Es noticia
Menú
Delinearse los ojos con lápiz de labios rojo, el maquillaje más atrevido de la red carpet que ya es tendencia
  1. Estilo
  2. Belleza
Apuesta al color

Delinearse los ojos con lápiz de labios rojo, el maquillaje más atrevido de la red carpet que ya es tendencia

Deja de utilizar el lápiz de labios para perfilar tu boca porque ahora lo más favorecedor que puedes hacer con él es convertirlo en un eyeliner. Palabra de pasarela

Foto: Eyeliner rojo neón en el desfile de Laroche otoño-invierno 2019. (Imaxtree)
Eyeliner rojo neón en el desfile de Laroche otoño-invierno 2019. (Imaxtree)

La multifuncionalidad ha pasado de ser un extra que agradecíamos a algún cosmético a ser una petición básica que exigimos como consumidores: si invierto en un producto, quiero que me sirva para más de una cosa. Un limpiador facial dejará la piel hidratada, un rubor de mejillas servirá de tinte labial y ahora, gracias a varias tendencias de maquillaje que reclaman introducir color altamente pigmentado en la mirada, un lápiz de labios puede convertirse en un eyeliner a la moda.

La pista nos la daba Silma López con su maquillaje para el Festival de Cine de Málaga. Su look de inspiración diva años cuarenta, al estilo de Rita Hayworth -como explicaba Roberto Siguero, el maquillador de Lancôme a cargo del look-, incorporaba una nota de color en su mirada que llenaba de matices sus ojos, pero solo era perceptible desde cerca. El truco estaba en un delineado bicolor en el que el negro y el rojo se combinaban en un maquillaje lo suficientemente ‘vamp’ para aportar drama pero sin resultar recargado.

placeholder Silma López, maquillada por Lancôme. (Cortesía de Lancôme)
Silma López, maquillada por Lancôme. (Cortesía de Lancôme)

El uso del color rojo en la mirada puede resultar arriesgado y precisa de astucia. “El delineado del párpado se hace con dos tonos: del lagrimal al centro, en rojo, y de ahí al extremo exterior, en negro”, explicaba el maquillador. De este modo, el rojo se convertía en un iluminador cálido con el que el color del iris se modifica sutilmente. Para crear ese eyeliner cremoso e intenso, Roberto Siguero combinó el lápiz perfilador de labios rojo Le Lip Liner de Lancôme, ahora 16€ en Sephora, con el delineador -este sí para los ojos- Idôle Ultra Precise Waterproof Liner , 28,99€ en Sephora, con el que crear un eyeliner más preciso.

placeholder Lápiz perfilador de labios rojo Le Lip Liner de Lancôme.
Lápiz perfilador de labios rojo Le Lip Liner de Lancôme.
Comprar

Con este truco, el maquillador lograba eludir el riesgo habitual del rojo, que puede asemejarse a una reacción cutánea y, más concretamente en el caso de los ojos, a algún tipo de conjuntivitis. Lo complicado que puede resultar incluir sombras rojizas en el maquillaje de ojos ha llevado a estilistas y maquilladores a recurrir a los delineados rojos, naranjas y neones como alternativa.

Foto: Úrsula Corberó, con su look beauty para el show de Jimmy Fallon. (Instagram @cgonzalezbeauty)

En vez de maquillar todo el párpado, el color se deposita solo en una zona, de forma intensa y sin difuminar. De este modo, el rojo es más llamativo, pero el maquillaje no resulta recargado, y un ejemplo es el look de Silma López en el que el párpado se maquillaba con tonos neutros para dejar que el lápiz de labios, convertido en delineador, destacara más. La transición al negro crea un maquillaje más sobrio.

placeholder Vanessa Hudgens, en el desfile Giambattista Valli. (Getty/Pascal Le Segretain)
Vanessa Hudgens, en el desfile Giambattista Valli. (Getty/Pascal Le Segretain)

Pero cuidado, ni sobre la pasarela, ni en el front row, ni siquiera en la alfombra roja, el trazo del eyeliner rojo sigue el diseño tradicional. Las celebrities que se atreven con este intenso delineado recurren siempre a dos técnicas: el trazo discontinuo o el floating eyeliner. Al contrario que en el maquillaje de la actriz española, el delineado rojo más popular es aquel que sirve para acentuar un espacio.

Vanessa Hudgens, maquillada por Tonya Brewer para el último desfile de Giambattista Valli en París, lucía un delineado entrecortado en el que una fina línea marcaba el párpado inferior del lagrimal a la mitad, mientras que otro trazo que seguía una línea invisible en paralelo marcaba el final de la cuenca del ojo. El futurista eyeliner ponía color a un maquillaje muy sencillo y clásico de cat eye y pestañas.

El trazo grueso del rojo se acercaba bastante al grosor y la cremosidad del maquillaje creado por Lancôme, una prueba más de que un lápiz de labios, más denso e intenso, puede ser especialmente útil para maquillajes que requieren una mayor pigmentación. En el mismo Festival de Málaga, Iván Gómez utilizaba un lápiz de ojos azul para maquillar los labios de Olivia Baglivi.

Jugando con la misma gama de colores ácidos y eléctricos, Patrick Ta maquillaba a Camila Cabello con otro tipo de floating eyeliner, en esta ocasión algo más geométrico. Con una línea casi realizada con escuadra y cartabón, el maquillador acentuaba la cuenca del ojo no definiéndola sino ampliando sus dimensiones. Para aumentar la etnicidad del look y quizá en un guiño al clásico maquillaje dot de Geraldine Chaplin, Patrick Ta añadía un punto grueso del mismo naranja neón en el centro de la línea de las pestañas.

placeholder Dove Cameron, con floating eyeliner rojo en los AFI Awards. (Getty/Emma McIntyre)
Dove Cameron, con floating eyeliner rojo en los AFI Awards. (Getty/Emma McIntyre)

El efecto inmediato de la tonalidad elegida para el eyeliner era el de sublimar el bronceado de la piel de Camila el pasado verano. Mientras el eyeliner rojo parece más propio de las estaciones frías, llegando incluso a tornar en burdeos, el naranja -más cálido y próximo al tono de piel- parece idóneo para la primavera y el verano.

Como decíamos, la otra versión del eyeliner rojo más repetida sobre la alfombra roja es el floating eyeliner. Siguiendo la forma del ojo, como se haría con cualquier delineado, pero en un trazo en paralelo un centímetro por arriba, esta versión del cut crease que se popularizara en los años 60 para marcar la cuenca del ojo se suele asociar a maquillajes con mucho color. Su éxito está en maquillar el párpado siempre con tonos neutros o muy cercanos al color de la piel para crear un contraste mayor. En el caso del rojo, se puede optar por un floating más definido como los de Camila o Vanesa, o por los más difusos, como el de Dove Cameron en los AFI Awards.

placeholder Delineado naranja neón en el desfile de María Cornejo primavera-verano 2019. (Imaxtree)
Delineado naranja neón en el desfile de María Cornejo primavera-verano 2019. (Imaxtree)

Rosalía y Úrsula Corberó ya probaron este tipo de maquillajes en tonos rojizos causando un gran revuelo y consiguiendo que incluso políticas españolas probaran la tendencia en looks propios de 'Euphoria'. Si bien Corberó lucía un ahumado afilado en tonos burdeos, Rosalía sí se decantaba por el delineador entrecortado, en su caso con un eyeliner neón que partía del centro del párpado para terminar retado en un rabillo gatuno.

Sea como fuere, y sin importar el estilo de cada una de ellas, todas han encontrado en el eyeliner rojo una nueva forma de divertirse con los colores y el maquillaje, convirtiendo estas tonalidades en posibilidades cromáticas que solo necesitan algún que otro truco de maquillaje para convertirse en aliados y no en enemigos.

* Si no ves correctamente este formulario, haz click aquí

La multifuncionalidad ha pasado de ser un extra que agradecíamos a algún cosmético a ser una petición básica que exigimos como consumidores: si invierto en un producto, quiero que me sirva para más de una cosa. Un limpiador facial dejará la piel hidratada, un rubor de mejillas servirá de tinte labial y ahora, gracias a varias tendencias de maquillaje que reclaman introducir color altamente pigmentado en la mirada, un lápiz de labios puede convertirse en un eyeliner a la moda.

El redactor recomienda