguen que llevemos las uñas perfectas durante 3 o 4 semanas. Es la técnica más complicada, por lo que solo la pueden hacer manicuristas muy profesionales”. Se puede hacer con esmalte clásico o semipermanente. Lo realizan en Siberia Salón y su precio es de 28 euros con el tradicional y de 55 euros con semipermanente. También en Slow Life House (el precio depende del tipo de esmaltado).

Uno de los detalles por los que se descubre a una verdadera adicta a la belleza es por su esmaltado, constante e impecable. Pero con los tradicionales, reconozcámoslo, cuesta, y mucho. Por eso la revolución llegó hace ya unos años con el esmaltado semipermanente. Había que ir al salón, eso sí, para disfrutar de las ventajas de un producto que no (o apenas) se descascarillaba y se retiraba cuando las uñas crecían. El problema es que, aunque eso no viene en la letra pequeña, estas acababan resintiéndose. Los culpables son la acetona del remover, el pulidor y el torno para retirar los restos, que aunque este último no se utiliza siempre, ahí sigue y no siempre se usa de la manera correcta; por eso es fundamental elegir un centro profesional, y desde luego ni pensar en comprar uno para uso doméstico, algo que hoy en día es posible y puede resultar nefasto.

El redactor recomienda