Es noticia
Menú
Los 25 maquillajes más inspiradores de la historia de los Premios Oscar
  1. Estilo
  2. Belleza
SECCIÓN PATROCINADA POR HYUNDAI KONA

Los 25 maquillajes más inspiradores de la historia de los Premios Oscar

Más allá de anécdotas y galardones, los Premios Oscar han grabado a fuego en nuestra mente maquillajes tan inspiradores e icónicos como las cejas de Audrey Hepburn o el bronceado de Charlize Theron… Ambas se llevaron la estatuilla

Foto: Emma Stone, en la 89 edición de los Oscar. (Getty/Christopher Polk)
Emma Stone, en la 89 edición de los Oscar. (Getty/Christopher Polk)

Con tan solo mencionar su nombre, nos vienen a la mente sus impolutos looks beauty. Pieles sublimadas, labios con un rojo nunca antes visto y miradas capaces de desencadenar un huracán. Capaces de marcar la historia y encabezar una inesperada tendencia de belleza, superando con creces cualquier pasarela o moda de redes sociales, los maquillajes que en sus 93 años de historia las actrices han elegido para acudir a los Premios Oscar merecen su propia estatuilla.

placeholder Angelina Jolie, en los Oscar de 2014. (Getty/Jason Merritt)
Angelina Jolie, en los Oscar de 2014. (Getty/Jason Merritt)

Elegir los más emblemáticos, aquellos que innovaron, los que representan las tendencias estéticas de una época, los más elaborados y una larga lista de clasificaciones posibles resultaría eterno. Contamos por ello con el criterio de algunos de los mejores maquilladores del país y con una encuesta entre la redacción para recopilar los maquillajes más inspiradores de los Oscar que se merecerían un premio beauty.

El dorado sublime de Charlize Theron

En 2004, Charlize Theron recogió su estatuilla con uno de esos looks imborrables, grabados en la retina por recuperar la esencia de los años 20 y combinarla con un bronceado caribeño que pocas veces se ha visto en la alfombra roja. Cuerpo y rostro mantenían un tono dorado, repleto de matices brillantes que vaticinaban que Charlize sería esa noche la mujer Oscar, tan áureo como la estatuilla.

placeholder Charlize Theron, en la 76 edición de los Oscar. (Getty/Frank Micelotta)
Charlize Theron, en la 76 edición de los Oscar. (Getty/Frank Micelotta)

Para acentuar aún más la piel besada por el sol de la actriz sudafricana, no faltaban los polvos bronceadores, marcando pómulos, sienes y barbilla. Jugando con la misma paleta de colores cálidos y sin recurrir al negro más que en la máscara de pestañas, los ojos verdes de Charlize destacaban con un ahumado en tonos cobrizos en párpado superior e inferior, sin olvidar el lápiz de ojo nude en la línea de agua para iluminar aún más la mirada y abrir los ojos. Su melena bob con ondas al agua ponía la guinda al look perfecto.

Foto: Renée Zellweger y Laura Dern, en los Oscar de 2020. (EFE/Armando Arorizo)

La ‘audrización’ de Penélope

“Los Oscar no son solo una pasarela de diseños, también son un momento siempre histórico en el que podemos ver a todas las actrices con unos looks de makeup únicos, pero que a su vez les definen su personalidad. Entre ellas, puedo citar a Penélope Cruz que, desde que comenzó a desfilar por las alfombras rojas, ha marcado tendencias con sus ahumados de ojos intensos y naturales que hacen que su mirada sea el foco de atención de todos sus looks de maquillaje”, nos confiesa Eliecer Prince, national make up artist de Guerlain.

placeholder Penélope Cruz, en la 81 edición de los Oscar. (Getty/Jason Merritt)
Penélope Cruz, en la 81 edición de los Oscar. (Getty/Jason Merritt)

Uno de los momentos más celebrados por el cine español fue el Oscar a mejor actriz de reparto de Penélope Cruz. Junto a su vestido vintage de Balmain, su voluptuoso moño a media altura con un flequillo grueso de largo y forma que solo Audrey Hepburn habría llevado, la madrileña hizo gala de una lección que nunca ha dejado de practicar: si algo te funciona, no lo cambies.

placeholder Penélope Cruz, en la 81 edición de los Oscar. (Getty/Jason Merritt)
Penélope Cruz, en la 81 edición de los Oscar. (Getty/Jason Merritt)

Una de las máximas del maquillaje de Penélope Cruz es centrarse en la mirada, y para su gran día no renunció al intensísimo lápiz khol que enmarcaba sus ojos, delineando con precisión la línea de agua para dramatizar pero sin emborronar el párpado inferior. Una sombra cobre satinada maquillaba todo el párpado móvil, partiendo primero del trazo negro del lápiz a ras de pestañas para transformarse luego en un marrón oscuro satinado y terminar en el mencionado cobre. El lagrimal se iluminaba con un toque de champán y las pestañas se cubrían simplemente con máscara de pestañas, sin hacer uso de las recurrentes pestañas postizas tan habituales en Hollywood. El resto del maquillaje aunaba un tono melocotón en mejillas y labios que aportaba calidez al rostro.

El zendayazo

En los últimos años, hemos asistido al imparable ascenso de Zendaya, ya no solo como actriz presente en todos los fenómenos taquilleros, sino también como icono de la moda y de la belleza. Cada una de sus apariciones está perfectamente orquestada, ofreciendo el perfecto equilibrio entre vestido, estilismo capilar y maquillaje. Los Premios Oscar de 2021 supusieron la consagración de la actriz enfundada en un vestido amarillo 'cut out' de Valentino, una leonina y ondulante melena al viento y un maquillaje tan sencillo que, prácticamente, consistía en una cara lavada.

placeholder Zendaya, en la 83 edición de los Oscar. (Getty/Pool/Chris Pizzello)
Zendaya, en la 83 edición de los Oscar. (Getty/Pool/Chris Pizzello)

Acostumbrados como nos tiene a maquillajes elaboradísimos en los que delineados flotantes, glitter o aplicaciones decoran su rostro, para los premios de la Academia, Zendaya eligió un maquillaje que simplemente resaltara sus rasgos con polvos de sol y un ligero toque de rubor rosa. Los labios, buscando esa naturalidad, simplemente eran hidratados con un poco de color rosa. En la misma línea encontrábamos su mirada, donde sus espectaculares y simétricas cejas eran peinadas y ensombrecidas para adquirir una mayor definición. Los ojos, prácticamente desnudos, se cubrían con máscara de pestañas como último aderezo.

Foto: Katharine Hepburn, en los años 40. (Cordon Press)

Única, Rooney Mara

Puede vanagloriarse de ser la actriz con el estilo más personal de la alfombra roja. Desde que apareciera caracterizada como Lisbeth Salander en ’Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres’, Rooney Mara irrumpió en el star system con una estética que coqueteaba con el look gótico y el aura de Audrey Hepburn, ingredientes claves para que se convirtiera en imagen de Givenchy, la firma de Hepburn por excelencia. En 2012, Rooney acudió a los Oscar con un recogido neo 'pin up' con un gruesísimo flequillo choppy, como cortado a tazón que despejaba su mirada.

placeholder Rooney Mara, en la 84 edición de los Oscar. (Getty/Michael Buckner)
Rooney Mara, en la 84 edición de los Oscar. (Getty/Michael Buckner)

Su maquillaje lograba combinar una mirada llamativa con una boca rojo mate que rompía con uno de los pilares del mundillo: elegir entre ojos o boca. La clave de todo el look, fundamental para estructurar el rostro, eran sus cejas rectas, oscuras pero sin caer en un diseño grueso. Tan solo máscara de pestañas daba forma a sus ojos, manteniendo la luminosidad casi naif. El pómulo ligeramente trabajado en un tono melocotón permitía que el acento lo pusieran los labios. Para conseguir la intensidad del color rojo cereza y el característico acabado mate, el lápiz de labios no solo perfilaba la boca sino que la rellenaba, logrando que los labios permanecieran sellados toda la velada.

Foto: Rooney Mara dará vida a Audrey Hepburn. (Reuters/Lucas Jackson)

El color pop de Cher

Corría el año 1986 cuando la cantante Cher se consolidó como actriz al recibir el Oscar a mejor actriz por ‘Hechizo de luna’. Su estructural tocado, su vestido 'cut out' y sus sombras de ojos moradas vuelven a ser en 2022 pura tendencia y Dua Lipa, una de las seguidoras acérrimas de la estética de Cher, es la prueba.

placeholder Cher, en los Oscar de 1986. (Getty/Hulton Archive)
Cher, en los Oscar de 1986. (Getty/Hulton Archive)

Para recoger su galardón, la cantante eligió una sombra malva satinada que maquillaba todo su párpado móvil e incluso se extendía más allá, iluminando la mirada. La línea de agua se repasaba con lápiz kohl negro y abundante máscara de pestañas arriba y abajo. Otro de los detalles actuales eran las cejas. Fijadas de forma ascendente, son el primer ‘lion mane’ sobre la alfombra roja. Mejillas sonrosadas en un tono frío y brillo de labios iridiscente completaban el look.

El look más imitado

Con apenas 23 años, Audrey Hepburn se convirtió en la princesa Ana de ‘Vacaciones en Roma’. Además de un cambio de look que marcaría su carrera para siempre, incluyendo el cabello corto y el flequillo baby bang ya icónicos, el papel le supuso una nominación y el consiguiente Oscar a mejor actriz en 1954. Era sabido que Audrey acudiría con su chic cabello corto, pero, haciendo una vez más gala de su arrojo, la actriz sorprendió con un maquillaje único que sería imitado una y otra vez por actrices como Natalie Portman, Penélope Cruz o Rooney Mara, entre otras muchas.

placeholder Audrey Hepburn, con su Oscar en 1954. (Cordon Press)
Audrey Hepburn, con su Oscar en 1954. (Cordon Press)

Las cejas naturales de Audrey, gruesas y rectas, duplicaron su volumen con ayuda de maquillaje. No hace falta aumentar el zoom sobre las fotografías para ver cómo la parte superior de las cejas se perfilaba con ayuda de un lápiz negro, oscureciendo y dando una mayor geometría a las cejas. La mirada era quizá el rasgo más emblemático de Audrey Hepburn y para subir a recoger su Oscar, además de elegir un delineado más grueso, también incorporó pestañas postizas, potenciando así la forma almendrada de sus ojos. Su seccionado flequillo, dividido en tres mechones de pelo, también pasará a la historia como un look rompedor nunca antes visto en la alfombra roja.

Nicole Kidman, lady in red

Quedarse tan solo con un look de Nicole Kidman es prácticamente imposible. La australiana también entra en la clasificación de Angelina Jolie y rara vez repite su apuesta estética, aunque sí es fiel a destacar tan solo uno de sus rasgos. Su piel siempre es el lienzo homogéneo, apenas cincelado con contorno, en el que un toque de rubor rosado sobre las mejillas nunca falta. Cuando se trata de acentuar la mirada, los tonos fríos, como grises o topos, son los protagonistas de sus ahumados.

placeholder Nicole Kidman, en la 79 edición de los Oscar. (Getty/Stephen Shugerman)
Nicole Kidman, en la 79 edición de los Oscar. (Getty/Stephen Shugerman)

Por otro lado, cuando toca poner el foco en la boca, el maquillaje de los ojos se simplifica, apoyándose en sombras champán satinadas para iluminar la mirada. En los Oscar de 2007, cuando Nicole Kidman desfiló con el vestido rojo de Balenciaga con una enorme lazada al cuello, vimos este otro maquillaje estrella, el que se centra en la boca como protagonista. “Nicole Kidman siempre ha sido muy fiel a su elegante look de labios rojos y ojos muy sencillos, dándole protagonismo a sus pestañas”, señala Eliecer Prince, destacando el especial trabajo que veíamos en este look de 2007 en el que la mirada era tan sencilla como arrebatadora.

Foto: Jennifer Lawrence, recogiendo su Oscar en 2013 con un vestido de Dior. (Getty)

El look radiante de Michelle Williams

Corría el año 2006 cuando Michelle Williams y Heath Ledger entraron a formar parte del exclusivo grupo de parejas que han estado nominadas a la vez a los Oscar -este año, Penélope Cruz y Javier Bardem también lograban el hito-. Sin embargo, ni Heath ni Michelle se hicieron con el galardón, pero lo que sí logró ella fue convertir su vestido amarillo mostaza de Vera Wang en un atrevido -por el color prohibido para los actores- e histórico look. Su maquillaje, sencillo a la par que retro y favorecedor, es quizá el más aspiracional y fácil de recrear de todos los vistos en los Oscar.

placeholder Michelle Williams, en la 78 edición de los Oscar. (Getty/Frazer Harrison)
Michelle Williams, en la 78 edición de los Oscar. (Getty/Frazer Harrison)

Una piel prácticamente traslúcida, sin imperfecciones y mate permitía que el rostro de Michelle reluciese utilizando apenas una pizca de color. El equipo de estilismo maquillaba los labios con labial rojo tipo gloss que aportaba hidratación y color en un rojo sorbete muy veraniego. Sin duda el punto más llamativo del look. Para que los ojos no robaran protagonismo a la boca pero mantuvieran la esencia luminosa, una sombra de ojos cobriza se aplicaba en el párpado móvil e iluminaba el párpado inferior con un pincel tipo lápiz. Para abrir más el ojo, además de máscara de pestañas, también se utilizaban pestañas postizas para alargar las de la actriz. Por supuesto, la onda 'old Hollywood' que caía sobre el rostro de Michelle Williams era fundamental para construir el look.

Los impolutos looks de Margot Robbie

La alfombra roja de los Oscar se ha convertido en uno de los escenarios preferidos de Margot Robbie. La actriz australiana siempre tiene un asiento reservado en el Dolby Theatre, ya sea como nominada, porque alguna de las películas en las que participa puede recibir un galardón, o como productora de alguna cinta, su presencia es una de las más esperadas porque Margot siempre arriesga, en parte por Pati Dubroff. Desde cambiar la textura de su cabello hasta maquillajes con color o incluso extensiones. Todo siempre dentro de la mesura chic que la caracteriza.

placeholder Margot Robbie, en la 90 edición de los Oscar. (Getty/Kevork Djansezian)
Margot Robbie, en la 90 edición de los Oscar. (Getty/Kevork Djansezian)

Ella es otra de las actrices que Raquel Álvarez, maquilladora oficial de Chanel, señala como una de las mejor maquilladas: “Suele encantarme porque siempre busca potenciar alguna parte de su rostro. Mirada o la boca con tonos favorecedores y de tendencia como puede ser un clásico labial rojo o una mirada marcada que potencie el tono azul de sus ojos”, puntualiza.

El toque de Jennifer Lopez

Para JLo no existen las tendencias sino que ella las dicta. En sus últimas apariciones en los Oscar, la neoyorquina ha apostado por looks más glam en los que dramatizaba su mirada con maquillajes intensos, justo lo contrario a sus primeros pasos sobre la red carpet. Rescatamos de 2003 uno con un tremendo sabor Y2K que, perfectamente, podría repetir este año, sobre todo porque Ben Affleck la acompañaba por aquel entonces.

placeholder Jennifer Lopez, en la 75 edición de los Oscar. (Getty/Frank Micelotta)
Jennifer Lopez, en la 75 edición de los Oscar. (Getty/Frank Micelotta)

A juego con el vestido verde menta de Valentino, Jennifer maquilló sus ojos con sombras empolvadas al estilo acuarela. Ni rastro de eyeliner, ni rastro de ahumado o cut crease, tan sencillo como una sombra tipo tiza del mismo verde por todo el párpado móvil. Eso sí, las pestañas postizas individuales eran fundamentales para abrir la mirada y crear la sensación de un maquillaje muy sencillo. El resto del rostro lucía un cincelado bronceado lleno de calidez que convertía en hipnótico el look de la cantante. Por supuesto, como todo buen look de inicio de los 2000, no faltaba la barra de labios coral ultrahidratante.

El perfecto 'old Hollywood' de Emma Stone

El labial burdeos es a los Oscar lo que un ‘little black dress’ a todo buen fondo de armario; sin embargo, cuando Emma Stone recurrió a él para la ceremonia de los Oscar en la que ganaría su estatuilla a mejor actriz por ‘La La Land’, su look fue de todo menos aburrido. La tonalidad de burdeos elegida por su equipo de estilismo era especialmente oscura para destacar frente a su cabellera pelirroja, por supuesto peinada al estilo 'old Hollywood' que protagonizaba todo el look.

placeholder Emma Stone, en la 89 edición de los Oscar. (Getty/Frazer Harrison)
Emma Stone, en la 89 edición de los Oscar. (Getty/Frazer Harrison)

A juego con el vestido dorado de alta costura de Givenchy, diseñado por Riccardo Tisci y de una clara inspiración charlestón, el maquillaje de Emma repetía el tono champán lleno de diminutas partículas glitter, pero rompía la norma de poner el foco solo en una parte del rostro, al incorporar un degradado que aportaba dramatismo y oscuridad al maquillaje. Más era más. Lo tenía todo, pero no era un look recargado, sino un look 100% Hollywood, a la altura de los Oscar.

Las tendencias y Lucy Boynton

La actriz británica se ha especializado en arriesgar y siempre acertar con sus looks beauty. Lo mismo se llena la raíz del cabello de perlas que deja que su maquilladora, la ya famosa Jo Baker, tome inspiración en las escamas de un pez de colores, un helado, una nube o una valla de madera para crear los maquillajes más originales.

placeholder Lucy Boynton, en la 91 edición de los Oscar. (Getty/Frazer Harrison)
Lucy Boynton, en la 91 edición de los Oscar. (Getty/Frazer Harrison)

Por elegir uno de los looks de Lucy, nos quedaremos con su maquillaje para los Oscar de 2019, para el que Baker se inspiró en campos de rosas inundados por la luz del atardecer y una diva del cine. “Imagina a Grace Kelly deambulando por un jardín de Rose De Mai”, explicaba la maquilladora.

El cut crease más retro

Corría el año 1969 cuando una polifacética Barbara Streisand subió a recoger su Oscar a mejor actriz protagonista por ‘Funny Face’, con un bob que ahora denominaríamos como ‘italiano’ por el peinado de puntas redondeadas y volumen en la raíz. Sin embargo, mientras su peinado, muy influenciado por las tendencias de la década, pueda parecernos a día de hoy algo demasiado producido, su maquillaje, también retro, sigue siendo terriblemente inspirador en pleno siglo XXI.

placeholder Barbara Streisand, en los Oscar de 1969. (Getty)
Barbara Streisand, en los Oscar de 1969. (Getty)

Una sombra empolvada, y varios tonos más clara que su piel, maquillaba el parpado móvil para que el contraste con la cuenca del ojo, perfilada con lápiz o sombra aplicada con pincel, aportaba una profundidad casi hipnótica. El trazo se iba desdibujando en un gris marengo, casi marrón, creando una forma geométrica. No faltaba el delineado grueso, pero a ras de pestañas y estas rematadas con máscara, tanto en las superiores como en las inferiores. En el resto del maquillaje dominaban los colores nacarados, llenando de luz y calidez el rostro y dejando que los grandes ojos azules de Barbara fueran el centro de todos los flashes.

Elegir solo un look de Angelina, misión imposible

Cada aparición de Angelina Jolie sobre la alfombra roja supone un maquillaje distinto al anterior pero siempre potenciando alguno de sus sensuales rasgos. Labios rojos con mirada luminosa como en su mítica aparición de 2012, ahumado en tonos grises y labios desnudos… Un sinfín de sabias elecciones beauty.

placeholder Angelina Jolie, en la 84 edición de los Oscar. (Getty/Ethan Miller)
Angelina Jolie, en la 84 edición de los Oscar. (Getty/Ethan Miller)

Coincide con nosotros, de nuevo, Eliecer Prince, national make up artist de Guerlain: “Angelina Jolie tiene mucho que mostrar”, explica el maquillador, que apunta al interés de la actriz por lucir maquillajes versátiles, aprovechando la estructura de su rostro. “Cada año nos ha deleitado con su gusto sofisticado y sensual, destacando tanto sus ojos con tonos cálidos, marcando mucho sus pestañas y en otros dando todo el protagonismo a sus labios llevando un rojo como el 214 de la colección Rouge G de Guerlain (marca de la que es imagen).

Mirada enmarcada, maquillaje natural

Puede que del Oscar de Julia Roberts en 2001 solo recordemos la risotada de la novia de América al mirar su galardón con incredulidad. Sin embargo, más allá de Valentino bicolor o de la coleta sixties que ahora vuelve a ser tendencia, la forma en la que Julia enmarcó su mirada, nunca más volvió a verse en el Dobly Theater.

Este inolvidable look de Julia Roberts es también uno de los preferidos de Roberto Siguero, national make up artist de Lancôme Spain: "Lució un maquillaje totalmente atemporal, algo que valoro mucho a la hora de trabajar un look. En él se puede observar una piel luminosa, fresca y superfavorecedora. Con un ojo enmarcado en negro, rasgándolo hacia los extremos, de una forma sutil para intensificar la mirada sin perder la elegancia. Todo ello acompañado de un labio nude. Una apuesta segura que 20 años después sigue siendo una elección acertada. Si obviásemos el peinado, perfectamente podríamos pensar que es una foto de antes de ayer".

placeholder Julia Roberts, en la 73 edición de los Oscar. (Getty/David McNew)
Julia Roberts, en la 73 edición de los Oscar. (Getty/David McNew)

Adelantándose al que sería el maquillaje estrella de Penélope Cruz, Julia lucía un delineado completo, en párpado superior e inferior, desde el lagrimal hasta el rabillo, emborronado de forma ascendente para levantar la mirada. El efecto era el de unos ojos dramáticos que Julia lograba hacer brillar con jugosidad. Prueba de su naturalidad característica, la actriz ni siquiera lució laca de uñas en su manicura y también prescindió de un labial con color, un tenue rosa era el único aderezo. La hidratación y sus pecas al natural eran más que suficientes.

El estilo classy de Grace Kelly

Si el personalísimo look de Audrey Hepburn ha sido imitado hasta la saciedad en la alfombra roja, el aura beauty de Grace Kelly se ha intentado emular con la misma insistencia. Su piel nívea, su angulada mandíbula, sus ojos iluminados y sus recogidos lady son un icono de la elegancia. Charlize Theron ha tomado a Grace de Mónaco como referencia en varias ocasiones, al igual que Jo Baker confesara sobre el estilismo de Lucy Boynton, sin embargo, puede que el ejemplo más claro sea el de Gwyneth Paltrow en los Oscar de 1998.

placeholder Grace Kelly, con su Oscar por 'La angustia de vivir' en 1954. (Cordon Press)
Grace Kelly, con su Oscar por 'La angustia de vivir' en 1954. (Cordon Press)

Con un sleek dress verde menta y flores amarillas en el cabello, Grace Kelly subió a recoger su Oscar un año después que Audrey. Para realzar con sutileza su maquillaje habitual, subió ligeramente el tono de su labial, apostando por un rojo jugoso que le permitía el acabado glamuroso que la gala demandaba.

La sencillez de Alicia Vikander

Rompiendo con cualquier tipo de superstición sobre el color amarillo, la actriz danesa, convertida en una Bella (de ‘La Bella y la Bestia’) de carne y hueso, recogía su Oscar a la mejor actriz de reparto por ‘La chica danesa’. Alicia Vikander apostó para su gran momento por su maquillaje habitual, sustentado en una bronceadísima piel.

placeholder Añicia Vikander, en la 88 edición de los Oscar. (Getty/Jason Merritt)
Añicia Vikander, en la 88 edición de los Oscar. (Getty/Jason Merritt)

Buscando esa sensación de piel desnuda, casi el mismo tono se paseaba con sutileza por sus párpados para dar un poco de profundidad a los ojos. Su habitual delineado de trazo grueso y rematado por un finísimo rabillo que se perdía con sus largas pestañas cubiertas por máscara.

La revolución Nyong'o

La última década de los Premios Oscar nos ha dejado looks de maquillaje más arriesgados, superando el clásico labial burdeos e introduciendo peinados y manicuras muy personales. En esta renovación beauty, la aparición de Lupita Nyong'o en la alfombra roja de los Oscar de 2014 con un vaporoso vestido azul cielo de Prada fue un auténtico soplo de aire fresco.

placeholder Lupita Nyong'o, en la edición 86 de los Oscar. (Getty/Jason Merritt)
Lupita Nyong'o, en la edición 86 de los Oscar. (Getty/Jason Merritt)

Su rostro estaba completamente despejado gracias a su corte de pelo, apurado en nuca y laterales, pero manteniendo un ligero tupé rizado en la parte superior, que la mexicana accesorizaba con una finísima diadema con brillantes. Su piel radiante consistía en una intensa hidratación, ligeramente ruborizada en las mejillas para dejar que el foco se repartiera entre los labios -maquillados con un labial hidratante soft pink- y los ojos, cubiertos por una ligera sombra de ojos del mismo azul del vestido, pero repleta de matices brillantes.

Plateada Charlize

Para Junior Cedeño, maquillador internacional de Dior, uno de esos maquillajes que pasarán a la historia por el sublime acabado sobre la piel es el de Charlize Theron en los Oscar de 2020. “Con este sencillo look Charlize Theron nos da una clase magistral de elegancia y sofisticación, eligiendo una base de maquillaje natural en el que la piel es la gran protagonista, un efecto glow que realza los ángulos del rostro de una forma delicada y transparente”, confiesa el maquillador, que también hace especial hincapié en la forma de resaltar la mirada de la actriz con un maquillaje muy natural.

placeholder Charlize Theron, en la 92 edición de los Oscar. (Getty/Amy Sussman)
Charlize Theron, en la 92 edición de los Oscar. (Getty/Amy Sussman)

“Un ligero tono tostado con acabado mate como sombra de ojos. Sin olvidar un eyeliner interno y el máximo volumen a las pestañas. El complemento perfecto de este look es un labio desnudo con acabado satinado para aportar luz y un ligero volumen a los labios”.

Doble ración de Penélope

Cada aparición de Penélope Cruz en la alfombra roja de los Oscar siempre nos deja un maquillaje inolvidable. Su look para la ceremonia de 2020, enfundada en un vestido de alta costura de Chanel de 1995, con una larga melena ultralisa y con una pulida raya en medio, es otro de esos maquillajes para la historia. “Muchas actrices me llaman la atención, ya que si hay algo que envidio de los makeup de red carpet internacionales es el tiempo que emplean para ello. Eso asegura un éxito rotundo ante cualquier cámara”, explica Raquel Álvarez, maquilladora oficial de Chanel.

placeholder Penélope Cruz, en los Oscar de 2020. (Cordon Press)
Penélope Cruz, en los Oscar de 2020. (Cordon Press)

“Mi makeup favorito es sin duda uno de los últimos que lució Penélope Cruz, vestida de Chanel. El maquillador que lo realizó, Hung VangGo, tiene una técnica exquisita y supo combinar a la perfección un ojo ligeramente potente con un labio natural pero cargado de significado. Para ello, podemos ver el uso de los tonos tierra, los cuales son favorecedores para cualquier tono de ojos, así como un tono negro a modo de smokey eyeliner, enmarcando la mirada. Truco que asegura un resultado increíble en red carpet”, detalla la experta.

Foto: Vivien Leigh. (CP)

Sencillez 'old Hollywood'

El maquillaje más antiguo de esta larga lista de asistentes, premiadas y nominadas es el de Vivien Leigh, cuyo Oscar a mejor actriz en 1940, por su papel de Escarlata O’Hara en ‘Lo que el viento se llevó’, nada tiene que ver con los looks que vemos en la actualidad sobre la alfombra roja. El de Vivien, prácticamente en una entrega en petit comité, recurría al moldeado propio de la década, acompañado de un maquillaje de cejas arqueadas, carmín rojo, delineado fínisimo y un profuso trabajo de la máscara de pestañas.

placeholder Vivien Leight, recibiendo el Oscar a mejor actriz de las manos del productor David O. Selznick, en en 1940. (Cordon Press)
Vivien Leight, recibiendo el Oscar a mejor actriz de las manos del productor David O. Selznick, en en 1940. (Cordon Press)

El maquillaje a prueba de lágrimas

Es imposible no recordar aquel llanto insonoro con el que Halle Berry recogió su Oscar a mejor actriz protagonista por ‘Monster’s Ball’ en 2002. Su difícil de llevar vestido de Elie Saab, repleto de transparencias, estaba diseñado para ser el protagonista del look, de ahí que su maquillaje fuera tremendamente sencillo y buscase una naturalidad con la que la actriz no hizo más que deslumbrar.

placeholder Halle Berry, en la 74 edición de los Oscar. (Getty)
Halle Berry, en la 74 edición de los Oscar. (Getty)

Una piel sin más producciones que un toque de iluminador sobre el hueso del pómulo, un labial rosa que dibujaba destellos sobre la boca y un sutil degradado de sombras cobrizas en la mirada eran las pinceladas de color y luminosidad en uno de los looks más icónicos de la historia de los Oscar. Por supuesto, su boycut, un pelo corto desordenado estratégicamente y fijado con gel, se convirtió en uno de los cortes de pelo más famosos de los premios, igual que el de Audrey Hepburn.

Foto: Faye Dunaway, Warren Beatty y el sobre equivocado en la ceremonia de 2017.(CP)

Cejas perfectas desde cualquier lugar

¿Dónde quedaron las grandes divas del cine? Joan Crawford lo mismo recibía un Oscar desde su cama por estar indispuesta (en 1945) que se plantaba sus mejores galas para acudir en 1962.

placeholder Joan Crawford, recibiendo el oscar en 1945 y 1962. (Cordon Press)
Joan Crawford, recibiendo el oscar en 1945 y 1962. (Cordon Press)

Eso sí, en sus maquillajes jamás faltaron las cejas gruesas y perfiladas como perfecto enmarque de su mirada y un intenso labial con el que sus dientes parecían aún más blancos. A pesar de que entre ambos momentos casi pasaron 20 años, su maquillaje no varió un ápice, mismo delineado grueso y mismas pestañazas de ensueño.

Accidentado pero efectivo

Aunque fue en 2013 cuando Jennifer Lawrence se hizo con la estatuilla a mejor actriz, su primera aparición en la alfombra roja, en 2011, con un entalladísimo y arriesgado vestido rojo, merece una mención especial. Su look beauty destacaba por su melena con mucho volumen gracias a un brushing en seco y a unas capas que ahora son tendencia. Su maquillaje, prácticamente nude, destacaba por una mirada muy dramática, con un potente ahumado en sombras negras.

placeholder Jennifer Lawrence, en la 85 edición de los Oscar. (Getty/Jason Merritt)
Jennifer Lawrence, en la 85 edición de los Oscar. (Getty/Jason Merritt)

Repitiendo este maquillaje y sublimándolo de la mano de Dior, Jennifer Lawrence sí subió a recoger el Oscar a mejor actriz en 2013, por su interpretación en ‘El lado bueno de las cosas’. Su estructural vestido, su colgante de espalda, su moño con volumen en la raíz y su archiconocida caída al subir al escenario no deslucieron el impoluto maquillaje. Sin embargo, el ahumado en sombras grises y negras ya no oscurecía la mirada sino que la realzaba, incidiendo especialmente en el final del ojo para rasgar y elevar. El rostro despejado dejaba que la piel ultraluminosa destacara por encima de cualquier otro truco de maquillaje.

Sophia Loren, siempre

Sus idas y venidas en la alfombra roja, tanto por sus nominaciones como por las de su marido, Carlo Ponti, han convertido a la gran Sophia Loren en toda una experta de los Oscar; sin embargo, la diva es fiel a su maquillaje. La mirada felina del cine por excelencia consiste en un delineado alargado con el que rasgar y a la vez abrir la mirada.

placeholder Sophia Loren, en los Oscar de 1962. (Cordon Press)
Sophia Loren, en los Oscar de 1962. (Cordon Press)

En contraste, mientras el lagrimal se acentúa al estilo foxy eyes, el rabillo crea un triángulo isósceles en blanco que ayuda a abrir el ojo. Pestañas postizas apoyadas en el grueso eyeliner y máscara de pestañas crean el icónico look al que Loren jamás ha renunciado.

Con tan solo mencionar su nombre, nos vienen a la mente sus impolutos looks beauty. Pieles sublimadas, labios con un rojo nunca antes visto y miradas capaces de desencadenar un huracán. Capaces de marcar la historia y encabezar una inesperada tendencia de belleza, superando con creces cualquier pasarela o moda de redes sociales, los maquillajes que en sus 93 años de historia las actrices han elegido para acudir a los Premios Oscar merecen su propia estatuilla.

Premios Oscar 2022 Tendencias de belleza
El redactor recomienda