Jose Luis Moreno: “No creo en los ajustes de cuentas”
  1. Estilo
  2. Moda
LA ENTREVISTA

Jose Luis Moreno: “No creo en los ajustes de cuentas”

Sereno, tranquilo y con las ideas claras. Así se encuentra ahora José Luis Moreno, quince días después de la brutal agresión sufrida en su domicilio. El

Foto: Jose Luis Moreno: “No creo en los ajustes de cuentas”
Jose Luis Moreno: “No creo en los ajustes de cuentas”

Sereno, tranquilo y con las ideas claras. Así se encuentra ahora José Luis Moreno, quince días después de la brutal agresión sufrida en su domicilio. El empresario fue atacado y tal fue la brutalidad de los golpes a punto estuvo de no contarlo. Tras permanecer siete días ingresado, parece que las secuelas de la paliza sólo podrían afectarle a la visión de un ojo.

¿Cómo te encuentras, José Luis?

Primero me gustaría dar las gracias al derroche de cariño que he recibido estos días, no se puede imaginar la cantidad de mensajes, de llamadas que querían saber cómo estaba, ha traspasado fronteras. Tengo una deuda con los medios de comunicación y con los ciudadanos.

Siempre has presumido de ser una persona muy fuerte emocionalmente. ¿Cómo lo llevas?

Ha sido como volver a nacer y encima que te aplaudan. Los cinco primeros días fueron críticos, según me han contado los médicos. Afortunadamente la sanidad es España es muy buena, y lo que al final vale es la vida. Doy gracias a los médicos de la Ruber y los primeros facultativos que me trataron en Puerta de Hierro. Lo he vivido como una pesadilla, como un sueño.

¿Tienes aún secuelas físicas?

El golpe en la cabeza fue brutal, fue lo primero que dije cuando me recuperé, que me miraran los médicos en esta parte del cuerpo. Estoy estupendamente, pero a veces un poco confundido. Pero lo más complicado ha sido la doble fractura en la órbita izquierda, en el ojo, que me puede provocar problemas de visión.

¿Qué es exactamente lo que temes?

Que se produzca una diplopía, es decir, una doble visión del ojo al quedar hundida la órbita por la agresión. Esto se puede solucionar con una operación, llenando de grasa la zona hundida, para que los dos ojos queden de nuevo en el mismo nivel. Afortunadamente no se ha visto afectado el nervio óptico. A pesar de todo soy optimista: todo me vino de sano y vuelvo a estar sano. ¿Que hubiera pasado de tratarse de una enfermedad?

¿Recuerdas como sucedieron los hechos?

Fue tan rápido que casi no me di cuenta, estaba esperando una bandeja de comida y se presentaron los tres individuos.

Dicen que eran extranjeros ¿cómo lo sabéis?

No hablaron conmigo, pero uno de ellos sí que lo hizo con el servicio y por esos sabemos que eran extranjeros. El miedo quizás me hizo respondón y por esa circunstancia les planté cara. Creo que a ellos se le fue de las manos la situación, estaban muy alterados y en ningún momento pensaron que yo daría la cara.

Se ha hablado que podría ser un ajuste de cuentas...

No creo, los ajustes de cuentas se saldan de forma más concreta y siempre suelen ejecutarlos sicarios. Se ha hablado de una banda de albano-kosovares, pero no lo puedo afirmar, la investigación sigue su curso y no me dejan ser más explícito.

¿Sí realmente se tratara de una banda de inmigrantes delincuentes que pensarías?

Tengo que decir que hay muchos inmigrantes que trabajan conmigo, hay que darles crédito. Es lógico que vengan gentes de otros países y les acojamos con los brazos abiertos, este es un país tolerante. A veces hay que pagar el impuesto revolucionario si se nos cuela algún canalla.

También se ha dicho que los agresores podrían pertenecer a tu entorno. ¿Te robaron por valor de unos 300.000 euros?

Difícil afirmar esto, date cuenta de que mi ‘entorno’ lo forman cerca de 1700 personas. Dirijo 4 series, otras tantas Zarzuelas y ballet en España y fuera de nuestras fronteras, a saber qué relación tenían conmigo, lo cierto es que conocían la casa. Mi chalet es abierto, tengo cuatro despachos, ensayamos aquí todos mis espectáculos, con lo cual transita mucha gente por sus pasillos. Trabajo en mi casa por comodidad. No he calculado el total robado pero sí, podría rondar los 300.000 euros como dices.

¿Cómo fueron las últimas horas antes de la agresión?

Estuve grabando el programa de Navidad entre otros con Lina Morgan. Tras la grabación le dije a Lina que se viniera a casa a cenar. Primero me dijo que sí pero después me comentó que había estado de pie cuatro horas y que hacía tiempo que no trabajaba y estaba cansada. Se libró de milagro.