Más de 78.000 luces y 100 trabajadores: la espectacular decoración de Navidad de la Casa Blanca tras la era Melania Trump
  1. Estilo
  2. Decoración
Nuevo estilo

Más de 78.000 luces y 100 trabajadores: la espectacular decoración de Navidad de la Casa Blanca tras la era Melania Trump

Atrás quedó la época en la que eran los Trump quienes tomaban las decisiones, ahora son los Biden y hasta la decoración navideña nota la diferencia entre ellos

Foto: Jill Biden presenta su decoración navideña en la Casa Blanca. (Instagram @flotus)
Jill Biden presenta su decoración navideña en la Casa Blanca. (Instagram @flotus)

Un año más, ha llegado el momento en el que la Casa Blanca desvela uno de sus secretos mejor guardados, la decoración de Navidad. Las comparaciones son odiosas, pero a pesar de ello no podemos evitar pensar en los adornos que cubrían la residencia presidencial en ocasiones anteriores ahora que Jill Biden, sucesora de Melania Trump, ha sido la encargada de darle a su hogar su toque personal, pues es la primera dama quien se encarga de ello de forma tradicional.

Son las fiestas de Acción de Gracias las que marcar el principio de la Navidad. Concretamente, el pasado 23 de noviembre, presenciábamos uno de los momentos más importantes de los días previos a la Navidad, la entrega del espectacular árbol que se convertirá en protagonista de la decoración. Un abeto Fraser de 5 metros entregado a Jill Biden, por el que el Servicio de Parques Nacionales desembolsó, según asegura el medio ‘TMZ’, 136.000 dólares a una empresa en Ohio que se encargó de localizar, trasladar y trasplantar el pino.

Un precio no tan alejado de los 160.000 dólares que gastó Trump en las últimas celebraciones prepandémicas, pero sí más modesto. Tras ese instante, que marca el pistoletazo de salida, nadie quiso perder el tiempo y más de 100 trabajadores voluntarios se encargaron de decorar todos los rincones de la Casa Blanca, que ahora ya puede presumir de tenerlo todo listo y preparado para celebrar la primera Navidad de los Biden allí. Una decoración que ha tenido como inspiración el concepto ‘Regalos del corazón’, que han usado como hilo conductor para llenarlo todo de magia.

“Inspirados por los actos de bondad y las experiencias que nos levantaron el ánimo este año, las habitaciones decoradas de la Casa Blanca reflejan los Regalos del Corazón que nos unen a todos: fe, familia, amistad, artes, aprendizaje, naturaleza, gratitud, servicio, comunidad, paz y unidad”, escribía la primera dama en su cuenta de Instagram junto a algunas de las imágenes que muestran el resultado de esos esfuerzos.

El abeto principal es el que se encuentra en la Habitación Azul, y está inspirado en la paz y la unidad, pero no es ni mucho menos el único árbol que adorna la Casa Blanca, de hecho se han empleado para la decoración completa 41 árboles de Navidad, más de 6.000 metros de cintas, más de 300 velas, más de 10.000 adornos y, sobre todo, más de 78.750 luces navideñas con las que han dado brillo y vida a todas las estancias. Un gran despliegue que es considerado, una vez más, modesto en comparación con años anteriores.

Cada estancia recoge uno de esos dones o regalos a los que Jill hacía referencia y así cada zona está decorada de forma diferente aunque con un vínculo común, pues la gratitud ha sido una de las máximas. Por ejemplo, en el Comedor de Estado han querido tener un recuerdo para los Presidentes que antes que Biden, dirigieron el país y el abeto está adornado con fotografías que les honran.

Así, podemos ver a los Trump, pero también a los Kennedy, los Reagan o los Clinton. En esta misma estancia se pueden ver otros detalles más personales, como los calcetines que cuelgan en la chimenea, uno para cada nieto de la pareja. La Sala de la Biblioteca está decorada con mariposas de papel y refleja el don del aprendizaje; el Salón de China refleja el de la amistad y cariño y lo hace con guirnaldas de manos entrelazadas.

Sin embargo, ha sido la tradicional réplica de la Casa Blanca elaborada con galletas de jengibre la que se ha llevado las mayores alabanzas, pues a ella han incorporado otros edificios, con los que pretenden honrar a todos esos trabajadores que se han demostrado imprescindibles durante estos meses. Por eso han incluido una comisaría, un hospital, una escuela o una tienda de alimentación.

Una espectacular decoración, cargada de buenos sentimientos, agradecimiento y dulzura, pero que destaca por su sencillez al ser comparada con las que en estos últimos años Melania Trump había preparado. A excepción de la última, que se consideró incluso demasiado tradicional, todas ellas habían estado marcadas por la opulencia y el exceso, pues la primera dama había querido aportar su toque personal y arriesgar con detalles más modernos.

Optó por una decoración en un gélido y brillante blanco en una ocasión, logrando un resultado bello, pero frío. También lo intentaría con el rojo, llenando el pasillo con árboles de este color, que no pudieron evitar la comparativa con la sangre, un detalle un tanto tétrico que también se empleó para criticar una de sus últimas decoraciones, por apostar por unos grandes jarrones que a mucha gente le recordaron a las urnas funerarias. Elecciones estilísticas que no estuvieron exentas de críticas, pero de las que Melania se mostró muy orgullosa, tanto como Jill Biden con el resultado de su planteamiento para 2021.

Decoración Navidad
El redactor recomienda